Educomunicación: arma para el contraataque

De nuevo un atentado contra la libertad de expresión en Venezuela se registró desde el bunker oposicionista de Globovisión la semana pasada. La evidencia de que moderadores de un programa nocturno son financiados desde los gobiernos regionales dirigidos por pseudolíderes de la MUD, corroe el profesionalismo de quienes ejercen el periodismo en Venezuela; porque al  ocultar la verdad y manipular la información pretenden hacer creer a la colectividad, desde el ya desacreditado espacio del canal de la Alta Florida, que la oposición respeta la libertad de prensa, y al mismo tiempo, se mantienen supuestamente en resistencia ante los embates del cada vez más “omnipresente” Sistema Nacional de Medios Públicos (SNMP) y sobre todo, que el periodismo es respetado dentro de la suficientemente cuestionada objetividad pues lo que expresa es presuntamente una mirada crítica ante un gobierno “nefasto” que oculta la verdadera cara de la sociedad, negando los susodichos, haber sido tarifados por el exgobernador del estado Zulia, Pablo Pérez para mantener una postura adversa al gobierno.

Esto demuestra la marcada tendencia opositora de sostener la política informativa en el terreno de la confrontación y la guerra de cuarta generación. La estrategia del periodismo de la derecha ha sido sostener el estandarte del irrespeto al pueblo venezolano, pisoteando moralmente su propio país, al establecer su línea editorial asociada al desembolso de altas sumas de dinero pertenecientes al pueblo del Zulia y de Venezuela. Esta inmoralidad, como las mentiras más absurdas, tiene patas cortas en el seno de una sociedad madura y de conciencia política. El pueblo venezolano, fiel a los principios de probidad del ideario bolivariano, condena enérgicamente que algunos ciudadanos dentro de Venezuela y del exterior, se mantengan en el oscurantismo de la desinformación, la manipulación y el chantaje proferidos por ese canal golpista, que sin lugar a dudas, viola el Código de Ética del Periodismo.

Hoy estamos alerta ante la defensa del ejercicio de nuestra soberanía. La apócrifa fotografía de Chávez difundida por El País de España y la infame burla presentada por Caracol TV de Colombia, así como también, las inversiones realizadas por la oligarquía venezolana residenciada en Miami en el Diario Las Américas y el fortalecimiento de canales de noticias como NTN24, son pruebas fehacientes de este escenario de combate que a pesar de cumplirse 14 años de ejercicio democrático del gobierno bolivariano, se mantiene vigente. Es de notar que para los grandes  emporios de la comunicación, el amarillismo vende; y lo que mantiene en pie su negocio dentro de la comunicación es paradójicamente la  mentira y el sensacionalismo.

Afortunadamente, la línea informativa del SNMP ha profundizado en la formación del pueblo, para el análisis crítico de los medios a través de la educomunicación. Esta ciencia pedagógica aporta las herramientas necesarias a la sociedad, con el fin de dotarla de la capacidad para desmontar sus falacias.

La educomunicación, proporciona elementos que permiten consolidar la formación de un sujeto activo, critico, consciente, social y creativo en el desmontaje de los contenidos mediáticos, para enfrentar la guerra de cuarta generación que afecta la salud pública y requiere, cada vez más, de la formación de un ejército de patriotas, prestos a la vanguardia comunicacional y en defensa de la Revolución Bolivariana.

Es evidente que, ésta fortaleza política del pueblo en lucha facilitará cumplir el juramento que asumió el soberano el 10 de enero de 2013 en la ciudad de Caracas de conservar y hacer sustentable el proceso de emancipación que comenzó Bolívar y retomó Chávez con el pueblo hasta nuestra verdadera y absoluta independencia y patria socialista.

¡Viviremos y Venceremos!

*Periodista y Vocera del Consejo de Trabajadoras y Trabajadores Socialistas de VTV "Jesús Romero Anselmi"


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1277 veces.