El buen uso y mal uso de nuestras artillerías mediáticas y sus implicaciones

En la guerra, los proyectiles deben ser usados con precaución o cautela, a los fines de ahorrar municiones y de que su uso sea racional para mejor proveer. Se trata de hacer el mayor daño posible al enemigo con la menor cantidad posible de armas.

Lo primero que se hace en una guerra es identificar al enemigo, sus fortalezas, sus debilidades, sus aliados, sus elementos de apoyo y las armas a su disposición. Como es natural, ese enemigo también elabora sus estrategias e identifica los mismos factores en referencia a nosotros.

Nuestros aliados, o compañeros de causa, o copartidarios de ideales y objetivos. Son seres humanos. Como tales todos estamos propensos a equivocarnos. “quien esté libre de culpas. Lance la primera piedra”. Lo primero que uno aprende en la batalla, es a no disparar contra el aliado. Si éste comete un error, se le hace la crítica o se pide una explicación y listo. No se le trata de destruir, ni de volver las armas contra el. Descuidando al real enemigo, y diría que hasta convirtiéndose en su instrumento sin saberlo o sin quererlo.

Es cierto que debemos estar alertas ante los embates del enemigo. Pero esa misma situación de alerta nos obliga a agudizar los sentidos críticos, para acertar. En la guerra mediática, también se busca como meta, sumar aliados y debilitar al oponente. Eso contribuye a nuestra causa.

Es muy repetitiva la conducta de muchos camaradas, que ante cualquier circunstancia en la cual compañeros de ruta probados, comprobados y reconocidos como responsables y fieles a su predica. Dicen o hacen algo en unas circunstancias determinadas y en un escenario especifico, entonces le descargan todos los proyectiles disponibles, haciendo unas condenas absurdas y desproporcionadas. Pero no es que hacen la crítica y cesa el ataque. Si no, que se ensañan de forma tal, que pareciera que el eterno enemigo es ese camarada, al que hasta hace poco hacían loas y alabanzas.

¿Quién o quienes se benefician con las peleas intestinas de los aliados por una causa común? ¿O es que en verdad no tenemos a un enemigo específico y definido? Para mi el enemigo de nuestra causa., lucha, proceso, etc. Es el imperialismo yanqui y su eje dominador: el sionismo judío, aliado con las religiones carroñeras y criminales. Hambreadores y saqueadoras eternas. El enemigo si tiene clara su actitud y metas. Ellos viven promoviendo la división, el enfrentamiento intestino en nuestras filas. Para eso se valen de todas las artimañas conocidas y las distorsiones sicológicas. Y parece mentira, pese a estar prevenidos, muchos caemos en su trampa y nos desgastamos en nuestras pequeñas e insignificantes batallas personales o grupales.

Comparen por ejemplo: lo que promueve el enemigo en sus medios de comunicaciones diversas, cuando tratan de meter cizaña entre Diosdado y Maduro ¿creen que estos dos camaradas, son el objetivo? ¿Verdad que no? Quisiera fueran Uds. los que me dijeran que persigue el imperio y sus agentes detrás de ese ataque a dos lideres del proceso. Vean como cada gesto, cada palabra, son resaltadas o sacadas de contexto, para tratar de producir un efecto calculado. Comparen eso, con el efecto devastador para el imperio. De la reciente reunión de la CELAC en Chile y la reunión con la UE. Sin la presencia despreciable e insidiosa de USA y Canadá. Vean como el acto en si es desglosado y resaltado lo negativo, lo banal, (que si Merkel no besó a Raúl) lo que no tiene importancia y sentido. Pero silencia el acto en si mismo en su sentido más fuerte, en su esencia: Caminamos sin USA, ni Canadá. Unidos por una causa común, por encima de la diversidad política y potenciados en las coincidencias. Con nuestros modelos económicos propios en muchos casos, en asepsia del virus neoliberal que corroe a Europa, USA, y otras regiones del planeta.

Seamos un poco más tolerantes con los hermanos y más agresivos con el enemigo. Esa es la esencia de una guerra. De una guerra que nos aglutina por la vida, por la naturaleza, por el planeta, por los demás pueblos oprimidos y masacrados. Por la salud gratuita, por la educación, por la vivienda, por el acceso al agua, alimentos, empleos dignos. Por el derecho a existir en paz y libres de toda dominación…

Entonces dejemos a nuestros hermanos que sigan cayendo y corriendo. Serruchando y cortando. Cantando, dirigiendo y enseñando música, poesía y trova. Que vean y dejen ver como Uds. pueden…, despertándonos en la madrugada con su cantar de gallos. Dando, dando y dando, hasta lo más hermoso que tienen en sus conciencias revolucionarias para que comprendamos y entendamos a ese enemigo y como combatirlo. Con una conducta zurda, pero no absurda. Todos ellos son un glorioso ejemplo de lucha por un colectivo, a su manera, en sus trincheras. Pero son nuestros hermanos del alma, corazón e ideales. Son parte de nuestro ejército colectivo popular.
Con estas notas no pretendo ofender ni herir a nadie
http://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1900s/quehacer/notas.htm

[email protected]
http://planetaenpeligro.blogspot.com/2013/01/el-buen-uso-y-mal-uso-de-nuestras.html
Facebook: Javier Monagas Maita
Sintonice todos los sábados de 7 a 9 pm “Información Al Desnudo” por 89.3 FM Digital

Esta nota ha sido leída aproximadamente 801 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a158413.htmlCUS