Tres aspectos esenciales de la batalla comunicacional

La batalla comunicacional de carácter popular, revolucionario, socialista y anticapitalista exige el funcionamiento de tres aspectos esenciales como lo son: la teoría, el análisis y la propaganda (cada uno nítidamente diferenciado del otro, pero todos importantes y operando combinadamente) ya que la histórica misión de construir una sociedad de igualdad, solidaridad e inmune frente al adoctrinamiento burgués, ha exigido siempre avances extraordinarios en la conciencia colectiva, con mujeres y hombres nuevos.

1) La teoría revolucionaria es el método científico que permite conocer la realidad mediante la observación de los fenómenos sociales, facilita determinar los nexos entre factores generales e individuales y así hace posible precisar las leyes que determinan el rumbo de la historia.

1.1) Se trata de una teoría dialéctica que se ajusta a las condiciones objetivas y subjetivas de cada escenario sociohistórico para orientar al pueblo en la estrategia hacia su liberación como clase social a escala nacional, continental y mundial.

2) El análisis coyuntural es la técnica auxiliar que estudia los problemas sociales y políticos puntuales derivados del comportamiento de las clases sociales, bloques y vanguardias que aspiran instaurar la hegemonía social en una época y espacio geográfico determinado.

2.1) Su meta es identificar las acciones idóneas para favorecer o dificultar el logro de los objetivos políticos, económicos, sociales, etc (propios y del adversario) así como administrar sus efectos.

3) La propaganda es la síntesis de las ideas emanadas de la teoría y el análisis coyuntural, desarrolla la infatigable misión de agitación popular, teniendo en cuenta los contenidos, la imagen, la estética y la tarea de convencimiento.

3.1) Esta procura la difusión masiva del pensamiento liberador para orientar la acción colectiva, advertir sobre las pretensiones de los adversarios y en definitiva fortalecer el compromiso consciente del pueblo con el proyecto revolucionario.

3.2) En consecuencia, la línea propagandística, una vez discutida por los organismos de acción popular (células, comités, asociaciones, consejos comunales, instituciones, etc) y aprobada por la dirección política colectiva, debe ser acatada y ejecutada con disciplina y lealtad por todos los revolucionarios y revolucionarias.

Contra la improvisación, el germen pequeño burgués, la desunión y la superficialidad inmediatista, reivindiquemos el valor de la batalla comunicacional popular, revolucionaria, socialista y anticapitalista con sus tres aspectos esenciales.

Constitucionalista. Profesor de estudios políticos e internacionales UCV.
http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1155 veces.


US N