Sugerencias para el camarada Ernesto Villegas

Es evidente que a nivel de la política comunicacional el Proceso Bolivariano se ha perfeccionado mucho en los últimos años. Hoy contamos con un significativo Sistema Nacional de Medios Públicos, constituido por importantes canales de televisión, diarios, páginas web, circuitos y emisoras radiales. Se ha dado un proceso de desarrollo profesional, técnico y estético de estos medios, además que han contado con una inversión importante de recursos para dotarlos con las más altas tecnologías.

Sin embargo, todavía tenemos falencias comunicacionales, que en mi opinión tienen que ver con los límites de legitimidad que tiene un medio cuando es estatal. Para un amplio espectro de la población un medio estatal es automáticamente un medio parcializado, mientras que los medios privados gozan más de presunción de imparcialidad (aunque nunca lo sean).

Por eso hemos insistido en otras oportunidades (disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=107483) en la construcción y fortalecimiento de un Sistema Nacional de Medios Populares, que puedan de verdad enfrentar la hegemonía mediática de la derecha; nos referimos a consolidar todo eso que se ha denominado medios alternativos. Los medios públicos cumplen un papel importante, pero si a eso le sumamos un sistema de medios no institucional ganado al proyecto revolucionario el impacto en la sociedad sería mucho mayor. Los medios alternativos no pueden seguirse asumiendo desde la revolución, como medios marginales, por el contrario hay que darles un impulso técnico y financiero, obviamente con criterio político atendiendo a aquellos que tienen más potencialidad.

Deben promoverse medios regionales potentes (canales televisivos, radios, periódicos) públicos y populares en todo el país, sobre todo en un primer momento en las zonas urbanas más importantes donde nuestro mensaje ha perdido incidencia.

Para las fuerzas de la revolución debe estar claro que la sola presencia de medios estatales o partidarios son insuficientes para llevar a cabo la lucha contra-hegemónica, es menester la emergencia de potentes medios alternativos “independientes” que atiendan todos los sectores de la sociedad, medios dedicados a la clase trabajadora, a la juventud, a la mujer, a los niñez, a los artistas, etc.

Así como Althusser distinguía unos aparatos ideológicos de Estado, que no formaban parte de la institucionalidad estatal en sentido estricto, también podemos hablar de la necesidad de construir unos aparatos ideológicos del Poder Popular, que no sean estrictamente partidarios o estatales, pero que si estén a tono con las aspiraciones de las clases explotadas en sus luchas por el socialismo y contra el imperialismo.

Finalmente consideramos que debe crearse lo que un camarada ha denominado, un estado mayor de las comunicaciones, que permita articular toda nuestra política comunicacional de forma coherente, hay ejercicios de esto, pero creemos que debe hacerse de forma más ordenada y científica. Nuestra línea comunicacional debe ser cada vez más propositiva y menos reactiva, no debemos dejarnos imponer las agendas creadas en los laboratorios mediáticos de la derecha.

[email protected]>


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1065 veces.