Hacer de esta nota un papelógrafo para la Esquina Caliente

Las Injurias de Miguel

Fin de mundo, carajo. Uno a veces se queda más loco que Sadam cuando lo descubrieron en una cueva y ahí se acabó todo porque lo de la “madre de las guerras” fue pura paja. Arrugó como cualquier malandro en una esquina sin arma. Uno no entiende que significa para ciertos inmundos del periodismo retratar lo que son en las páginas del tabloide que les da la comida.

No se sabe a ciencia cierta de donde han salido estos espantapájaros del periodismo, que no van comiendo mango por los caminos del cielo sino que tienen tan mal olfato que se meten brutalmente con los derechos de los pueblos. Y uno de esos derechos de los pueblos es tener en sus ídolos una especie de dioses de los cuales se hacen eternos súbditos.

El Caracas para los caraquistas, Caribe para los orientales, las Águilas para los zulianos, los Cardenales para los larenses, los Tiburones para los guaireños, los Bravos para los margariteños, los Tigres para los aragüeños y…Los navegantes del Magallanes para medio país… (disculpen, así es).

Yo me peleo con mis nietos pues algunos salieron “traidores” y en vez de ser magallaneros se fueron por ahí democráticamente a brindarles pleitesías a varios equipos, pero los respeto y me respetan aunque me chalequean cuando pierden Los Navegantes.

La prensa deportiva reseña con imparcialidad sus comentarios aunque a veces se les va la mano con sus amoríos pero eso no hace daño a nadie, ni ofende, ni nada de eso.

El viernes 22-11- 2012 estaba ,como siempre, observando el programa La Hojilla y Mario hacía algunos comentarios que había escrito en su tabloide un sujeto llamado en el mundo de la pobreza mental, Miguel. El mismo que trabajó con Carlos Croes que aunque es adeco es más cohabitante con la decencia, pero y que se fue, el perendengue a hacerse rico a costa del sensacionalismo, la mentira y el descaro.

La portada del periódico de marras tenía un ante título en el cual se nombraba al candidato a una gobernación que por lo que se ve, no está con la revolución. El pérfido, el infame. El tracalero, el lambucio, es una maquinita de crear patrañas.

Después venía el título, el nombre de la acción que según el infeliz Miguel le iba a producir una venta inmensa de sus cochinadas, perdón, de su portada, en el cual se ponía al Presidente Chávez como el causante de que Carlos García, ex manager de El Magallanes renunciara.

En el texto que leyó Mario descubrimos lo inmenso de la pudrición mental del sujeto llamado Miguel. Según se decía Carlos García renunciaba porque estaba cansado de tener que trabajar en un país comunista gobernado por un tirano llamado Chávez y que además la familia del ex grande liga de Los Piratas le había pedido que se fuera de este país comunistoide. Entonces fue cuando llegó la gran sorpresa.

La voz de Carlos García, el mismo, el ex manager, habló por teléfono con rabia, como es natural, para desmentir todo lo que el idiota, el amarillista llamado Miguel había escrito en el tríptico con olor a inodoro. Carlos estaba fúrico, expresó que jamás había dicho nada de lo que ahí se publicó.

Sentimos asco por el llamado Miguel, sentimos pena por el periodismo, sentimos repulsión por aquella demostración de inferioridad masculina y quisimos tener a esta “boca de visita” de Guaire para pedirle una explicación al respecto, porque no es justo que el periodismo sea ofendido de tal manera y que nadie lo defienda. En Ecuador el mandatario Correa acabó con esa plaga que infecta los medios de comunicación con la Ley en las manos, ¿cuándo pasará igual en nuestro país?

Los magallaneros LES DIREMOS NO a esa mediocre publicación a la vez nos cuadramos con el Presidente Chávez y con Carlos García para que ningún periódico que emane de la poca materia gris de Miguel haga contacto con un revolucionario.

Se demuestra una vez más que en Venezuela existe una plaga llamada “cometinta”, que no puede vivir sino dentro de los inodoros, saliendo en la oscuridad de la noche con su cara despreciable y su cerebro chamuscado a poner en uso las computadoras de su desgracia, de su frustración, de su envidia y de su malsana idea de ganar dinero orinando las páginas de un periódico llamado Las INJURIAS DE MIGUEL. Magallanero dile NO a este pegoste.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2277 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Ángel V. Rivas


Visite el perfil de Angel V Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /medios/a154870.htmlCUS