Miguel Henrique Otero le dice a Chávez: “Te Odio y Te Quiero”

De niño y como adolescente también, acostumbraba sentarme frente a una bodega-bar de mi pueblo a darme un baño de boleros. Los aparatos llamado “rokola” de mi pueblo eran un instrumento para despejar, sufrir y gozar despechos y cada bodega que además era bar, disponía de una rokola repleta de 45 con puros boleros. Un bolero que me apasionaba oír, era el que cantaba Orlando Contreras y cuyo título es: “Amigo de qué”. En mi pueblo, habíamos más varones que hembras y era muy frecuente, quitarnos las novias y bajo esas circunstancias, el bolero “Amigo de qué”, era un medio muy efectivo para que uno o un amigo de uno, pasara un guayabo pleno. Sufrir oyendo ese bolero, era un sufrir muy particular.

Si la memoria no me falla, la letra de ese bolero decía: No sigas diciendo que un amigo tuyo/ y tu propia esposa mancharon tu hogar/ Confiesa cobarde, que esa era una deuda/ que tarde o temprano tendrías que pagar/ Esa era mi novia (…) Por ahí uno o un amigo disfruta de una venganza amorosa. Vale la pena oír ahora ese “Amigo de qué”

Hay otro célebre bolero, cuya letra y música recordé ahora al ver o comprobar cómo lo negocios de Miguel Henrique Otero andan muy bien con el concurso y buenos oficios del proceso. Al observar lo rentable de “Noticias 24” con la publicidad del gobierno, no pude evitar recordar, ese célebre bolero con el titulo: “Te Odio y Te quiero”, cuya autor, creo que es un tal Gabriel Pérez y su mejor versión de 45 revoluciones nos las ofreció nada más y nada menos que Julio Jaramillo.

La letra de ese bolero, sirve para entender desde el lado de Bobolongo su negocio y desde el lado de la revolución, permite también entender nuestro papel. Es decir; al bobolongo, que no es tan bobolongo, le cabe perfectamente tararear la parte del bolero cuya letra dice así:

Prendida en la fiebre brutal de mí sangre

Te llevo muy dentro, muy dentro de mí
Te niego y te busco te odio y te quiero
Y tengo en el pecho un infierno por ti

Te odio y te quiero, porque a ti te debo
Mis horas amargas mis horas de miel
Te odio y te quiero, fuiste tú el milagro
La espina que duele y el beso de amor

Desde el lado de la revolución y del PSUV, la letra no es tan extraña para entender y comprender este negocio. Veamos el sentido de esta parte de la canción:

Y todo es inútil, ni copas ni besos
Pueden separarme, separarme de ti
Te llevo en mi sangre te odio y te quiero
Y siento en el pecho un infierno por ti

Visto así y para no complicarnos mucho la vida con este prospero negocio de bobolongo, un poco a las costillas del proceso, pasemos este despecho o guayabo, entonando esta canción que oí muchas veces en las rokolas de mi pueblo con el título: “Te odio y te quiero”

marcano.evaristo@gmail.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2213 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /medios/a154561.htmlC0http://NON-VEca = .