El divismo de nuestros medios públicos. Es VTV el principal problema

He leído muchos artículos y críticas sobre el divismo de VTV, que allí no se hacen denuncias, también que el pueblo no tiene un espacio de participación y que se dedican demasiado a repetir las locuras de Globovisión dándole alas al enemigo.

Yo pienso que es cierto que Pérez Pirela, Carvajalino y Mario Silva tiene aires de Divos lo digo con nombre y apellido, porque pareciera que a mucha gente le gusta criticar sin nombrar a nadie.

Pero también se olvida que ellos no son los únicos divos o super star, acaso Andrés Izarra no desmanteló Radio Mundial por su capricho de niño sifrino, también organizó una cacería de brujas contra la profesora Cristina González que casi nadie menciona, por ello personas valiosas salieron con las tablas en la cabeza de Radio del Sur amparado por una diputada mediocre como Dessire Santos Amaral.

Por cierto en Telesur Izarra también hizo de las suyas, pero casi nadie lo dice el poder de este señor era tan grande por eso salió sin pena ni gloria del Minci, el nombramiento de Ernesto Villegas tan aclamado, es la más fiel evidencia del rechazo del burgués de Andrés Izarra (ojala hubiera sacado algo bueno de su padre) en las filas revolucionarias.

Pero en la radio también hay divismo y uno de ellos aunque me masacren es del profesor Vladimir Acosta que crítica mucho, pero a la hora de la verdad comete los mismo errores, por ejemplo en su programa sólo habla él allí no hay llamadas, ni interacción con el público, por eso me dio risa cuando en su programa del lunes 22 de octubre se dedicó a decir que en VTV no se reciben llamadas, pero resulta que en su programa nunca ha abierto los micrófonos y entonces ¿dónde queda la autocrítica?.

Pese a esos divismos todos esos personajes son importantes y han hecho aportes a la revolución o es ¿qué acaso La Hojilla no es necesaria? lo pregunto porque esa campaña de que no hay que poner lo que dice Globovisión va dirigida a ese programa, que sin duda alguna es el que más lo hace.

Aquí hay demasiados egos y no solo de los personajes televisivos, también hay un exceso de crítica y mucha gente es especialista solo en ver lo malo, pero no en resaltar lo bueno, en llevar diferencias personales al terreno político, etc.

Considero que el gran problema de VTV es su noticiero bastante aburrido y soso, sus programas de opinión muestran varias facetas, pero nadie puede decir que Vanessa Davies no hace un buen trabajo, que Mario Silva y Pérez Pirela trabajaron de domingo a domingo antes de las elecciones, se hizo un gran esfuerzo para la campaña, pero resulta que ese canal lo vemos los convencidos esa es su gran debilidad.

Allí es donde entra TVES canal de Servicio Público, que debería llegarle a un sector más amplio, pero es poco visto, nuestro pueblo sigue viendo Venevisión con programas asquerosos como A qué te ríes o Sábado Sensacional, donde se relaza el machismo, el sexismo, etc. Mientras en Meridiano TV no desperdician tiempo para meter propaganda política cada vez que pueden en sus transmisiones deportivas, Televen el canal de las narco novelas, etc.

Nuestra falla es el entretenimiento la gente no va a ver todo el día VTV y los programas de opinión, necesita distracción, entonces acude al cable o los canales alienantes ya mencionados.

La revolución necesita cambiar los patrones televisivos en eso hemos fallado.

Qué haría yo, pondría novelas atractivas al público alejadas de los patrones de RCTV o de México, para esos tenemos muchos creadores a quienes no les han abierto las puertas, por eso me alegro que TVES tenga dos novelas de producción nacional que estrenara próximamente, ojala les vaya bien con el raiting que si es importante aunque nos neguemos a aceptarlo.

En cuanto a lo deportivo TVES u otro canal del Estado debería comprar la transmisión de eventos internacionales, como se hizo con las Olimpiadas, para no tener que aguantar al bodrio de Meridiano y sus comentaristas archiescuálidos. No vieron el dolor que significó para la televisión privada que TVES pasó en exclusividad las olimpiadas, cuando la oposición chilla, es porque las estrategias gubernamentales son efectivas.

En la formación ideológica que se habla mucho, pero nadie hace nada tenemos muchos intelectuales de nuestro lado, pero allí el divismo campea se los digo yo que trabajo en Cultura uno de los Ministerio más ineficientes, pero llenos de seudo analistas que creen saber todo, pero nada hacen.

Así que para tener una política comunicacional más efectiva se necesitan dosis de humildad para medio mundo, ojala muchos aprendieran de Vanessa Davies y la profesora Cristina González trabajadoras, quienes no andan detrás de carguitos, han aguantado bastantes maltratos sobre todo la última, ni tampoco se dedican a despotricar de medio gobierno, como se han dedicado, con mucho respeto lo digo, los profesores Nicmer Evans y Valdimir Acosta, quienes andan en una onda hipercrítica y de izquierda romántica típica de los sesenta.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2278 veces.