Venezuela no es territorio Telcel: intervención de Slim en elecciones venezolanas

El pasado domingo 7 de octubre se llevaron a cabo elecciones presidenciales en Venezuela. En la contienda se presentó Hugo Chávez y Henrique Capriles, este último por parte de la derecha. Días antes los venezolanos fueron sorprendidos con la ilegal intervención del magnate Carlos Slim en asuntos de política interna de Venezuela, en evidente apoyo al candidato de la derecha. Cinco días antes de la votación Slim, a través de su empresa telefónica, implementó un ataque telefónico, en dos modalidades: <<1) se enviaron mensajes pregrabados de voz buscando imitar la voz del Presidente Chávez (cuyo código internacional mexicano los delataba), dichas llamadas se realizaron en horas de la madrugada, su objetivo era crear zozobra y rechazo; la otra, operadores con acento mexicano informaban a quienes contestaban las llamadas, la inminente muerte del presidente Chávez buscando inducir al elector a no votar por Chávez, presentando un escenario de guerra civil>>. Así lo denunciaron ciudadanos y medios de comunicación en Venezuela.

La pregunta es: ¿Por qué Carlos Slim estaba tan interesado en el triunfo de Henrique Capriles? La respuesta debe rastrearse años atrás, aunque debemos comenzar por mencionar que Capriles había prometido a Slim, de llegar al poder, venderle la operadora telefónica venezolana Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (CANTV) de propiedad nacional (del Estado) al empresario, misma que Slim ha deseado desde el 2005, pero fue recuperada y renacionalizada por el Gobierno de Chávez en 2007, evitando así que Venezuela fuera hoy territorio Telcel. Por lo tanto, alcanzar sus deseos y expandir su imperio de telecomunicaciones, además de apoyar las causas de la derecha, fueron sin duda las razones de la intervención de Slim en Venezuela, en las pasadas elecciones.

Sólo por hacer un recuento, antes del 2005 Slim había arrasado con las telecomunicaciones latinoamericanas: Embratel, la mayor operadora de larga distancia en Brasil; Chilesat, empresa de larga distancia chilena; la firma de telecomunicaciones AT&T Latin America; Telmex adquirió a Net, una firma brasileña de TV por cable e Internet; América Móvil, que compite con Telefónica Móviles Española; había comprado también las celulares brasileñas BSE y BCP; la operadora móvil CTI de Argentina; y la telefónica CTE de El Salvador; adquirió también la operadora de telefonía fija y celular Enitel de Nicaragua; y la telefónica móvil Megatel de Honduras. En su larga lista tan sólo faltaba CANTV y el territorio venezolano.

En enero del 2007 Slim acarició la idea de quedarse con CANTV; sin embargo, el Gobierno venezolano le tiró el negocio que había gestado un año antes con la trasnacional Verizon Communications (de origen Norteamericano) para adquirir, en partes iguales, 28.5 % de las acciones en la Compañía (CANTV), así como su pretensión de comprar el remanente de los títulos en circulación de CANTV de todos los tenedores de las acciones, en una transacción similar a la que el propio Slim armó para quedarse con Telmex en diciembre de 1990 (explica Carlos Fernández-Vega en un artículo al respecto). El Gobierno venezolano arruinó en 2007 los planes del magnate al ordenar la nacionalización de la compañía telefónica CANTV, deshaciendo así el acuerdo entre Verizon y Slim del 2006, para que el primero vendiera su parte al segundo. En febrero del 2007, el Gobierno del presidente Hugo Chávez firmó con Verizon, el accionista mayoritario en CANTV, un memorándum de entendimiento y un pago de sus acciones que permitió la posterior nacionalización de la mayor compañía de telecomunicaciones del país.

He ahí el interés de Slim en las elecciones pasadas. El triunfo de Chávez vuelve a arruinar los planes expansionistas del imperio Slim.

Contacto: [email protected]

Twitter: @estelabol


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2858 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a152416.htmlCUS