¿Dónde están?

Es totalmente repulsivo y me produce tanta tristeza observar como personas inescrupulosas tratan por todos los medios de sacarle provecho a los acontecimientos acaecidos la madrugada del sábado 25 de agosto. Es increíble que se alegren de esta tragedia, solamente por el hecho de pensar que es un duro golpe para el gobierno. Y donde están los valores positivos que nos inculcaron nuestros antecesores?

¿A donde fue a parar el valor por la vida? Se han preguntado Uds., aunque sea por un momento ¿qué pasa por la mente y por el corazón de los familiares de esas victimas? niño(as) que han muerto. ¿Ha pasado por su cerebro que sentirían Uds., si estuvieran en esa posición? Verdaderamente, ¿creen que es hora de discutir enfoques políticos que por los momentos no son relevantes?

Los hechos sucedieron tristemente, no podemos retroceder el tiempo. No podemos, ni debemos labrar nuestra felicidad, a expensas de la desgracia de los demás. Por favor Sres., como Venezolano, como Falconiano, como Coriano que soy, muy ligado al pueblo de Punto Fijo, me siento en capacidad y con el suficiente derecho de exigir RESPETO POR EL DOLOR AJENO!!! 

El presidente con su equipo de trabajo, trabajó y está trabajando conjuntamente con las autoridades regionales, municipales y el colectivo en función de solventar la situación.

Que no se utilicen las redes sociales para ir en contra de los principios más elementales de una sociedad, como son los valores positivos de la familia, como base fundamental de la misma. Que no se esgriman la pureza de la mujer, del infante, del adolescente, ni del hombre. Muchos menos la angustia y el llanto de quienes perdieron sus seres queridos. Se debe estar atento ante cualquier situación.

Ha llegado la hora de retomar nuestra identidad, de ser dignos hijos de Falcón y demostrarle nuevamente al mundo nuestra esencia apegada a la lucha por superar obstáculos, además, de solidaridad que nos caracteriza ante situaciones difíciles, como ha sucedido en el pasado con fenómenos naturales. Quiero que nos auto analicemos y concluir, si realmente vale la pena dejar de lado nuestra mayor riqueza: la vida misma.

Memoria Compañeros,

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1628 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Medios de Comunicación

Actualidad

Oposición y golpismo

US Y /medios/a149473.htmlCUS