Associated Press plantea acabar con las Misiones Sociales en Venezuela

Associated Press, según aparece impreso en medios de todo el mundo el 30/08/12, considera que PDVSA debe abandonar las misiones sociales para llegar a ser una empresa respetable, eficiente y segura.
 
Ahí vá un extracto del Reportaje de Associated Press titulado: “Accidente de Amuay deja al Descubierto Debilidades en PDVSA”: “Petróleos de Venezuela SA está ante un dilema: seguir adelante con el financiamiento de los programas estatales, que impacta su flujo de caja; o concentrarse en las actividades medulares para levantar la producción y aminorar el riesgo de nuevos siniestros.” Refiriéndose, por supuesto a la tragedia ocurrida en la Refineria de Amuay.
 
No citaron a nadie en ese primer párrafo, no es un analista, ni es vocero alguno el que declaró eso. Osea, es nada más y nada menos que Associated Press, agencia de noticias que además de estar muy informada, debe ser muy objetiva. Por algo es la más grande y antigua organización noticiosa del mundo, según su lema.
 
¿Quiere decirse entonces que lo de Amuay es culpa de los millones de Venezolanos que hemos recibido atención gratuita a la salud, y de los que se atrevieron a usar el recurso proveniente del petróleo para salir del analfabetismo? Que malvados somos los venezolanos, según el análisis de Associated Press. Abusamos gastando los recursos de nuestro petróleo en el desarrollo nacional… Que-riñones-tenemos… Y seguro que esos recursos que “impactan el flujo de caja de PDVSA” eran exactamente los que hubieran evitado la explosión en Amuay,  de no haber sido vilmente destinados a viviendas, educación, salud e infraestructuras públicas. Claro! ¿Cómo no nos habíamos dado cuenta antes? Pues nada, muchas gracias a la “firma consultora y experta en petróleo y gestión pública Associated Press” por aclararnos las ideas: Acabar con los programas sociales para evitar nuevos accidentes… La gran solución.
 
Pero… Han habido explosiones, derrames y  catástrofes de todo tipo en Petroleras de otros países que no financian programas sociales, ni misiones, ni nada que se le parezca. En México 53 derrames de hidrocarburos este año (datos GreenPeace), en Texas explotó una refinería de la BP. En Inglaterra otra de la Chevron hace dos años. Derrames terribles como el de Shell Capsa en Argentina, Exxon Valdez, y muchos otros. ¿Y entonces? Que pasa con esas empresas petroleras que no tienen nada que ver con misiones sociales, ni socialismo, ni nada semejante? ¿Que les aconsejó directamente Associated Press a ellas? ¿Les recomendaría que bajasen los sueldos a sus ejecutivos, o a sus trabajadores, o que redujeran el presupuesto de regalos navideños, o dejasen de financiar paramilitares por aquello de que impacta en el flujo de caja?
 
Pues no. Sencillamente nada. Associated Press no les sugirió nada a esas empresas petroleras. En esos casos sólo informó lo que ocurría. Se limitó a informar y recoger opiniones de expertos. Ya.  Esas empresas parece que no estaban en un “DILEMA” como sí lo está hoy PDVSA según Associated Press.
 
¿No será que el verdadero dilema es otro? ¿Los precios del petróleo, por ejemplo? Cuando PDVSA era “eficiente” según los expertos que consultan recurrentemente los corresponsales de Associated Press, pues el petróleo se regalaba por 5 dólares el barril. Ahora no es así. Gracias entre otras cosas a que Venezuela defiende la política de precios justos a través de la Opep. ¿Será ese el dilema?
 
¿No será que el dilema radica en que Venezuela impulsa un modelo de desarrollo multipolar, que está siendo ejemplo en América Latina y que parece contagioso e integracionista? (Ahí esta la UNASUR, el ALBA, Petrocaribe y más recientemente la CELAC)
 
¿No se les ha ocurrido pensar que lo más importante después de la atención a las víctimas y el control del desastre y su impacto ambiental es la investigación que se está llevando sobre las causas de la tragedia de Amuay? Sí, INVESTIGAR las causas. ¿Y que desviar la atención de eso, culpando al gasto social de PDVSA, es… no sé… Maquiavélico?
 
¿No se les ha ocurrido pensar a los de Associated Press que el único país donde en un lapso de 8 meses se intentó un golpe de estado y un sabotaje petrolero sin precedentes (2002), puede tener poderosos enemigos ansiosos de volver a controlar PDVSA a costa de lo que sea? ¿Y que criminalísticamente hablando no se puede descartar ninguna hipótesis en la investigación de los hechos y mucho menos la de sabotaje? ¿Y que descartar cualquier hipótesis, sería cuando menos sospechoso de encubrimiento?
 
¿No será que el dilema real es el terror de Washington y las Petroleum Oil Companys del Norte a que los Venezolanos volvamos otra vez a votar masiva, libre, consciente y democráticamente por los “Rojos” en las elecciones presidenciales? ¿Y que por lo tanto las trasnacionales petroleras tengan que seguir pagando el 33% de impuesto al país por explotación petrolera y no el 1% como ocurría antes en mi país?
 
¿No será que el dilema lo tiene la agencia Associated Press, que de tan buenas personas y desinteresados como deben ser, le tratan de echar una ayudaíta a la candidatura electoral que propone el camino del liberalismo economico, sustentando sus mismas tesis de acabar (perdón, “ajustar”) la inversión social destinada a los “parásitos” sociales como han llegado a decir sus políticos de alcurnia?
 
¿No será que el dilema sin salida lo tienen quienes añoran renovar la Privatización de PDVSA  de los años 90 y que fue detenida gracias a la Revolución Bolivariana, y que de paso también detuvo la privatización de la educación, del agua y de toda vaina necesaria para la vida?
 
¿No será que el dilema es para los políticos que decretaban que había que vender a PDVSA porque no era rentable (como Luis Giusti, por ejemplo)  y ahora no saben que hacer porque Venezuela lleva años demostrando que sí es rentable y que con esa renta se pueden sembrar mejores condiciones de vida para todos?
 
¿El famoso dilema que según Associated Press tiene Venezuela será el de profundizar su soberanía e independencia o reflexionar y volver a ser aquel país dócil, manso y amigable con la Exxon, la Shell y la Comisión de Energía del Norte y que era conocido principalmente por sus esbeltas Mises y sus incomprensibles índices de miseria, analfabetismo, desnutrición y exclusión?
 
¿No será que el verdadero dilema es que la mayoría de los venezolanos conocemos algo de historia, y que vamos hacia adelante reconociendo nuestros problemas y luchando por superarlos y que al pasado pues no queremos volver?
 
¿Será que Associated Press no se enteró que gracias a los programas sociales esos que propone eliminar, hoy somos un territorio libre de analfabetismo, donde la escolaridad inicial subió de 43% a 71% , donde la pobreza general bajó del 43,9% al 26,7%, donde la atención médica pública aumentó y donde no se alimentan niños con comida de perros como antes? ¿Sabrá del ultimo informe del PNUD sobre  el Indice de Desarrollo Humano de Venezuela? ¿Sabiendo Associated Press todo esto puede seguir afirmando que PDVSA debe parar “el financiamiento de los programas estatales, que impacta su flujo de caja”?
 
 
Revisando muy por encima el texto del mencionado reportaje tenemos que: Los primeros 8 párrafos son afirmaciones propias de Associated Press pues no se cita nombre de  analista alguno y lo que debería ser un encabezado de contexto informativo se convierte en un manifiesto pro-economía liberal. Lo que si cuelan allí es: “los analistas coinciden”, “los analistas sostienen”, dando la impresión que estamos ante una especie de consenso nacional de especialistas sobre el tema, pero ¿cuáles analistas? Nada, no se mencionan en esos primeros ocho párrafos. Es a partir del noveno párrafo que se presentan a los analistas privados que eligieron, pero lo que se esperaría fuera un abanico de visiones especializadas y diversas se reduce a tres analistas que responden a una misma visión sobre el tema. Por otra parte: Resulta que la memoria y cuenta de PDVSA se presentó hace 6 meses, pero en el “reportaje” de AP dan la sensación que se logró difundir algo secreto, sólo después de lo sucedido de Amuay. Cito: “En la Memoria y Cuenta de la corporación del 2011, difundida esta semana por medios locales, se reconoce la existencia de dificultades…” Resulta que se difundió en Febrero, ante la Asamblea Nacional y el País, NO ESTA SEMANA! EN FEBRERO! SEIS MESES ATRÁS. Está en Google, en los periódicos y en la memoria de todos. Menos en la de Associated Press. Pero lleguemos hasta la última frase del “Reportaje” que se supone debe culminar en un resumen o un cierre o algo así. Pues no. Termina con las palabras de uno de los analistas de la nada equilibrada selección de fuentes, así: ““El sistema de control y respuesta de emergencia no se activó, o se activó y no resultó”, agregó.” Listo. Punto final. Allí termina. Treinta y no sé cuantos párrafos para culminar en esa frase que deja la impresión que el analista se atragantó y perdió el habla. O no se activó o se activó y no resultó… ajá, y entonces qué? Porqué no resultó?? En fin… bla, bla, bla para llegar a una NADA que funciona eso sí, como marco de una intención clara:  El dinero del petróleo no debe emplearse en programas sociales.
 
Y en esta descarga, me he referido directamente a la Agencia Noticiosa ASSOCIATED PRESS, porque el nombre de quien funja como corresponsal contratado no es lo importante para analizar el uso que le dan a su trabajo. ¿O acaso quien firma una texto junto al símbolo /AP, en calidad de autor contratado tiene algún poder de decisión sobre la Agencia para que lo publique o tiene el poder económico de que recorra el mundo? Como que no en este caso, ¿verdad?
 
¿Associated Press ó Disociated Press ó Petroleum Corporation Press? ¿Será ese el dilema?
 
Más que ocuparse en dictar una pésima cátedra sobre el impacto de la inversión social en el flujo de caja de PDVSA, Associated Press debería echarle un ojo al impacto que sufre su credibilidad cuando manipula con un tema que tanto nos duele a los venezolanos, como lo es la tragedia de Amuay.
 
 
Documentalista Venezolano.
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2730 veces.

Ángel Palacios


Visite el perfil de Ángel Palacios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales