¿Y Quién apaga el fuego opositor?

Independientemente de los resultados que arroje la investigación sobre la tragedia en Amuay, no quedan dudas sobre el papel desestabilizador de la burguesía, los políticos de derecha y la caterva de medios privados; todos de acuerdo para atacar la Revolución. Juntos juzgan a priori –unos más otros menos- a Chávez, ministros, personal directivo y trabajadores de la planta refinadora.

Mucho se ha dicho, documentado, analizado y revisado sobre esa actitud enfermiza de presentar al país como zona de desastre culpando al Gobierno Nacional. Oportunamente olvidan su pasado golpista, paralizador de nuestra principal fuente de ingresos, sus manos manchadas con la sangre de compatriotas, las pérdidas mil millonarias producidas con premeditación y alevosía, sus guarimbas e incendios en Caracas y otras ciudades, los llamados al caos y la invocación de marines, su preñez bienintencionada y toda la vileza que desfila a diario desde hace 14 años por esos medios.

Creo que la oposición supo aprovechar una cadena de sucesos para llevarnos a un escenario de violencia y ya estamos en él. Los revolucionarios trataremos de llegar a las elecciones capeando el temporal golpista y ellos activarán todas sus estrategias en función de detenerlas. Esa es la puja. Obama expresó hace unos meses que antes de las elecciones venezolanas, ocurrirían cosas sorpresivas ¿Casualidad? Si no vieron anoche Dossier, háganlo y dense una idea con el reportaje del canal oficial sirio que transmitió Walter, sobre la matanza que cometen los mercenarios apoyados por USA –CEE. La derecha ya intentó y sigue intentando reproducir eso aquí.

Debemos cuidarnos de nuevos acontecimientos. Ayer en twitter, Enrique Mendoza dio pistas al expresar que era cierto que la función debía continuar y que vendrían nuevos sucesos. ¿Sabe algo? ¿Fanfarronada? Uno no puede chuparse el dedo ante semejante mensaje. Una pléyade de expertos “enloquesea” ululan 24 horas en pasquines, televisoras y estaciones de radio. Asquerosos sindicaleros se suman al show para tratar de convencer a la masa trabajadora de paralizar sus actividades. Los medios actúan bajo el esquema de aprovechar la desesperación, la ignorancia sobre temas técnicos y los miedos de la población afectada para presentarlos como fuentes fidedignas de los hechos o verdades absolutas, fomentando ex profeso matrices de opinión.

Al filo de esta madrugada, vía twitter nuestro Líder Comandante informó  que se logró extinguir el tanque 200, que el 203 estaba casi apagado y se batallaba arduamente para hacer lo propio en el 204. Esto permitirá que se comience el análisis concreto de las causas de la explosión. Es necesario actuar rápida y eficientemente para esclarecer el hecho y anunciarlo al país.

No obstante, el fuego condenatorio de la oposición continúa. Un macabro espectáculo con sponsor en Washington. Casi sin darnos cuenta, el candelero golpista comienza a chamuscarnos. Ahora se empeñan en buscar cifras de las pérdidas económicas, cuantificar el impacto en el mercado mundial y anhelan un desplome del erario para presentarnos como un país negligente, irresponsable e incapaz.

Como dije al principio, a despecho de los resultados, es hora de planificar muy seriamente cómo apagar el fuego opositor. Es hora de profundizar la revolución; esto es, desmontar de una vez por todas las súper estructuras capitalistas que aún se sostienen sobre sus bases.

Más que profecía, un mandamiento de Alí reza que “Sólo dejando de ser pendejo, esa esperanza será verdad”.

 [email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2836 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Plácido Rafael Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /medios/a149203.htmlCUS