Todos los ricos piensas así

Beatriz de M y Maricorina M

En la vida existen momentos en los cuales la locura de lo que preocupa se exalta, se sube a las bateas y a los árboles. Eso sucede con el candidato Radonski C y su combo de la oposición, es decir los majunches chayoteros. Cuando Miguel Ángel Pérez Pirela le colocó un video a los venezolanos en su programa en el cual un excelente joven periodista de los medios le hace una ídem pregunta a una dama cuyo acento colombiano es muy evidente y ella contestó, así, sin pelos en la lengua, sin coordinación de ideas, sumisa, aplastante, revolcada en la grama cagada por los gatos, que “claro que somos el patio trasero de USA” a mi de vaina no se me atragantó  la gelatina que me saboreaba. Desde los días cuando  Antonio Ledezma   le limpiaba los zapatos,  el asiento del carro a CAP y le pulía una parapara chiquitica que el “gocho” se colgaba cerca del ombligo, no había percibido tal muestra de “cuatro patas”, es decir de jalabolismo extremo, de “conejita” viéndole la tarjeta de crédito a un viejo verde. La citada señora ya entrada en avanzada edad, que según es periodista, le bajó todas las notas a la noble profesión con sus accionar de esclava, de bruja decadente, de encendedora de leña debajo de la olla de las Juana de Arco. En la Venezuela revolucionaria la mujer ha alcanzado el 50% de respeto por su gallardía, pero esta noble ancianita  la chorreó por completo. Admitir que somos el patio trasero de los invasores sin alma, raya en lo lamentable para quien debe poseer una micra de dignidad, de orgullo, de respeto, de valor como ser humano. Produjo asco, repulsión, ganas de llorar, angustia, arrechera…

Es eso de lo cual expresamos en letras produce el miedo, el terror, la ansiedad nefasta de ser barrido por la revolución el 7 de octubre. La señora Beatriz según se ha escuchado está dentro del casting de la larga lista de personas que pueden llegar a un puesto clave  cuando Radonski C triunfe en el siglo de cuando el oro deje de ser codiciado. Con una diplomática de esa calaña la OEA seguirá siendo el eterno embarque de los siglos amén para los pueblos del mundo, menos para USA. Es la vagancia pensante de quienes se sienten rodando por el precipicio del abandono: los majunches no regresarán a Venezuela mientras el pueblo siga creciendo alimentado por la dignidad, el patriotismo y la mirada brillante ante la lucha. Estamos seguros que el mundo entero se rió de la infeliz aseveración de una mujer indispuesta a la inteligencia, que no sabemos como camina con los tobillos engrapados a los grillos de la sumisión. Nos avergüenza tener que escribirle una nota adversa  a una dama, pero es inevitable: ser mujer y no tratar de quitarse las cadenas de la esclavitud, es algo  canallesco, algo que no tiene cabida en estos años de la equidad y la justicia entre géneros.

El miedo cunde, se expande por terrenos de los ricos, de la geografía fascista como una pólvora que va quemando cerebros y dislocando lenguas. Salen esas expresiones lamentables a llenar la atmósfera de dolor, de lástima para quienes las expresan. La señora Beatriz dio currutaquera, produjo muchas cosas negativas y nos incitó a dudar de su racionalidad, porque debajo de los cielos del mundo hay un país distinto y el de ella por lo que se ve no es USA pero ella se sume a él, como la enferma sadomasoquista. No ha de estar orgullosa Libertad de esta mujer, No puede estar contenta Dignidad, jamás la aceptaría Respeto, porque cuando un ser humano admite que quien ha golpeado al mundo durante centenares de años es dueño de sus patio trasero, entonces si es verdad que se ha llegado al clímax de un orgasmo doloroso, quemante, destructor, que empero expresa: “Fue divino”.

La otra dama que nos encuentra divagando entre las oquedades de la desazón es Maricorina Manchado, perdón Machado. Hace escasos meses andaba en campaña. Le había jurado a Chávez que “esa banda será mía”. Con su rostro de sifrina en decadencia snob había dicho que “habrá un capitalismo popular y ustedes, mujeres, buhoneras, amas de casa, lavanderas, cachifas y demás, estarán conmigo”. Había prometido como todo fascista que se respete, que “voy a hacer todo lo posible para que todas tengan su leche para sus hijos”, y arengaba: “Noooo es posible, vénganse con esta chica del Country que las ama”

Pero no llegó sino después de la ambulancia y la metamorfosis se hizo patética. Como toda fascista mentirosa al estilo del MILLONARIO Radonski C que se respete, se anexó a la campaña de la Coordinadora Democrática, hoy “lamú” y, una vez más brutazos al fin, escogieron a la España de los desempleados buscando comida en los container para que fuera la Maricorina la quien diera declaraciones a la prensa y, ta,ta,ta,ta…

Las mujeres a las que meses antes había invitado al capitalismo popular”, son madres: tienen hijas e hijos, salen a ganarse el pan de cada día, muchas de ellas, para llevarle la comida a sus pequeños y pequeñas. Muchas de ellas dotan a sus hijas de algunos termos de café para que los vendan en las calles, en las autopistas cuando están trancadas. Como todo buen vendedor hay que sonreírle al cliente, pues ella no lo ve así, quiero decir la Maricorina. En España gritó, se despepitó expresó, acuñó, malversó diciéndole a la prensa y a toda Europa que “En Venezuela todas las niñas de 10 años de la clase trabajadora son prostitutas” ¿Por qué? se pregunta el pueblo venezolano, ¿será que ella no ha sido madre?

PD ojalá que los ociosos del fútbol no crean eso y monten una “Polar mundial de fútbol” aquí para venir a saciar ímpetu- es lo que hacen adonde llegan.

hdiderot@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3782 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Ángel V. Rivas


Visite el perfil de Angel V Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Medios de Comunicación

Venezuela en el Exterior

Actualidad

Oposición y golpismo

US Y /medios/a147079.htmlCUS