Hijo de puta

Un grano de Maiz

Son raros los caminos de la lucha de clases, no se presenta en forma de una batalla de ideas, limpia y clara, al contrario, adquiere formas torcidas. Difícil desentrañar el fondo ideológico de la lucha de clases, a veces se confunde con querellas personales, otras se atribuye la contienda al carácter de los individuos, a directrices de agentes extranjeros, etc.

Hoy asistimos a la demanda de un señor ofendido porque le dijeron hijo de puta, el hecho no sería importante a no ser porque el ofendido es editor de un periódico escuálido, y el "agraviador" tiene un programa de televisión defensor a todo riesgo del Gobierno Revolucionario y de Chávez. Ya eso nos autoriza a pensar que detrás de la “sensibilidad” del editor hay motivaciones ideológicas que merecen atención.

Estamos frente a una acción política, es un cándido quién piense que las razones son las expuestas por el hijo agraviado. Veamos.

Exploremos un poco más el escenario: El programa La Hojilla y Mario Silva son una trinchera de la Revolución, del Socialismo y de Chávez, disgusta a la derecha de afuera y la de adentro, es un programa incómodo, tienen su propio estilo, no da ni pide cuartel. Siempre está bajo fuego cruzado.

En estos días de corrimiento hacia el centro, de gente haciendo maletas, La Hojilla es más inconveniente que nunca, los arrojos conciliatorios tienen allí una muralla difícil de superar. Los intentos golpistas, las intenciones de distorsionar la verdad, de manipular a la opinión pública chocan de frente con La Hojilla. Ese programa defiende a la Revolución y a Chávez de la única manera que se puede hacer en estos días, con exceso, con furia, con pasión y, sobre todo, con un alto tino para detectar contrabando y deshacer puentes.

Además, La Hojilla les hará mucho daño en la campaña electoral que se avecina, es urgente para la oligarquía callarla.

Podemos concluir que La Hojilla, en el fondo de toda la verborrea y la sensibilidad hipócrita del editor, es el escenario de una batalla ideológica, del enfrentamiento de la oligarburguesia y la Revolución. Los bolivarianos estamos en el deber de tomar partido, de no dejarnos confundir.

Es hora de la solidaridad militante, nosotros desde esta tribuna decimos junto a la Hojilla: Miguel, el director del Nacional es un "hijo de puta", Mario tiene razón.

"Hijo de Puta," desde ahora se convierte en un grito de protesta, en ira desbocada frente a tanta injuria de los oligarcas, que con impunidad atacan a la Revolución y a Chávez.

El grito no necesita explicación, no se esconde, es rabia que sale de las entrañas del pueblo humilde, frente a la "finura" a la piel sensible, frente a tanta infamia, tanta impunidad oligarca.

El grito brota del desespero de los que vieron morir al Libertador en Santa Marta, y asistieron al asesinato de Zamora, de Fabricio, de Américo Silva. Ahora gritamos desde lo profundo de la historia humilde ofendida.

¡Hijos de puta temblad!    ungranodemaiz.blogspot.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 5223 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /medios/a126939.htmlCUS