Colombia alerta ante incremento de incendios forestales

Credito: Caracol.com.co

29 marzo 2016 - Agricultores de la sabana cundiboyacense extreman este lunes las precauciones para minimizar perjuicios asociados a las heladas nocturnas, al tiempo que una oleada de incendios forestales amenaza la biodiversidad de Colombia.

El brusco descenso de las temperaturas en municipios de Cundinamarca y Boyacá puede ocasionar severos daños a las cosechas, vaticinaron expertos del Instituto de Meteorología e Hidrología (Ideam), quienes alertaron también sobre el predominio de condiciones propicias para la proliferación de conflagraciones en otras regiones del país, comentó RCN La Radio.

En algunas zonas del altiplano cundiboyacense los termómetros pudieran rozar los cero grados Celsius durante la madrugada, advirtieron especialistas tras sugerir a los campesinos que adopten las medidas necesarias a fin de evitar pérdidas en los cultivos, precisó la emisora nacional.

Por lo general, los agricultores suelen usar cubiertas de protección sobre los sembradíos con el propósito de disminuir los efectos negativos de las heladas, entre otras acciones como riegos dosificados.

Mientras en varias demarcaciones las elevadas temperaturas unidas a la incidencia de una cruda temporada seca avivan los incendios forestales, los cuales provocan estragos en la vegetación y la fauna silvestre dentro de una nación distinguida por su diversidad biológica.

En una localidad de Caldas, situada en el corazón del eje cafetero, los termómetros llegaron a marcar 48 grados Celsius, valor casi insoportable por el organismo humano.

Debido al intenso calor los propios pobladores bautizaron como El Infiernito al asentamiento de Arauca, perteneciente a ese departamento.

Escenarios de prominencia como la Sierra Nevada de Santa Marta, mayor formación montañosa litoral del planeta, ha resultado azotada por las llamas en sucesivas ocasiones.

El complejo de elevaciones, declarado Patrimonio de la Humanidad, constituye por sí mismo un conjunto aislado de Los Andes y hábitat de pueblos originarios como los koguis, arhuacos, wiwas y kankuamos.

En el macizo de más de cinco mil metros de altura, sobrevive la legendaria ciudad perdida, construida alrededor del año 650 o 700 n.e. por comunidades indígenas tayronas.

Chocó, que abriga a especies endémicas y amenazadas, es otro de los lugares castigados por la candela.

Según el Ideam, la influencia del fenómeno de El Niño u Oscilación del Sur acentúa el prolongado período de sequía, el cual comenzó el año previo.

En 2015 el fuego arrasó 100 mil hectáreas cubiertas de bosques, plantíos y pastizales; y en 2016 unas 60 mil.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1432 veces.

La fuente original de este documento es:
YVKE Mundial (http://www.radiomundial.com.ve/yvke/)



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /internacionales/n288078.htmlC0http://NON-VEca = .