Presenta el avance más bajo desde noviembre de 2008, cuando comenzó la crisis global

El menor en siete años, crecimiento de la producción industrial en China

Obreros chinos trabajan en una planta ensambladora en Qingdao, al este de la provincia de Shandong

Obreros chinos trabajan en una planta ensambladora en Qingdao, al este de la provincia de Shandong

Continúa la reducción de la demanda internacional y la interna sigue estancada

Domingo 13 de marzo de 2016.-

Pekín.

La producción industrial china presentó en enero y febrero el ritmo más débil de crecimiento en más de siete años, acusando las sobrecapacidades y una demanda floja, según datos oficiales publicados este sábado.

La producción industrial de la segunda economía mundial se incrementó 5.4 por ciento anual acumulado en los meses de enero y febrero, menos que en diciembre (5.9 por ciento), indicó la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

Es el ritmo de progresión más débil desde noviembre de 2008 y los comienzos de la crisis financiera mundial. Los analistas sondeados por la agencia Bloomberg esperaban en promedio un aumento de 5.6 por ciento.

La demanda internacional no deja de reducirse, como demostró la espectacular caída de 25 por ciento de las exportaciones chinas el mes pasado. Por su lado, la demanda interna sigue minada por el estancamiento de la inversión en la vivienda y las contracciones repetidas de la actividad manufacturera.

La consecuencia de todo esto es un agravamiento incesante de las sobrecapacidades de producción de la industria china, del cemento al acero pasando por el carbón.

Por su lado, las ventas al por menor, barómetro del gasto de los hogares chinos, se desaceleraron también en los dos primeros meses del año. El incremento fue de 10.2 por ciento anual, el nivel más bajo en 10 meses, indicó la ONE.

Las ventas al por menor se mantienen no obstante en un nivel robusto, lo que demuestra que los esfuerzos del gobierno por impulsar la economía en el consumo interno están dando resultado.

El objetivo estratégico de Pekín es estimular el consumo interno, los servicios, las nuevas tecnologías y las exportaciones de alto valor agregado, en detrimento de la industria pesada y las exportaciones, tradicionales motores del crecimiento chino hoy agotados.

Por último, las inversiones en capital fijo, que incluyen los gastos en infraestructuras, subieron 10.2 por ciento anual en los dos primeros meses del año, según los datos publicados este sábado. Una aceleración sensible tras el aumento de 10 por ciento en el conjunto de 2015.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1684 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0'' /internacionales/n287288.htmlC0US