Diputado iraní: "El Parlamento no es lugar para burros ni mujeres"

Mujeres iraníes durante una campaña reformista previa a las elecciones en Teherán

Mujeres iraníes durante una campaña reformista previa a las elecciones en Teherán

Credito: Reuters

10-03-16.-Hay ocasiones en las que las disculpas no tienen ningún efecto ni sentido. Ocasiones en las que las palabras hablan por sí solas y cualquier intento de rectificación es inútil. El diputado ultraconservador Nader Qazipour, durante un discurso público pronunciado con motivo de su reelección como diputado por la ciudad de Urmia en la Cámara iraní, ha asegurado que el Parlamento no es lugar para "burros ni mujeres".

Su parecer acerca de quién debería y quien no poder entrar en la Cámara legislativa fue registrado y difundido en Youtube y ya ha sido reproducido miles de veces en Irán. Su comentario ultra machista y despectivo con las mujeres ha provocado la cólera entre varias activistas, que han pedido su dimisión y salida del Parlamento. Algo que, por supuesto, no sucederá.

Qazipour, de 57 años, se sentía poderoso. Destilaba euforia y victoria y en una de esas, sin pensar en la repercusión de sus palabras, soltó: "El Parlamento no es lugar para burros, potros, monos o mujeres". Pronunció sus palabras en turco, la lengua de su región, el Azerbayán iraní, y con toda seguridad no imaginó que serían reproducidas a largo y ancho del territorio, destapando la misoginia que comparte con otros tantos sujetos de su mismo sexo en Irán.

Los reformistas, sus rivales políticos, ya se han apresurado a bautizar el caso como 'Nader-gate', mientras que las redes sociales van llenas de acusaciones y comentarios en su contra, pidiendo su inmediata dimisión. La prensa reformista también se ha hecho amplio eco de sus declaraciones.

Tras conocer el alcance de sus palabras, el diputado ha hecho un intento fútil de disculpa: "Me dejé llevar por el júbilo de la reelección entre mis seguidores. Ha sido un error. Expreso mi pesar y espero que se alivie pronto el malentendido".

Embriagado por la victoria, arropado por los suyos, no hizo más de expresar la verdad de lo que piensa en relación a las mujeres, que, como su madre o su hermana, padecen en Irán un machismo insoportable.
Más presencia femenina

En las recientes elecciones legislativas celebradas el pasado 26 de febrero, Qazipour ha resultado reelegido como diputado en un Parlamento compuesto por 290 escaños, de los que solo 14 están ocupados por mujeres, cinco más que en la legislatura pasada.

La situación en de inferioridad en la que se encuentran las mujeres en Irán queda legitimada por las leyes que individuos como Qazipour impulsan y votan en el Parlamento.

Pero, incluso un cambio en las tornas en la Cámara, como se ha producido tras estos comicios, en los que los reformistas han barrido a los ultras en la circunscripción de Teherán, metiendo a 30 de sus candidatos en el hemiciclo, no garantiza un cambio en este ámbito.

El Consejo de Guardianes, órgano no electo de perfil ultraconservador, tiene la obligación de revisar que las leyes aprobadas en la Cámara no contravengan los valores del Islam. Poco importa si han sido aprobadas por una mayoría de diputados, si los miembros del Consejo desaprueban la norma, ésta caerá.

Este órgano es el mismo que en las pasadas elecciones descalificó a más de 500 mujeres candidatas que se inscribieron para concurrir en los comicios.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3067 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas

US N ab = '0' /internacionales/n287162.htmlC0http://NON-VEca = .