Un buque de guerra de EEUU causa otro incidente con Pekín

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry (i) con el presidente chino, Xi Jinping (d).

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry (i) con el presidente chino, Xi Jinping (d).

Credito: Efe

30-01-16.-Un destructor de Estados Unidos protagonizó hoy un nuevo incidente en el estratégico Mar de la China Meridional al aproximarse a uno de los islotes controlados por las fuerzas de Pekín.

Según un comunicado que difundió el ministerio de Defensa chino, las tropas acantonadas en la isla Tritón, del archipiélago de las Paracel, "actuaron para advertir y expulsar" al buque de guerra norteamericano de lo que calificaron como "sus aguas territoriales".

Los norteamericanos informaron que el recorrido de su barco, el destructor lanzamisiles Wilbur, duró tres horas, pero no explicaron si se había producido contacto o comunicación alguna con los militares chinos del lugar.
Origen del conflicto

La isla Tritón, que los chinos denominan Zhongjian Dao, está controlada por los uniformados de Pekín desde el conflicto que les enfrentó con la marina vietnamita en enero 1974, que dejó decenas de muertos y marcó el encontronazo más grave que se ha librado en el disputado Mar de la China Meridional en las últimas décadas.

Tanto Vietnam como China y Taiwan reclaman la soberanía de estos territorios insulares y del entorno marítimo que los circunda.

Un portavoz de la fuerza naval de Washington dijo que la llamada "operación libertad de navegación" no pretendía cuestionar la soberanía de ninguno de los paíse que la reclaman sino que era una respuesta a las restricciones establecidas al libre tránsito de buques por esa región.

Tanto China como Vietnam y Taiwán exigen que los barcos que pretenden transitar en la proximidad de las Paracel les avisen con antelación, una medida que EEUU considera contraria a la legalidad internacional.

El explícito gesto de Washington se inscribe en la política que ha adoptado en los últimos meses para contrarrestar el creciente dominio que pretende aplicar China a la estratégica región marítima, donde se encuentra ampliando hasta 7 islotes en donde ha construido varias instalaciones militares.

El pasado mes de octubre otro navío de guerra de EEUU protagonizó una patrulla muy cerca de uno de esos enclaves chinos, esta vez en las llamadas Islas Spratly y en diciembre envió a dos bombarderos B-52 a sobrevolar la misma zona, generando en ambos casos la protesta de Pekín.
Reacciones

"El buque de EEUU ha violado la ley china al entrar en las aguas territoriales sin autorización. Del lado chino hemos mantenido la vigilancia y les hemos avisado verbalmente", manifestó una portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, en referencia al último altercado en las Paracel.

Esta es la primera incursión de un barco de la fuerza naval de EEUU en las Paracel desde 2011.

"Pedimos a EEUU de forma urgente que respete y se atenga a las leyes chinas, y haga mucho más para mejorar la mutua confianza entre China y EEUU, y para mantener la estabilidad y la paz regional", añadió Hua.

Expertos citados por el diario 'South China Morning Post', admitieron que se trataba de una clara demostración de "fuerza" de Washington "destinada a probar los límites de China" en la pugna sobre el espacio marítimo, en palabras de Li Jie, un experto naval de Pekín.

"Estados Unidos quiere demostrar al resto de los países asiáticos que tiene el poder de desafiar los reclamos chinos en las islas Paracel", precisó Ni Lexiong, otro analista naval de Shanghai.

La disputa en torno al Mar de la China Meridional, que enfrenta no sólo a China y Vietnam, sino también a Filipinas, Malasia, Brunei y la isla de Taiwán, se encuentra inmersa en una espiral de acciones y contra réplicas cada vez más explícitas, que por ahora sólo se han limitado a la gesticulación.

Pese a que Pekín mantiene que su objetivo al expandir los arrecifes e islas de Spratly no es "militarizar" la zona, lo cierto es que admite que varias de las infraestructuras que ha erigido tienen una finalidad "defensiva", según su expresión.

Un general retirado, Xu Guangyu, anunció hace días que los aviones militares chinos comenzarían a usar la pista construida en uno de esos enclaves en los próximos meses, algo que de confirmarse elevaría aún más la tensión regional.

La expansión de los intereses chinos en la zona está provocando toda una recomposición de las estrategias locales que ha llevado a una aproximación de Filipinas, Japón y EEUU, que pretenden crear una alianza que pueda hacer frente al poderío de Pekín.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3250 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0'' /internacionales/n285017.htmlC0US