El Viejo Luchador

Ecuador conmemora los 104 años de la Hoguera Bárbara donde fue asesinado Eloy Alfaro

Quito, enero 28 - Este jueves, 28 de enero, se cumplen 104 años desde que Ecuador viviera uno de los episodios más trágicos de la historia, la Hoguera Bárbara, en que murió asesinado el que es considerado el padre del liberalismo ecuatoriano: el expresidente Eloy Alfaro, junto varios de sus compañeros de lucha.

Alfaro había sido apresado el 22 de enero de 1912 por orden del General Leonidas Plaza, quien perseguía entonces la presidencia de la República al tiempo que ostentaba el mando del Ejército Nacional.

El ‘Viejo Luchador’, como se conoce a Alfaro en la memoria colectiva, fue encerrado junto a sus compañeros de ideales Ulpiano Páez y Pedro Montero; lo acompañaron más tarde en su encierro el periodista coronel Luciano Coral, el general Medardo Alfaro y los patriotas Manuel Serrano y Flavio Alfaro, en la ciudad de Guayaquil.

Luego fueron trasladados hacia Quito en el mismo ferrocarril cuya construcción había culminado Alfaro en 1895.

En la capital ecuatoriana fueron llevados al encierro en el penal García Moreno donde luego entró la turba -incitada desde ciertos medios de comunicación y por representantes de la iglesia- que les dio muerte para luego arrastrar sus cadáveres hasta el centro quiteño donde serían incinerados a vista y regocijo de la muchedumbre conservadora.

El historiador Jorge Pérez Concha reseña que “un desalmado cochero, después de ultrajarle con palabras soeces (a Eloy Alfaro) le descargó un garrotazo, tendiéndolo en el suelo y rematándolo después con un tiro de rifle, para ser luego precipitado por matones a la planta baja entre puntapiés y griterías”.

El historiador narra que luego los cadáveres fueron conducidos por varios caminos hacia la planicie del Ejido, que ahora es un parque principal de Quito donde la multitud enardecida participó del morbo de repartirse y jugar con algunas de las partes de los cuerpos arrastrados, según relata el escritor Alfredo Pareja Diezcanseco, de quien se considera que realizó la más completa investigación sobre lo ocurrido ese día y quien usó por vez primera el título de ‘Hoguera Bárbara’.

“Se repartieron los despojos. Gritos y saltos, una pierna jugaba de mano en mano, testículos arrancados pasaban por sobre las cabezas. Y un bárbaro de ojos rojos pidió que le mirasen la prueba: Levantó con ambas manos un cráneo hueco, colmado de chicha, y se puso a brindar y a beber”, relata el historiador.

Finalmente los cadáveres fueron rociados con gasolina e incinerados en una fogata humana.

El legado del ‘Viejo Luchador’

Conocido así por ser el líder de la revolución liberal en Ecuador y combatir por más de 30 años al conservadurismo católico, fue presidente de la República en dos periodos comprendidos entre 1897 a 1901 y 1906 a 1911 a los que llegó por medio de golpes de Estado.

Uno de los principales aportes de Eloy Alfaro fue la creación de colegios públicos laicos, eliminando el monopolio de la Iglesia Católica en la educación. Estas medidas fueron inspiradas por librepensadores como Juan Montalvo y José Peralta, quienes impulsaron la secularización de la sociedad ecuatoriana.

Exoneró a los indios del pago de la contribución territorial y del trabajo subsidiario, y gobernó con todos los sectores del liberalismo.

Entre sus principales obras está la construcción del ferrocarril de sur, que fue su obra emblema y que aún en la actualidad se utiliza como un gran logro revolucionario.

También el hallazgo de los restos mortales del Mariscal Antonio José de Sucre, que fueron llevados a la catedral metropolitana donde se los conserva.

En el mandato de Alfaro Ecuador mejoro la recaudación fiscal, incorporó a la mujer a la vida pública, organizo mejor la enseñanza universitaria, fundo el colegio Bolívar de la ciudad de Tulcán, que fue la primera institución laica del país, y luego el Instituto Mejía de Quito, emblema de la educación secundaria.

Su énfasis en la educación se hizo notorio con la creación de varias escuelas normalistas como el colegio Manuela Cañizares y el Juan Montalvo en la ciudad capital. Además hizo varias escuelas diurnas y nocturnas.

Mejoró al ejército y fundó el hoy Colegio Militar Eloy Alfaro, creó la escuela de clases, reorganizo el desaparecido conservatorio de música, desapareció privilegios militares y eclesiásticos.

También entregó un millón 700 mil sucres para el agua potable de Quito, dotó a Guayaquil de canalización, inauguró en la Recoleta (centro de Quito) el local que hoy ocupa el Ministerio de Defensa, proveyó al país de armamento moderno, entre otras obras de singular importancia y simbolismo secular para la época.

En la actualidad, el proceso de la Revolución Ciudadana, liderado por el presidente Rafael Correa, se constituyó desde las bases de la Revolución Alfarista. El mandatario ha señalado como ejemplo las transformaciones protagonizadas por el 'Viejo Luchador' en el ámbito de la educación, salud y economía.

Así mismo, ha identificado a Alfaro como un líder que se mantuvo en constante confrontación con los grupos de poder y la prensa de la época.

"Con el ejemplo de Alfaro (...) reivindicamos el derecho a confrontar", señaló el mandatario el año pasado con ocasión del aniversario de la muerte de Eloy Alfaro y dijo que "la historia se repite" cuando se trata de gestar cambios.

"Confrontamos sí, para evitar los gobiernos que siempre nos traicionaron, para que no se mueran más ecuatorianos en las puertas de los hospitales (...) confrontamos ante la injusticia, ante la mentira, ante la mediocridad, confrontamos para que nunca más arda otra ruin y cobarde Hoguera Bárbara", afirmó Correa en esa ocasión.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2108 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /internacionales/n284884.htmlC0http://NON-VEca = .