El exministro de Finanzas griego lanza el Movimiento Democracia en Europa 25

El segundo acto de Varoufakis

Yannis Varouifakis (derecha), junto al primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, en octubre de 2015.

Yannis Varouifakis (derecha), junto al primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, en octubre de 2015.

Credito: Marc Lozano

24 de enero de 2016.-

Berlin (Alemania)

Retirarse de escena nunca fue una opción. Cuando Yannis Varoufakis dimitió como ministro de Finanzas del primer Go­bierno de Alexis Tsipras en Grecia, ya dejó muy claro que habría un segundo acto. Y la lección que el economista aprendió del “golpe de Estado” que a su juicio siguió al referéndum de julio sobre la negociación con los acreedores es que cualquier movimiento democratizador está destinado a fracasar si no es paneuropeo.

Es por ello que actuar al mismo tiempo en varios países es la premisa del Movimiento Democracia en Europa 25 –o Diem 25–, como ha sido bautizado el nuevo proyecto político que Varoufakis presenta el próximo 9 de febrero en Berlín. En palabras del economista, se trata de buscar una tercera vía, entre “aquellos que quieren volver al capullo del Estado-nación y aquellos que aceptan las políticas autoritarias e ineficaces de unas instituciones europeas profundamente antidemocráticas”. Según explicó Varoufakis en una entrevista al diario italiano L’Es­presso, la primera en la que definió el proyecto, éste pasa por “democratizar” la Unión Europea, como único recurso para prevenir su desintegración.

Cuna de la austeridad

Las entradas para el acto fundacional, en el teatro Volksbühne de Berlín, están agotadas desde hace más de un mes. Aparentemente la presentación iba a tener lugar ya en otoño, en París, pero los atentados del pasado noviembre inclinaron la balanza a favor de otra capital. No ha pasado desapercibido el simbolismo de elegir precisamente la cuna de las políticas de austeridad como otro desafío al que, durante los primeros seis meses de 2015, fue el antagonista de Varou­fakis, el titular de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble.

Diem 25 será más bien una red de activistas de organización asamblearia y sin límites precisos

Desde que el siempre polémico economista asumió su cartera hace justo un año, no ha dejado de criticar, sin distinguirse precisamente por su tacto,la falta de democracia en Europa. Según vaticina, la ceguera de unas élites tecnocráticas que no han sido elegidas por el pueblo conduce a la Unión hacia una catástrofe que ya se hace notar con el avance de la ultraderecha en todo el continente. Varoufakis compara la situación con la de la Unión Soviética, donde “era imposible predecir cómo llegaría su final, pero estaba claro que no duraría mucho”.

Pero una nación, por separado, no tiene fuerza para resistirse a las órdenes de Bruselas. Así lo comprobó Varoufakis en julio, cuando el Gobierno del que formaba parte no se arriesgó a asumir el coste de una ruptura, a pesar del “No” que resultó del referéndum griego. El Eje­cutivo de Tsipras prefirió suscribir un tercer rescate, sin detenerse a tomar en consideración los cierta­mente nebulosos planes de Varou­fakis de crear una moneda paralela y un sistema de pagos virtuales para hacer frente al corralito impuesto por los acreedores. A la capitulación de Tsipras, al que su exministro no ha cesado de atacar con dureza desde entonces, se suma el hecho de que la estructura jerárquica de Sy­riza permitió al premier griego acallar toda voz disidente.

Diem 25 no será, por el contrario, una formación al uso, sino más bien una red de activistas de organización asamblearia y sin límites precisos. La fórmula organizativa podría variar de país a país, explicó el impulsor del proyecto en otra entrevista reciente. En algunos, podría concretarse como formación política, mientras que en otros podría “establecer alianzas con partidos ya existentes”, pero en cualquier caso los detalles concretos están aún pendientes de ser debatidos. La idea es que el proyecto parta del nivel europeo para luego “descender” a escala nacional, regional y local. Partiendo del “internacionalismo radical”, Diem 25 funcionaría a modo de red de apoyo mutuo para resistir los chantajes y el “déficit democrático” de las instituciones.

En cuanto al resto de participantes, se mantiene por el momento el secretismo, y fuentes del entorno de Varoufakis no han querido hacer declaraciones a Diagonal a este respecto. Confirmado está el papel que desempeñará la alcaldesa de Bar­celona Ada Colau, a la que el exministro definió como “ejemplo para Europa”. Otra pista la da el anuncio de una conferencia bajo el nombre Plan B, contra la austeridad, por una Europa democrática, que se celebrará en Madrid entre los días 19 y 21 de febrero. La iniciativa, encaminada a “consensuar una agenda común de objetivos, proyectos y acciones”, aparece como continuación de la presentación de Berlín y cuenta con el apoyo de diversos repre­sentantes de Po­demos e Izquierda Unida. También de figuras como el portavoz del Co­mité Internacional para la Anu­la­ción de la Deuda, Éric Toussaint; el premio Nobel de Eco­nomía Joseph Stiglitz o el académico Noam Chomsky.

Clima desfavorable

La única antigua compañera de partido que acompañará a Varou­fakis en estas jornadas es Zoe Konstantopoulou*. La expresidenta del Parlamento heleno agotó el capital político del que aún disponía en Grecia tras unirse a las listas de Unidad Popular, un partido que no logró entrar a la Cámara en los últimos comicios. También para Varou­fakis el clima es de todo menos halagüeño en su propio país.

Aunque algunos griegos valoran al exministro por su postura de­safiante frente a la troika, en la escena política sus planes secretos para instaurar una moneda paralela no han pasado al olvido. El nuevo líder de la fuerza conservadora Nueva Democracia ha prometido hacer todo lo posible por sentarle en el banquillo, en caso de llegar al poder. Tras haber perdido, pues, el primer round en Atenas, Varoufakis apuesta por intentarlo de nuevo desde la boca del lobo, en Berlín.

* Como Presidenta del Parlamento griego, en marzo del 2015, anunció la constitución de una Comisión de Auditoría de la Deuda Pública de Grecia


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2618 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0'' /internacionales/n284680.htmlC0US