Una nueva disputa por la soberanía de las islas Spratly

Vietnam acusa formalmente a China de haber violado su soberanía nacional

Vista aérea de las islas reclamadas por China, en el Mar Meridional

Vista aérea de las islas reclamadas por China, en el Mar Meridional

Credito: Reuters

El conflicto sobre la jurisdicción de los islotes que salpican el archipiélago de las Spratly en el mar de China Meridional ya ha sumado su primer capítulo del año. Ayer, Vietnam acusó formalmente a China de haber violado su soberanía nacional cuando un avión chino aterrizó sobre una de las islas artificiales que Pekín ha construido en la zona disputada entre ambos, una denuncia que el gigante asiático rechazó alegando que ese terreno es parte de su territorio.

El incidente se produjo este sábado cuando un avión civil chino aterrizó en el arrecife Fiery Cross, lo que provocó la agria reacción de las autoridades vietnamitas. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Le Hai Binh, declaró que la pista de aterrizaje empleada en la maniobra había sido "construida ilegalmente" y que ese territorio es "parte de las Spratly de Vietnam", por lo que remitió una nota de protesta a la embajada china en la que solicitaban que no se repita esta acción.

Sin embargo, el responsable del ministerio homólogo en China, Yongshu Jiao, rechazó la acusación y declaró que el vuelo era una prueba para la pista de aterrizaje recién construida en la isla, un asunto que está "completamente dentro de la soberanía china", según recogió la agencia oficial Xinhua.

"China posee la soberanía indiscutible sobre las islas Nansha (nombre en chino) y sus aguas adyacentes. China no aceptará la acusación infundada de la parte vietnamita", añadió el portavoz del mismo ministerio, Hua Chunying. Según explicó, su país pretendía comprobar si las instalaciones cumplen con la normativa de la aviación civil, y añadió que espera que Vietman pueda trabajar en el futuro para desarrollar unas relaciones bilaterales "sostenibles, sanas y estables".

El contencioso viene de lejos. China considera que la mayor parte de este territorio, incluyendo sus aguas e islas, forman parte inherente del país, un área que se cree alberga grandes reservas de gas y petróleo y que es uno de los puntos más importantes del planeta para el tráfico naval. Cinco países más le disputan la soberanía.

Desde 2013, el gigante asiático ha edificado islas artificiales en la zona que albergan instalaciones civiles y militares, y unas imágenes por satélite publicadas por IHS Janes Defense Weekly en abril mostraban los progresos en la construcción de una pista de aterrizaje en el arrecife Fiery Cross. Según China, estos trabajos son legales y necesarios para salvaguardar su soberanía.

Ante este último suceso, los Estados Unidos han expresado su preocupación de que el vuelo exacerbe las tensiones en la zona. Washington ha criticado con anterioridad los trabajos de construcción que China ha ejecutado allí y cree que Pekín puede estar planeando utilizarlos con fines militares, algo que el país asiático ha negado varias veces.

Precisamente, la portavoz del Departamento de Estado del país americano, Pooja Jhunjhunwala, declaro que hay una "necesidad apremiante" de que los litigantes dejen de "reclamar más tierras" y cesen "la construcción de nuevas instalaciones y la militarización de las zonas disputadas". Además, les pidió que se abstengan de adoptar "medidas unilaterales que socavan la estabilidad regional" y que trabajen por crear un espacio en el que puedan surgir "soluciones diplomáticas significativas".

El conflicto por estos territorios entre Vietnam y China lleva tiempo minando la relación entre los dos vecinos. Hace dos meses, el presidente chino Xi Jinping visito Hanoi en un intento por restablecer las relaciones entre ambos, pero el encuentro no sirvió para zanjar las disputas que mantienen.

De hecho, en los últimos meses han surgido diferentes informaciones que apuntan a que Vietnam, en un intento por buscar nuevos aliados que le sirvan para hacer frente a la poderosa China, se está acercando a los Estados Unidos, su antiguo rival militar.

Además de las visitas de varios mandatarios al país americano y de las declaraciones públicas de los EEUU en las que piden a China que ponga freno a sus apetitos territoriales, muchos consideran que el mayor paso en el acercamiento entre ambos es la inclusión de Vietnam en el Acuerdo Transpacífico (TPP), un pacto comercial liderado por Estados Unidos que incluye a 12 países pero excluye a China.

En la nación asiática, muchos esperan que ahora el país pueda reducir su dependencia económica sobre China, su mayor socio comercial y con quien mantienen un gran y creciente déficit comercial. "El TPP no es solo sobre economía. También es un acuerdo político y de seguridad" declaró Cuong, ex titular de la secretaría del Instituto de Estrategia de Seguridad Pública al Washington Post. "Tiene más valor para Vietnam que la compra de 10 submarinos", añadió.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2236 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /internacionales/n283570.htmlC0http://NON-VE