Obama mudo ante la matazón de manifestantes de los militares de Egipto

Obama mudo ante la matazón de manifestantes de los militares de Egipto

Obama mudo ante la matazón de manifestantes de los militares de Egipto

Credito: web

05 de Julio.- La violencia en El Cairo fue silenciada por Washington este viernes, el gobierno de Obama parece estar sopesando su respuesta a la evolución de la crisis egipcia.

El nuevo régimen militar de Egipto se enfrentó a los manifestantes pro-Hermandad Musulmana en una serie de manifestaciones, dejando al menos diecisiete personas muertas, según los informes. La violencia se produjo mientras el ejército declaraba el estado de emergencia en el sur de Suez y en el Sinaí y disolvía la Cámara Alta del Parlamento egipcio.

Pero no hubo críticas de Washington por la violencia en Egipto. El presidente Barack Obama no emitió un comunicado este viernes. Ni el Departamento de Estado ni el Pentágono celebraron sus reuniones informativas y el Congreso estaba en receso después del receso del 4 de Julio.

Detrás del escenario, los funcionarios de la administración Obama trabajaron a través de los teléfonos para atemperar la volátil situación egipcia. El General Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto, habló con su homólogo israelí, teniente general Benny Gantz, este viernes.

Pero la falta de una declaración pública de Washington, contrastó con las denuncias hechas por los líderes regionales. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que "aquellos que dependen de las armas, los que confían en el poder de los medios de comunicación no pueden construir la democracia" y criticó a Occidente por sus "dobles estándares". La Unión Africana suspendió la membresía de Egipto.

La renuencia del gobierno de Obama para vadear más profundo en la crisis egipcia se explica en parte por crucial extensión de los intereses estadounidenses en el país árabe. El ejército egipcio es un baluarte contra la violencia y los envíos de armas a Gaza, el sur de Sudán y el este de África.

Egipto es el destinatario de casi $ 1.500 millones de ayuda anual de EE.UU., sólo eclipsado por Israel como cliente financiero de Washington.

Se supone que esa ayuda no debe darse en caso de un golpe. Pero esos intereses, más que cualquier distinción semántica de la Casa Blanca o el Departamento de Estado para describir el derrocamiento militar del gobierno del presidente electo, Mohammed Morsi, parecen crear dudas en Washington de suspender la ayuda al nuevo régimen militar de El Cairo.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3600 veces.