Colombia: Santos considera que Diálogos de Paz pueden concluir en unos meses

Juan Manuel Santos

Juan Manuel Santos

14 de marzo de 2013.- El presidente colombiano Juan Manuel Santos afirmó este miércoles que quiere dejar el gobierno “cuando haya paz en el país”, y remarcó que los diálogos de paz pueden “concluir el trabajo en unos meses”.

Santos indicó que si se mantiene el ritmo de las conversaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) es "perfectamente posible concluir el trabajo en meses”, y remarcó será el pueblo que decida si aprueba o no el acuerdo final.

Incluso sostuvo que el “proceso va bien y se está trabajando en la construcción de un acuerdo como nunca antes se había hecho en Colombia”.

"Pero aquí hay voces que dicen: este proceso va a fracasar, este proceso es equivocado, cómo es que estamos hablando con esos bandidos. Uno no entiende esas contradicciones", subrayó después de indicar que le impresiona que todos los países lo apoyen sin excepción.

"El Gobierno tiene muy claro que para sentar unas bases sólidas para la construcción de la paz, que impidan que el conflicto se repita, no basta con la dejación de las armas por parte de las FARC", afirmó el primer mandatario en la ciudad de Medellín, centrooeste del país, durante la entrega de un premio al “Empresa del año 2012.

Santos indicó que para esto hay que “realizar transformaciones profundas del campo, que es donde el conflicto echó raíz y se han padecido más duramente sus efectos”.

Incluso, resaltó que se deben establecer garantías reales de participación política para evitar que se repita la “pesadilla de los ochenta y se rompa el lazo entre la política y las armas”. Así refirió al exterminio de la Unión Patriótica, el partido con el que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) iban a ingresar en la vida política del país en el marco de los diálogos de paz con el gobierno de Belisario Betancourt.

En su opinión, además, se debe solucionar de manera creativa el problema “de los cultivos ilícitos y ponerle un dique al narcotráfico”, pese a que hay sectores campesinos que critican al gobierno por no estimular otros cultivos, para que los pequeños agricultores no se vean obligados a dedicarse a esta actividad, como único medio de subsistencia.

“En un escenario de fin del conflicto podríamos acometer unas transformaciones que hoy no son posibles en esa magnitud y en esa profundidad, justamente porque tenemos el conflicto atravesado en el camino", resaltó.

Estos temas están dentro de la agenda de los diálogos de paz con las FARC que se realizan en La Habana, Cuba, para “dejar de matarnos y poder sentar las verdaderas bases hacia la construcción de la paz”.

Además pidió “compresión si persisten los ataques de las FARC porque son los gajes de hablar en medio del conflicto, reglas del juego que nosotros impusimos” en referencia a la negativa de llevar a cabo un cese al fuego, como pidió el grupo insurgente, que frenó sus actividades armadas desde diciembre hasta enero como gesto para que el Estado colombiano se sumara a la iniciativa.

De esta forma se refirió a las conversaciones entre el gobierno y la guerrilla en el marco de la mesa de diálogo que se desarrolla en la Habana desde el 19 de noviembre, cuyo primer tema a tratar es el agrario, origen del conflicto en Colombia.

Con los Diálogos de Paz se intenta cerrar un conflicto con más de 50 años de historia que nace por la concentración de tierras en pocas manos, que hoy tiene al 1,2 por ciento de los propietarios con el 52 por ciento de las tierras del país, y del ingreso, que convierte a Colombia en uno de los más desiguales del mundo con un coeficiente gini de 0,54 ( 0 es el de mayor igual y 1 es de la mayor desigualdad).

Por eso el primer punto de la agenda es el agrario, tema que aún está en discusión y ha motivado cruces entre las dos partes luego de que el gobierno avanzara en la aprobación de un proyecto de ley para restituir a los desplazados por el conflicto (se calcula que son más de cinco millones, según la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento ) sin haber consultado a las FARC y las propuestas realizados en el foro agrario que se realizó en el país.

En relación a la violencia política, la Comisión Colombiana de Juristas sostiene en su informe de 2012 sobre derechos humanos y derecho internacional humanitario que en 2010 se registraron delitos de lesa humanidad, lo que fue ratificado este año por la organización International Action for Peace y un grupo de parlamentarios británicos que visitaron el país y exigieron que sea bloqueado el Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea por las constantes violaciones a los derechos humanos que se registran en el país.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1852 veces.