Cinco españoles se suicidan en menos de una semana por desalojos

Credito: Archivo

13/02/13.-Un hombre de 55 años se ahorcó este miércoles en Alicante, España, antes de ser desalojado por la policía de su casa por el impago de su hipoteca bancaria. Con esta muerte, son cinco los españoles que se quitan la vida por este motivo en menos de una semana, la cifra más grande desde que comenzó la crisis en el país.

El hombre fue hallado sin vida por la policía nacional de Alicante cuando con la Comisión del servicio común de Notificaciones y Embargos hacían efectiva la orden de desahucio que pesaba en su contra por un impago de 32 mil dólares.

La víspera, una pareja de jubilados se quitó la vida con una ingesta masiva de medicamentos ante el anuncio de que iban a ser desalojados de su vivienda, según precisaron en una carta encontrada por el hijo de la pareja.

El anterior había sido un hombre en el país Vasco, quien también dejó una nota a sus hijos donde les decía que se quitaba la vida ante el desahucio y su penuria económica, de acuerdo a lo informado por la plataforma Stop Desahucios.

La quinta víctima de las leyes hipotecarias en España fue un obrero que se arrojó al vacío desde una construcción ante la imposibilidad de pagar las cuotas impuestas por el banco y el inminente desalojo de su vivienda.

Según Stop Desahucios, esta ola de suicidios “están aparejados a la crisis y a una falta de responsabilidad por parte del Gobierno y de las Administraciones. No se están tomando las medidas necesarias para que la situación económica no repercuta siempre sobre quienes menos tienen”.

La organización prefiere denominar a estos suicidios como “asesinatos ya que quien puede evitarlos, el gobierno, no está haciendo nada para impedirlos”. La plataforma estima que en España pueden haber unos nueve suicidios diarios relacionados a la crisis económicas.

Según la ley española cuando una persona deja de cumplir con el pago de su hipoteca, el banco procede a ejecutar un desahucio y se queda con el inmueble, sin que esto implique el finiquito de la deuda. Es decir, el ciudadano pierde su casa y tiene que continuar pagando al banco las cuotas y los intereses impuestos al momento de otorgarle el crédito hipotecario.

Stop Desahucios consiguió que el Congreso español aceptara tratar una norma que “frenaría los desalojos y establecería un carácter retroactivo de la dación (del inmueble) en pago como mecanismo para saldar las deudas hipotecarias”. La iniciativa fue respaldada por un millón y medio de firmas y tuvo la resistencia del Partido Popular (PP), fuerza que gobierna al país, hasta último momento.

Esta sería la segunda vez que se toma una medida sobre el tema ante una ola de sucidios. La última había ocurrido el año pasado cuando el gobierno de Mariano Rajoy suspendió por dos años los desalojos para una parte de los 400 mil afectados por la ola de desahucios originados en la explosión de la burbuja inmobiliaria. Sin embargo, este decreto de ley no contempló a todos los afectados, razón por la cual las órdenes de desahucio continúan llegando a los cada vez más desesperados ciudadanos.

La medida abarca sólo a quienes no superen en tres veces el nivel de renta de 715 dólares al mes y cuya cuota hipotecaria sobrepase el 50 por ciento de los ingresos netos. También están contemplados las familias numerosas o con menores de tres años, madres o padres con dos hijos menores a su cargo, personas con incapacidades para trabajar, y desempleadas que hayan sido víctimas de violencia de género, pero no los jubilados.

Por otro lado, se estima que 400 mil familias españolas han sido expulsadas de sus hogares desde que comenzó la crisis. Según especificó Congreso Nacional de Psiquiatría del país, el 32 por ciento de los suicidios en el país se dan por problemas económicos.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2485 veces.