Sindicatos contra medidas de austeridad

Nueva huelga paraliza a Grecia

El gobierno griego solicita fondos para auxiliar a los bancos y no al pueblo

El gobierno griego solicita fondos para auxiliar a los bancos y no al pueblo

Credito: Archivo

Atenas, noviembre 6 - Decenas de miles de griegos comenzaron una huelga de 48 horas el martes para protestar contra una nueva ronda de medidas de austeridad, que según los sindicatos perjudicarán aún más a los pobres y llevarán a la alicaída economía al colapso.

Los paros fueron convocados por los dos principales sindicatos griegos, y son los terceros en dos meses contra los recortes de gasto y las reformas que el primer ministro Antonis Samaras lleva el miércoles al Parlamento con el objetivo de que su aprobación desbloquee la ayuda internacional.

El transporte se vio seriamente afectado en todo el país y los colegios y oficinas gubernamentales locales permanecieron cerradas. Los hospitales estaban funcionando con personal de emergencia.

El Gobierno ha implorado a los griegos que soporten los recortes para evitar una bancarrota nacional, pero un tercio del país está sin empleo, los niveles de pobreza y suicidios están aumentando y muchos están extremadamente molestos con la clase política.

Atenas necesita la aprobación parlamentaria a un paquete que incluye reducir las pensiones en casi un tercio y desechar las primas por vacaciones, todo para asegurar que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional les prestan más de 31.000 millones de euros (40.000 millones de dólares) en ayuda, buena parte de las cuales se usarán para apuntalar a los bancos.

La huelga coincide con la votación en el Parlamento que se llevarán a cabo el miércoles, cuando se espera que el Gobierno obtenga un respaldo a unos recortes y reformas laborales que el partido más pequeño de la coalición de Samaras se ha negado a apoyar.

"Hacemos huelga el martes y el miércoles para enviar un mensaje al Gobierno - ¡estas medidas no deben aprobarse!", dijo Nikos Kioutsoukis, secretario general del sindicato del sector privado GSEE, que convocó la huelga junto con el sindicato del sector público ADEDY.

"Es inaceptable que la gente tenga que pagar por los fondos que los banqueros están consiguiendo del Estado", añadió.

La policía reforzó la seguridad para las manifestaciones que recorrerán Atenas.

La deuda pública del país rondaría un 189 por ciento del Producto Interior Bruto para el próximo año y se espera que Atenas no llegue a cumplir los objetivos del último rescate acordado con la troika del FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1339 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas