Se enciende EEUU

Perla Republicana: "Embarazos por violación son porque Dios quiere que pasen"

Richard Mourdock

Richard Mourdock

Washington, octubre 24 - La nueva polémica sobre el aborto en la campaña estadounidense vuelve a tener firma republicana, y de tanto deslindarse del tema el candidato Romney ya parece demócrata.

Si en agosto un congresista de ese partido dijo que "si se trata de una violación legítima, el cuerpo de la mujer tiene mecanismos para cerrarse del todo” y prevenir el embarazo, ahora es el candidato al Senado por Indianapolis el que ha dicho que los embarazos provocados por una violación son "algo que Dios quiere que pase". El debate sobre la interrupción del embarazo vuelve así a la carrera presidencial a solo 15 días de la cita electoral.

El político Richard Mourdock pronunció la polémica frase este martes en un debate en el Senado, en el que aseguró que la vida comienza con la concepción y mostró su férrea oposición al aborto, salvo cuando la vida de la madre esté en peligro. "Le di muchas vueltas pero me he dado cuenta de que la vida es un don de Dios, y creo que incluso cuando la vida comienza en esa situación horrible de una violación, es algo que Dios quiere que suceda", dijo.

Lo que sucedió fue una tremenda reacción en cadena.
El líder republicano, Mitt Romney, se apresuró a poner distancia de las declaraciones de Mourdock, pero las críticas arreciaron desde las filas demócratas.

El presidente del Partido Demócrata en Indiana, Dan Parker, emitió un rápido comunicado: "Como católico provida estoy aturdido y avergonzado de que Richard Mourdock crea que una violación es algo que Dios quiere que suceda". "Las víctimas de violación son víctimas de un acto extremadamente violento y el mío no es un Dios violento. ¿Necesitamos más pruebas de que Richard Mourdock es un extremista?", dice Parker en la nota.

Desde la campaña de Mitt Romney, la portavoz Andrea Saul aseguró que "el gobernador no está de acuerdo con los comentarios de Richard Mourdock, ya que no reflejan sus puntos de vista".

El candidato ha dicho en varias ocasiones que se opone al aborto, salvo en los casos de violación, incesto o para salvar la vida de la madre. Además, se ha comprometido a ser un "presidente provida" y su plataforma presidencial apoya la revocación de la decisión de 1973 del Tribunal Supremo de legalizar el aborto, dejando que la decisión dependa de los Estados.

El tema ya está ahora en el centro de la campaña estadounidense, tal y como sucedió el pasado mes de agosto tras las declaraciones del también candidato al Senado, Todd Akin, sobre las violaciones "legítimas". La oleada de críticas llevó entonces a Akin a pedir disculpas, pero se negó a dejar la carrera política pese a las presiones que recibió de parte de su propio partido.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3268 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /internacionales/n216870.htmlCUS