Rusia señala que occidente defiende solo sus intereses geopolíticos

China: Occidente ejerce presión solo sobre una de las partes en Siria

Li Baodong

Li Baodong

Ginebra, julio 19 - El embajador de China ante la ONU, Li Baodong, acusó a los occidentales de querer ejercer presión "solo sobre una de las partes", algo que "no ayuda a resolver la crisis y agravará el caos y ayudará a que éste se extienda a los otros países de la región".

El proyecto de resolución vetado, que también preveía el mandato de la Misión de Observación de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS) por 45 días más, amenazaba con la aplicación de sanciones bajo el Capítulo VII de la Carta de la ONU si el régimen no repliega antes de diez días sus tropas de los centros urbanos y detiene el uso de armamento pesado.

Por su parte Rusia vetó hoy igualmente en el Consejo de Seguridad de la ONU el proyecto de resolución occidental que amenazaba con imponer sanciones al régimen sirio en un intento de evitar una intervención militar en Siria, dijo el embajador ruso, Vitaly Churkin, al explicar el sentido de su votación.

"Simplemente no podemos aceptar un documento bajo el Capítulo VII (de la carta de Naciones Unidas), ya que abriría la puerta a sanciones de presión y a una intervención militar extranjera sobre los asuntos internos de Siria", dijo Churkin ante los miembros del Consejo de Seguridad tras ejercer, junto a China, su derecho a veto.

Frente a once votos afirmativos -EE.UU., Francia, Reino Unido, Alemania, Portugal, Colombia, Guatemala, India, Azerbaiyán, Togo y Marruecos- y las abstenciones de Sudáfrica y Pakistán, Rusia y China evitaron una vez más que el máximo órgano de decisiones de la ONU presione al régimen de Bachar al Asad para frenar la violencia.

"Esta votación jamás se debería haber producido. Quienes presentaron la propuesta sabían perfectamente que no había ni una sola posibilidad de que la apoyáramos", dijo Churkin, quien acusó a los países europeos del Consejo y a Estados Unidos de emitir declaraciones "inaceptables" tras el doble veto ruso y chino.

Aseguró concretamente que los países occidentales han apostado por defender "sus intereses geopolíticos, que no tienen nada que ver con las aspiraciones del pueblo sirio", lo que "ha conducido a la escalada de un conflicto que tiene ya proporciones trágicas, en vez de intentar solucionar la crisis siria de manera política".

Ante el veto, Reino Unido prepara hoy un proyecto de resolución para lograr "una ampliación final" de la UNSMIS por treinta días, en un intento de salvar por el momento la misión de los observadores -su mandato expira mañana-, informaron a Efe fuentes diplomáticas.

El texto que preparan los británicos es breve, no contiene referencias al Gobierno ni a la oposición, y simplemente alarga el mandato de los observadores por treinta días siguiendo las recomendaciones del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Sin embargo, asegura que sólo contemplará una posterior extensión si se confirma el completo cumplimiento de las resoluciones anteriores del Consejo en las que se pedía el detenimiento del uso de tropas contra centros urbanos en Siria y el cese de armamento pesado.

Rusia, que había propuesto una ampliación de ese mandato por tres meses, pidió tras su veto que se logre "una resolución no politizada", en palabras del embajador Churkin, para extender la labor de los observadores, una iniciativa respaldada por otros países.

La embajadora de Estados Unidos, Susan Rice, condenó con vehemencia el veto de Rusia y China, pero después se mostró, en declaraciones a la prensa, favorable a ejercer "una última ampliación" al mandato de los observadores para que su previsible posterior retirada se produzca de manera ordenada.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2230 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas