Premian al FMI

Los países del Norte se plantean fortalecer al FMI, que no alertó firmemente sobre la crisis financiera, no instó a que se tomaran las medidas que podrían evitarla, ni presionó al país con el mayor desorden fiscal y monetario del mundo: EEUU. No falló ni se equivocó pues asistimos a la mayor y más acelerada acumulación de capital financiero de la historia.

Arruinó la economía real. Sobre esa base tomaron cuerpo la especulación financiera y los “productos” financieros, que no generan bienes ni empleo. Sí multiplicadas ganancias. Ahora en EEUU los banqueros están apropiándose de los impuestos y obteniendo mil millonarios beneficios.

Con la complicidad de centros de poder del Sur, impuso recortes presupuestarios, privatización de servicios de salud, educación, agua; eliminación de subsidios que favorecían a los pobres; la liberación del comercio que destruyó los mercados locales y regionales; arruinó relaciones solidarias y convivenciales como la familia extendida, estimulando el individualismo; abrió nuestros mercados y dislocó los aparatos productivos, para acelerar la globalización capitalista y la mundialización de la pobreza, provocando una caída de la demanda efectiva mundial, la desaceleración de la economía real y la destrucción del planeta..

Frente a la crisis, los países del Sur se hunden aplicando políticas recesivas, que conducen al empobrecimiento de la gente y de la tierra.

Es imprescindible entonces romper el monopolio del crédito que tienen los países del Norte, fortalecer el Banco del Sur, avanzar hacia una moneda común, hacia la centralización de las reservas monetarias, hacia la posibilidad de emitir Derechos Especiales de Giro regionales, e inyectar liquidez a nuestras economías, para salirnos de los recortes presupuestarios, el incremento de los impuestos indirectos, los daños a la naturaleza, e impulsar el desarrollo endógeno y comunitario, producir alimentos, liquidar la corrupción y la ineficiencia.

Además hay que eliminar el carácter del dólar como moneda de reserva e impedir que EEUU continúe estafando al mundo financiando su déficit imprimiendo billetes. Hay que obligar al FMI a que rinda cuentas, no ante los banqueros sino ante la ONU.

Tienen la palabra los consejos comunales. El planeta y la gente conservan la esperanza.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1041 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a75379.htmlCUS