Con Cuba, ni garrote ni zanahoria

Nuestra América parece estar viviendo otra vuelta a las dictaduras, igual de feroces –aunque con nuevo y variado estilo. Cuando, desde los 50 comenzaron a emerger gobiernos nacionalistas, de corte progresistas, Estados Unidos intensificó su método directo de invasión o de armar golpes de estado manejando a las ultraderechas y gobiernos conservadores en los países del Sur.

La influencia de la Revolución cubana –que trataron de impedir a toda costa- se les fue de las manos, y desarrollaron entonces desde el imperio, una amplia gama de métodos del horror; centenares de intentos de magnicidio a los dirigentes de la revolución -especialmente a Fidel-, bombardeos, quemas de cañaverales, y ataques a pueblos cercanos al mar, sabotajes a la economía, infiltraciones de bandas armadas, alimentación financiera y asesoramiento a organizaciones armadas en Miami, entre otros derroches de imaginación macabra, todo esto con un despliegue de campaña mediática demonizando a la Revolución.

Ante el eco que tenía en el Sur el ejemplo de Cuba desarrollaron su Escuela de las Américas, fábrica de torturadores y asesinos de pueblos, que alimentó la Operación Cóndor con el fin de aniquilar todo pensamiento de izquierda, dando como resultado la desaparición y muerte de cientos de miles de personas en todo el continente, una masacre continental de dimensiones que aún no han podido calcularse.

Cuando sorprendió nuevamente un gobierno de izquierda, esta vez por vía electoral, con el gobierno de la Unidad Popular en Chile 1970, la CIA multiplicó y desarrolló sus métodos de desestabilización, hasta el golpe de Estado militar, que terminó con el ataque por tierra y aire al Palacio de La Moneda donde se encontraba el Presidente Constitucional Salvador Allende. Al llegar otra nueva revolución en 1979, la Sandinista, Nicaragua sufrió una guerra sucia de desgaste organizada nuevamente desde la Casa Blanca.

El saqueo de América desde los Estados Unidos tuvo nuevo aire con el neoliberalismo y su mecanismo económico para amarrarnos sin salida: el ALCA; confiado en el monopolio mediático y de información y de la expansión de su American way of life, el imperio sintió que podía dejar que fluyeran las "democracias", a fin de cuentas la mecánica estaba clara: los partidos de magnates se pasarían el cetro para repartirse el botín nacional, alternando de la oficialidad a la oposición con un rótulo que diría liberales y conservadores aunque se tratara siempre del mismo juego.

Pero llegaron Hugo Chávez, y Lula, Correa, y los Kirchner, y Evo, y Mujica…y llegaron los pueblos infiltrando sus representantes en la maquinaria establecida para los ricos, y no lo pudieron creer; parecía el imposible. Les tomó tiempo reaccionar ante la dimensión del problema, habían inventado las "democracias" que ahora se les revertían. Se centraron en Chávez con todo, incluyendo el golpe militar, pero no pudieron, y creció la ola de una América Nuestra y Nueva; pasaron entonces a la ofensiva, incrementaron la campaña global en las transnacionales de los medios masivos, reforzaron la guerra económica, desarrollaron los golpes "blandos" pero insuficientes; así llegó Honduras y su golpe como también el golpe parlamentario en Paraguay, además de muchos intentos infructuosos; pero la América sigue integrándose y hay que parar eso, y parece que ha llegado la hora. La orden a las oligarquías es tumbar sin barniz todo atisbo de izquierda, y los viejos métodos se unifican: Argentina y Venezuela, en apenas unos meses, han pasado a la contraofensiva de la derecha, sin piedad; cerrando medios de comunicación (los pocos que tienen los pueblos), despidos masivos, asesinatos y encarcelamiento de líderes, guerra económica y paramilitarismo sin miramientos ni máscaras, abiertamente. Echar a un lado toda simulación de "democracia", hay que borrar a toda costa ese izquierdismo integrador en el continente.

Por supuesto que la Revolución cubana no está fuera del plan del imperio, todo lo contrario: de manera que es líder espiritual, moral, y en la práctica de todo este proceso integrador, y que no han encontrado en casi 60 años la manera de derribarla (con todo ese variopinto y sofisticado sistema de tumbar gobiernos), ahora dan el abrazo del oso, con la política del "buen vecino".

Como no tienen su filito en los medios masivos nacionales (cosa que han tratado desde Miami, y ahora están buscando"alternativamente" en el país ) y que en la economía no poseen a una oligarquía que les cree dentro la guerra que desde afuera llevan décadas haciendo mediante el bloqueo, quieren lograrlo por las "buenas", por la seducción y la construcción de una "clase media " que sirva a sus propósitos.

Pensaron que con sus migajas Cuba se mantendría al margen del enfrentamiento a la contraofensiva que se recrudece contra los gobiernos de izquierda latinoamericanos, lo cual sería un golpe moral a la integración. Por supuesto que aceptamos el reto del diálogo y la convivencia civilizada, y todo lo que pueda analizarse y mejorarse de común acuerdo –de tú a tú- viene bien, ojalá quiten el bloqueo, se retiren de la zona de Guantánamo que usurpan desde hace más de un siglo, renuncien a financiar la subversión y que podamos llegar entonces a ese status privilegiado de adversarios que se respetan y conviven en paz, colaborando en todo lo que podamos para el bien de nuestros pueblos. Y podemos incluso aspirar a más, no hay por qué pensar que este imperio sea eterno.

No pudieron con garrote y no podrán con zanahoria. No porque cambien de estrategia Cuba cederá en su empeño integrador martiano, ni dejará de alzar su voz y su acción por los pobres de la tierra y condenar los crímenes que se cometen contra los pueblos.

Como dicen Silvio y Pablo en su canción a la Revolución cubana:

No la perderé, ni la mayor riqueza arrancará

una concesión a este clamor repartido.

Y se encontraran los del machete aguerrido

con el último héroe que hasta hoy se ha perdido.

Todos gritarán: "será mejor hundirnos en el mar

que antes traicionar la gloria que se ha vivido"

Me he extendido con lo que pretendía ser una introducción a un estremecedor texto de Joel Suárez, acerca del asesinato de la luchadora indígena Berta Cáceres que quiero replicar.

BERTA INMENSA

Por Joel Suárez

Me levantó con sobresalto una llamada a las cuatro de la madrugada. Desde Nicaragua un amigo español-nica-salvadoreño, internacionalista de vieja data, amigo de todos y todas, en gritos de rabia y llanto, me atravesaba con la terrible noticia. Ella fue de nuestra familia, encontró en nosotros un hogar y solidaridad, no sólo en el Centro. Las redes que animanos, la de educadores y educadoras populares y la ecuménica Fe por Cuba, desde muy temprano en la mañana comenzaron, en sus correos y llamadas, a desatar los hilos de afectos y del testimonio de sus encuentros con el COPINH, con ella y sus hijos. Marilyn desde El Salvador patea de rabia. Pareciera que ahoritica mismo, Ricardo, el santiaguero y Cadir, el camagüeyano, nos remitieran desde Honduras las fotos de su encuentro con COPINH y Berta allá en tierra hondureña. Y también acostumbrados a ver el mundo desde la pacificación de la existencia que han signficado todos estos años aquí en la isla, junto a la épica del encuentro, nos alcanzaron su preocupación por ella, por ellos, por sus vidas. Apenas fue en noviembre.

No recuerdo ya dónde la vi por primera vez, creo que fue en los intentos de reconstruir la solidaridad Norte-Sur, con la gente de EPICA y el parto luego de la Convergencia de los Pueblos de las Américas (COMPA); luego vinieron los días de la Campaña contra el ALCA, y desde ella y la energía y movilización que desató, la campaña contra la militarización de las Américas, el evento allá en la Utopía de lodo y tortillas con frijoles, en La Esperanza, Intibucá, la movilización frente a la base gringa en Palmerola; las movidas a los foros sociales, los Talleres Internacionales de Paradigmas Emancipatorios, y otros empeños solidarios y de resistencia. Alba Movimientos, la articulación, contó con su aliento. Vocera del grupo de trabajo sobre militarización, presentó nuestras conclusiones al Papa Francisco en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares en el Vaticano. Procurándole resguardo y bendición de primera mano ya la habíamos encomendado para el grupo de bienvenida. De nada le valió. La prensa oligárquica de su país, a tono con su familia transnacionalizada, ignoró la foto. Chocaba con amenazas y planes contra ella. Ni siquiera ante la santidad de una hija de Dios, que tenía como encomienda del sumo pastor rezar por él y cuidar la casa común, se detienen los sicarios al servicio de proyectos del capital transnacional.

Fue amazando, con su cultura de pueblo lenca y las exigencias ancestrales de defensa de la soberanía del territorio y el cuidado de la Madre Tierra, para sumar a sus resistencias y la de su gente, la lucha contra el patriarcado y la opresión de las mujeres. Tuvo costos que enfrentó con dignidad. Fue una convicta y confesa creyente en la solidaridad de los pueblos, por abajo y a la izquierda, de gestos y actuaciones bien lo saben los cubanos, colombianos y de antaño, los salvadoreños. Puso en alto la voz de la resistencia en el púlpito de nuestra Iglesia Bautista Ebenezer, aquí en Marianao, en La Habana. La recuerdo hormiguita durante las jornadas de movilización contra el golpe en Honduras, tuvo todo nuestro apoyo en todos los órdenes. Y la única medida de seguridad que tomó, bajó tanta amenaza, fue que sus hijos Salvador, Laura, Camilo y Bertica, de a poco, viajaran al exterior a estudiar. Claudia Korol y Buenos Aires recibieron a Laura y Salvador. Sancti Spíritus acogió a Bertica. Ella los alimentó cuanto pudo con ternura de madre y de compañera de retoños crecidos, les estimulo permanentemente al compromiso militante con la justicia y con su pueblo lenca. Doña Berta, su mamá, con quien hablé hace un rato, curada de tanto dolor desde los duros años ochenta en su Honduras y Centroamérica, terminó de crecer a Berta en el cuidado solidario de refugiadas salvadoreñas. Inquebrantable mujer de fe y catocilismo popular, en sus días de hospitales y cuidados en La Habana, encontró aquí, desde una humilde ecumenía que se robustece aún con golpes, años y achaques, las bendiciones de un pastor bautista y de un sacerdote argentino, sobreviviente de secuestros y dictaduras.

La última vez que nos juntamos a comer en nuestro hogar, su sonrisa era cómplice del retozo de Luna y los primeros pasos de Alba. Sobre la mesa, la alegría revoloteba dispuntándole a "los potros de bárbaros Atilas; o (a) los heraldos negros que nos manda la Muerte".

La última vez que nos encontramos en La Habana, amigos y amigas hablamos con ella de esa posilidad, la alegría resentía por los golpes de bárbaros Atilas a su gente y a sus ríos, pero nos dijo "esta duro compita, puchica madre, toca enfrentar esos malditos".

Ella fue inmensa en su compromiso, inmensa en su humildad y sencillez, tremenda en su solidaridad, no siempre los revolucionarios alcanzan esa estatura. Parece que le es más dado a las revolucionarias. Por eso hoy ha sido unánime el sobrecogimiento, la rabia e indignación, los trabajadores y trabajadoras de la cocina de nuestro Centro sintieron que faltaba una comensal en la mesa, todos sabían a quién habían asesinado, bastó una simple mención y entre nosotros, nosotras cruzaba una mirada húmeda, una palmada en el hombro. Allí se iniciaba el camino de la resurrección.

Joel Suárez Rodés. Activista, es Coordinador General del Centro Memorial Dr. Martin Luther King, Jr.

Fuente: https://lapupilainsomne.wordpress.com/2016/03/06/con-cuba-ni-garrote-ni-zanahoria-por-fidel-diaz-castro/


Esta nota ha sido leída aproximadamente 656 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /internacionales/a224500.htmlC0http://NON-VEca = .