Todo el que va a Nueva York se pone embustero y ni que apele a Bolivar o a Papa Dios

Desde que vino de Nueva York, Capriles se puso tan embustero que apena y consterna; helo ahí echándose de bolivariano y es un soberano abuso coger de machomo a nada más ni nada menos que al Libertador Simón Bolivar.

Pobrecito el tipo, Capriles, pobrecito, muñequito con hilos, pudo formular a Papá Dios como epónimo de su comando de campaña pero, de acaso haber tenido una pizca de respeto hacia sí mismo, pudo evitar caer en tan tamaña contradicción: ofender a Bolivar y, luego, enarbolarlo.

Mayor provocación, imposible; como si el pueblo venezolano no recordara su hándicap de ya a sus casi cincuenta años no haber tenido a una mujer de compañera, Nicolás se lo recordó abiertamente, hace poco, cuando le dijo: “Tengo esposa y tengo hijos y nietos”

Los hombres somos nada si no tenemos a una mujer a nuestro lado, aunque sea para pelear y, un hombre incompleto no sirve para ser Presidente.



[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 802 veces.