Yoani Sánchez y antifidelismo en Venezuela

Como se sabe, el antifidelismo es una de las principales marcas de fábrica de la derecha mundial. Todos los movimientos contrarrevolucionarios de América Latina, todos los golpes fascistas, todos los partidos neoliberales son anti-fidelistas. Y esto tiene una razón de ser muy simple: todos son aliados y sirvientes del imperialismo. Por ello no es de extrañar la onda anti-fidelista que recorre a la contrarrevolución en Venezuela, tomando como actual asidero la amorosa atención médica que ha recibido Chávez en Cuba y la insistente matriz mediática de que Venezuela está siendo gobernada desde Cuba, y de que ese país, faro de la lucha antiimperialista mundial en los últimos cincuenta años, hace injerencismo en nuestro país.

El antifidelismo se ha convertido además en uno de los ápices de la actual conspiración contrarrevolucionaria de la derecha del patio. La reciente y fracasada incursión del grupete de jóvenes fascistas ante la embajada cubana es muestra de ello. Y luego está el incidente de Puerto Ayacucho, donde un grupúsculo aun más pequeño, conformado por tres militantes de la derecha, quemó la honrosa bandera cubana y repartió volantes con mensajes claramente subversivos que decían, por ejemplo, “Muerte a la Quinta República” y “Maduro usurpador”. Los tres energúmenos fueron apresados por la Guardia Nacional Bolivariana y serán presentados ante un tribunal. Aunque quemar una bandera no está tipificado como un delito, sí lo están los llamados al desconocimiento de las autoridades legítimas del Estado, como los que fueron hechos en los panfletos repartidos por el trío fascista.

Ante la conspiración en marcha, es indispensable mantener la actual ofensiva de calle de la Revolución, que se ve poderosa ante la escasa convocatoria callejera del fascismo. En ese sentido es importante el llamado que hizo el dirigente socialista Aristóbulo Istúriz, quien convocó a toda la militancia del Partido Socialista Unido de Venezuela y a las organizaciones políticas aliadas a mantener tomadas las calles del país para enfrentar los intentos de la derecha: “Nosotros no podemos bajar en ningún momento la ofensiva política con la que venimos, una ofensiva de calle que tiene que ver con lo político y tiene que ver con la gestión”.

En esa perspectiva, y si este artículo llegara a algún oído receptivo, proponemos una gran manifestación de agradecimiento, solidaridad y desagravio ante la embajada de Cuba revolucionaria en Caracas. Esto sería además importante en momentos en que la contrarrevolucionaria y agente imperial cubana Yoani Sánchez se encuentra realizando una gira internacional financiada por el Imperio y que la ha llevado a Brasil, y la llevará a Argentina, México (donde participará significativamente en una reunión de la SIP), Estados Unidos, Canadá, Perú, España, Italia, Polonia, Alemania, República Checa, Países Bajos y Suiza. Como se ve, una mayoría de los países visitados por esta agente imperial están regidos por gobiernos de derecha. Ya en Brasil grupos revolucionarios protestaron activamente contra la visita de Sánchez.

Según informa el graduado de la Sorbonna y profesor universitario Salim Lamrani, en un artículo titulado “La gira mundial de Yoani Sánchez”, que circula en Internet, Sánchez “tras vivir dos años en Suiza, decidió regresar a Cuba e integrar el universo de la disidencia. En 2007, creó el blog Generación Y -¡traducido al menos a 18 idiomas!- en el cual fustiga de modo virulento el sistema y el gobierno cubanos. Su nueva actividad ha sido coronada de éxito. En el espacio de unos años, Sánchez recibió múltiples distinciones, todas financieramente remuneradas. En total, la bloguera ha recibido una retribución de 250.000 euros, es decir un importe equivalente a más de 20 años de salario mínimo en un país como Francia, quinta potencia mundial, y a 1.488 años de salario mínimo en Cuba…A ello se agrega el salario mensual de 6.000 dólares que le otorga la Sociedad Interamericana de Prensa, que agrupa los grandes conglomerados mediáticos privados del continente, y que decidió nombrarla vicepresidenta regional por Cuba de su Comisión de Libertad de Prensa e Información. El diario español El País también decidió nombrarla corresponsal en La Habana y le paga un buen salario”. Es decir, que la contrarrevolución es para esta canalla un excelente negocio, que la ha convertido en una persona absolutamente privilegiada en Cuba.

Según Lamrani, “El gobierno de Estados Unidos, cuyo objetivo abiertamente expresado es un cambio de régimen en Cuba mediante el financiamiento de una oposición interna, ha hecho de Yoani Sánchez su prioridad. Considera, en documentos confidenciales publicados por Wikileaks, que ‘Yoani Sánchez puede desempeñar un papel a largo plazo en una Cuba post-Castro’. De hecho, la opositora cubana está en estrecha relación con la diplomacia estadounidense en Cuba, como señala un cable clasificado ‘secreto’ por su contenido sensible. La administración Obama valora mucha a la bloguera cubana, como lo demuestra la reunión secreta que tuvo lugar en el apartamento de la opositora con la subsecretaria de Estado estadounidense Bisa Williams durante su visita a Cuba entre el 16 y el 22 de septiembre de 2010”.

Lamrani refiere que Michael Parmly, antiguo jefe de la diplomacia estadounidense en La Habana, que se reunía regularmente con Yoani Sánchez en su residencia personal como lo indican los documentos confidenciales de la SINA, expresó su preocupación respecto a la publicación de los cables diplomáticos estadunidenses por Wikileaks: “Me molestaría mucho que las numerosas conversaciones que tuve con Yoani Sánchez se publicaran. Ella podría pagar las consecuencias toda la vida”. Lamrani añade: “La pregunta que viene inmediatamente a la mente es la siguiente: ¿cuáles son las razones por las que Yoani Sánchez estaría en peligro si su actuación, como ella afirma, respeta el marco de la legalidad?”. Aquí no hay, pues, ninguna duda de lo que representa este funesto personaje, a quién sirve y quién costea sus acciones contrarrevolucionarias. Es de la misma estirpe de los mozos fascistas del patio, aunque, a decir verdad, no tan torpe como ellos.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1543 veces.