O Dios no puede con el Vaticano o el Vaticano le tomó la medida a Dios

Un frio glacial y un ambiente de muerte recorren el mundo católico cada vez que desde el Vaticano se anuncia alguna noticia porque no hay un espíritu saludable que lo informa o un sano propósito de cambio en su existencia; conspiraciones, asesinatos, violaciones, corrupción entre los masones, Opus Dei, cuervos, renuncias de Papas, manipulación entre los Cardenales, Obispos y sacerdotes por dinero e influencia política son los mismos hechos que, en una y otra hipótesis por grotescos e insólitos atraen la atención mundial porque no hay un Dios detrás de ellos.

La renuncia de Benedicto XVI estaba firmada hace tiempo atrás, o era eso o su muerte por un ataque cardiaco, también listo, tal como le ocurrió a Juan Pablo I en 1978, Papa que quiso combatir la corrupción dentro del banco vaticano y desde la secretaria general restándole influencia a los masones, cuervos y Opus Dei, quienes se turnan gobernando la sede de San pedro y son el verdadero poder detrás del Papa.

Cuando el mayordomo entrego a la TV italiana en el 2012 la copia de un cheque por 100.000 euros donados por la Universidad Católica de Murcia y unas cartas privadas enviadas al Papa por el nuncio en Estados Unidos, Carlo María Vigano en la que denunciaba la corrupción, prevaricación y mala gestión en la administración vaticana a Benedicto XVI, salió a la luz pública la conspiración que ocurría dentro de la santa cede contra el Papa y por el poder entre los tradicionalistas que quieren que la iglesia se quede tal como esta para que los recursos materiales y económicos fluyan a las mismas manos que han recibido por siglos las donaciones de los pueblos.

Ahora, tras la renuncia de Joseph Ratzinger como Papa Benedicto XVI, formalizada desde el 28 de febrero aduciendo cansancio físico y mental además de requerir una vida más tranquila por el marcapasos que lleva en su corazón, es el mejor pretexto para ocultar que ningún Papa ha podido limpiar la corrupción establecida en las Curias e Iglesias afectadas por las miles de denuncias de abusos sexuales a menores de edad ocurridas en todo el mundo que se conocen solo en los últimos 60 años y que afecta también al hermano de Benedicto XVI a su vez protegido por Juan Pablo II.

¿Cuál es la labor de Dios, en el Vaticano con la moral, la palabra y obra de Jesús desmoronándose desde hace 2.000 años ininterrumpidamente? Puedo decir que solo tiene valor dentro de ese mundo corrupto de las Curias por manipulador y amoral que practica un gran porcentaje de la jerarquía católica.

La mezcla de méritos y deficiencias en la religión católica así como esta no puede hacer frente a un mundo cada vez más laico en donde los embarazos no deseados, matrimonios del mismo sexo, legalización de la marihuana, utilización del Internet, de otras tecnologías y experiencias pesan en su existencia pero que forman parte de la nueva cultura mundial, nos permiten decir o Dios no puede enderezar el Vaticano o el Vaticano le tomo la medida a Dios.

Sin los nuevos cambios culturales que la iglesia se niega a aceptar y Benedicto XVI sin carisma y sin la enorme publicidad que rodeo a Juan Pablo II desde el intento de asesinato en 1981 para convertirlo en el Papa viajero leal aliado de Washington, capaz de influenciar desde Polonia el derrumbe del Pacto de Varsovia 1989 modificando la geopolítica mundial con Rusia, apoyando el levantamiento del sindicato solidaridad e impulsando la presidencia de Lech Waleza para minar paulatinamente los gobiernos de Rumania, Bulgaria, Checoslovaquia hasta lograr la caída de la URSS en 1991. Joseph Ratzinger es muy poco lo que puede hacer para amular lo hecho por Juan pablo II.

Juan Pablo II fue un líder político a nivel planetario de la mano de la CIA en las décadas de los 80 y 90, combatió a los curas progresistas en Nicaragua, El Salvador, sanciono y expulso a los sacerdotes a favor de la teología de la liberación en Ecuador, Perú, Brasil, México, es decir, el Papa Juan pablo II fue impuesto por la política internacional después de envenenar a Juan Pablo I en 1978, entre otras cosas, porque, se propuso sanear la corrupción existente en el Vaticano.

En la historia moderna nunca Papa alguno tuvo tanto protagonismo en la política internacional, es obvio suponer que el actual Papa poco o nada puede hacer para pertenecer a la mafia internacional que apoya a la mafia que camina por los pasillos de San Pedro, peor aún, con una Italia sumida en la crisis económica por el euro y política por Berlusconi.

Para nada será mejor o peor un nuevo Papa latino o negro como se nos pretende vender si este desde su gestión no puede cambiar la estructura de la Iglesia, desde los sacerdotes que elijan a sus obispos, permita el sacerdocio de las mujeres como el matrimonio y ahí si por convicción regresen a la práctica del evangelio para que el tiempo elimine la putrefacción que rodea a la Iglesia católica.

La mayoría de las Iglesias enjoyadas con oro flotan a la deriva sin fe y sin principios morales, llevan siglos manejando una parte de la cultura con la muerte, y, el amor, la ética que son más fuertes que la muerte, con la Iglesia es como si no existieran como si nunca hubieran existido porque el mundo subsiste tal como está ignorante, pobre y sufrido, realidades que seguirán abarcando edades sin número.

La mayoría de los cardenales parecerán dementes si se niegan a dar paso a la tecnología, a las nuevas culturas que rigen las sociedades para que la conducta y cultura del católico, mayoría situada en las Américas, sepa discernir lo bueno nuevo de lo viejo malo y no sea una opinión tan ociosa e intrascendente como lo es ahora opinar de la Iglesia; esa religión así manipulada ya no pega en los jóvenes por el desgaste moral y generacional de los miembros de la Jerarquía Eclesiástica, su estado está entrando en una pestilente putrefacción.

No hace falta un terremoto para destruir la estructura de la Iglesia vaticana porque ya sus cimientos están destruidos, apenas sostenidos por un pequeño grupo de infelices ricachones cómplices de la mentirosa gestión sacerdotal.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1885 veces.