Se nos va el papa Benedicto XVI

Amanecimos compungidos mas no tristes, aunque como devaluados que quedamos después de un viernes más que tendrá antecedentes para nuestra historia que nos meterá en el laberinto de la pobreza por las medidas económicas impuestas por los personeros del Gobierno que sabiendo quienes son los que abusan soltando el dólar paralelo en el mercado negro en el país: se fueron por lo más fácil que no resolverá en sí ni acabará con ese problema económico, pero allá ellos con su blablá especulativo-regenerativo y quién sabe si cómplice.

Y después de cargar con ese peso nacional como cruz de castigo con la que se jugó un poco con la paciencia del venezolano de alejar el dólar del bolívar con su tanto por ciento por días, nos llega la sorpresiva noticia de Italia que, Benedicto XVI (en latín, Benedictus PP. XVI) renuncia a su papado por vejez y cansancio, ya que le pesan los años, quizás de ver y de enterarse de tantos actos impúdicos e impíos dentro de su iglesia católica-apostólica-romana y no poder encaminarla como debe ser por los caminos laboriosos del buen dios y de los pobres desorientados: se va en este mes de febrero que quedará para el recuerdo y la nostalgia al Vaticano como insólito por segunda vez.

Pero, en Roma, lo más que sobra son cardenales para el cargo que hasta el nuestro –Urosa Savino- saboreará su sana intención oculta de aspirante a ser Papa, aunque no calce los zapatos de la razón y de la dignidad que le dé pasos seguros de ser el sucesor de Pedro dentro de su iglesia y, en particular le tocará elegir al que más le convenga al nivel de su personalidad eclesiástica de su ritmo de afrontar con humildad y principios fortificados de ética de justicia social al alcance de su señor que nivele las desigualdades del mundo en que hay más pobres que ricos que deben ser considerados como hijos amados por su dios, al que él profana a diario y se burla en complicidad sin importarle nada que lo mortifique y lo aparte con resignación de la buena vida que se da.

Pero, el que nos imaginamos furioso y constreñido de temores: será Baltasar Porras, por no haber llegado a cardenal por la buena de dios y de este Gobierno que lo mantuvo a raya por sus bajos sentimientos de golpista, aunque, deberíamos decir: no se quieren ambos y, sí lo fuera: estaría a las puertas de la fama cristiana de entrar por el ojo de la aguja de su ambición de ser lo máximo dentro de su religión y, además condicionaría a la oposición venezolana que en vez de acumular cheques de corruptelas como recompensa serían más bien llevados a la fe de su santidad y, de estar más cerca de dios y, no de la ambición descomedida.

El papa Benedicto XVI habla diez idiomas con dominio sobre seis de ellos y, sobre él se aludirán muchas cosas –buenas y malas- que atrajo de Papa “conservador y duro” entre los sectores más progresistas de la iglesia mundial que no tuvo el coraje de enderezar de solidez armónica los desniveles de su conservaduría como religioso que hasta de nazi lo acusan por algunas acciones que lo desvirtúan en su ritmo de pacificador católico en que batalla en su existencia con "un dios de la fe y un dios de la filosofía". Y que en su larga vida de cultor dentro del catolicismo al que se dedicó como estudioso y crítico ama, la música de Mozart y, después de visitar a Cuba se hizo admirador de Fidel Castro como humano y defensor de los derechos humanos de los cubanos y de la humanidad desvalida que lo ha alejado de por sí de los gringos que, ha combatido con su verbo de revolucionario al igual que a los presidentes que han dirigido esa nación del norte, amén de los traidores desde su inicio en la política cubana y mundial.

Se comienza a especular desde ya que, un cardenal colombiano sería el próximo Papa que pudiera para bien o para mal enguerrillar más a ese país en vez de ayudarles a pacificarlo y, que también un venezolano tiene opción que no puede ser otro que el cardenal Urosa Savino, lo que daría origen a una MUD romana con un buen destino político que los escuálidos del mundo tendrían cabida segura para, desestabilizar regiones más en Latinoamérica que en Europa y a dios lo dejarían en las nubes del porvenir, que desde ya, nuestra consigna será: ¡Oh dios: que se cojan el cielo, pero no a Roma, aunque la parta un rayo! Y por lo tanto dios nos vea con ojos de piedad.

Lo más comprometedor de todo el asunto papal es que hasta marzo habrá un vacío de poder como “Sede Vacante” en el Vaticano a falta de Papa que le dé calor humano al mundo. Y una vez elegido éste la iglesia católica seguirá con sus martirios.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1093 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a159244.htmlCUS