Benedicto XVI, la OTAN y el neoliberalismo

Pudiera afirmarse que desde hace casi cuatro años, con la rebelión de los obispos africanos en el II Sínodo de Obispos para África, la crisis de las estructuras impuestas por el Estado Vaticano a la Iglesia Católica a nivel mundial saltó a una nueva fase que pudiera estar culminando ahora con la renuncia del Papa Benedicto XVI para abrir otra fase que deberá afrontar el próximo Papa y jefe del Estado de mayor riqueza per cápita del mundo.


La renuncia de Benedicto XVI o Joseph Aloisius Ratzinger más que una separación anormal y, para algunos, sorpresiva por ser el cuarto caso de toda la historia papal (1) de una renuncia al máximo poder eclesiástico, es una expresión particular de las insalvables contradicciones del mundo capitalista y del nuevo mundo socialista que brota de las entrañas de los pueblos, sean cristianos, animistas, musulmanes, budistas o taoístas.

Ya desde aquel II Sínodo de obispos africanos en octubre del 2009 que llamó mi atención y sobre el cual escribí un artículo, dando cuenta de lo que consideré una “rebelión de los obispos africanos”, avizoré que estábamos a las puertas de una nueva fase crítica de la Iglesia Católica y concluí afirmando que en ese inicial, “álgido y relevante debate en el II Sínodo de Obispos sobre África (…) pudiera preverse que se darán más fuertes debates, considerando, por un lado, las líneas dadas por Benedicto XVI, por otro, las contradicciones internas-externas sociales e institucionales, y por otro lado, las claras denuncias de obispos de países africanos influyentes”.

Uno de ellos, el arzobispo de Ouagodougoy en Burkina Faso, Philippe Ouedraogo, manifestó que África rechaza las prácticas “legalmente reconocidas en Occidente” y acusó a los medios de comunicación occidentales de intentar imponer el “pensamiento único” de Occidente.

Como él, otros arzobispos y obispos africanos condenaron las prácticas capitalistas, lo cual provocó la decisión de mantener al II Sínodo aislado de los medios, según se pudo apreciar en los días posteriores.

Mi artículo del 2009 lo concluí proponiendo “pensar que estamos en presencia de un hito en la historia de la iglesia cristiana, la cual -se recordará- fue salvada en su unidad institucional, hace decenas de siglos atrás, precisamente por un africano, el padre San Agustín (de Hipona, poblado situado en el territorio de lo que es hoy Argelia), quien reordenó y condujo moralmente al obispado, casi en su totalidad corrupto, y trazó muchas de las pautas que han permitido a la Iglesia cristiana adaptarse -a través de los siglos- a las transformaciones sociales impulsadas por los pueblos, las cuales en el siglo XXI, se denominan transformaciones socialistas” (2).

No será casual entonces que al alemán Ratzinger lo reemplace un jerarca católico originario del Sur o un arzobispo con claras muestras de reconocimiento hacia la problemática del neocolonizado sur o en tránsito hacia el socialismo, aunque toda esa puja dentro de la alta jerarquía (ajena totalmente a la práctica democrática) estará influida fuertemente por las fuerzas de la OTAN y del neoliberalismo que también buscarán colocar en esa plaza a quien mejor satisfaga sus intereses en un mundo cada vez más polarizado ideológicamente y que esa personalidad pueda obstaculizar la marcha de la historia. Todavía está por ver qué ocurrirá el próximo 28 de febrero cuando se evite el vacío de poder ante la renuncia de Benedicto XVI.

Resulta interesante observar en ese II Sínodo a Benedicto XVI cuando ofreció algunas ideas a manera de lineamientos para los obispos y se refirió a la "nueva evangelización" a realizar por la Iglesia Católica que tenga en cuenta 'los cambios sociales' y 'la globalización'.

De manera que ahora, la renuncia de Ratiznger es, ante todo, un reconocimiento a su fracaso por lograr esa deseada "evangelización" ante los retos del siglo XXI y de las transformaciones económicas y políticas hacia el socialismo en sus diversas manifestaciones nacionales o multiétnicas, en más de la mitad de la población del planeta, y en el contexto de la “globalización” aprovechada por el imperialismo estadounidense-europeo y su Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para tratar de recuperar su hegemonía en el mundo.

La renuncia de Benedicto XVI es, al mismo tiempo, una expresión política e ideológica de sus propias contradicciones acrecentadas por la crisis económica, financiera y social capitalista porque el Estado Vaticano y sus cuantiosas inversiones capitalistas no está blindado ante los embates del neoliberalismo y las debilidades estructurales del sistema financiero europeo-norteamericano, ni del avance de las otras iglesias vinculadas a otros poderes estatales que pujan por un sitio en la correlación mundial de fuerzas y que van conformando un mundo con tendencia a la pluripolaridad en cuanto a la potencia y a la bipolaridad multicéntrica (3) en cuanto a las ideologías.

No hay ningún tipo de dudas en comprender claramente que esa “nueva evangelización” deseada por Benedicto XVI sucumbió ante una OTAN agresiva y expansionista hacia el sur y en particular hacia el Medio Oriente y norte de África en búsqueda de fuentes energéticas y espacios de influencia que reducir a China, pero que también ha reforzado el valor de las ideas islámicas y el sentido de amenaza en África junto a las maniobras del Africom (Comando del Ejército de EEUU para África) hacia el resto del continente africano, debilitando aún más al cristianismo y reforzando las religiones tradicionales animistas y al mismo mundo musulmán africano que está obligado a cerrar filas con las fuerzas independentistas africanas agrupadas en el cono sur en torno a Sudáfrica, Angola, Namibia, Mozambique, Zimbabwe y Tanzania.

Las mismas fuerzas reaccionarias que obstaculizaron a Benedicto XVI en su “nueva evangelización” en esas partes del mundo tratan de conformar al interior de la iglesia católica en los países de Nuestra América a fuerzas políticas para frenar el avance del socialismo bolivariano e indoamericano que claman por construir naciones multiétnicas con mayor estabilidad y seguridad que garanticen en sus pueblos mayores sumas de felicidad, apoyadas en procesos de integración subregional y continental como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), entre otros.

De imponerse el candidato de la OTAN y del neoliberalismo como jefe de Estado del Vaticano, la Iglesia Católica podría entrar en una nueva etapa de crisis y hasta de cisma y escindirse, considerando el contexto italiano donde las tendencias separatistas pululan bajo la aguda vigilancia de los buitres imperiales quienes se disputan la Zona Euro.

[email protected]

NOTAS


(1) El primer Papa que abandonó su cargo fue Benedicto IX en 1048; el segundo caso fue el de Celestino V ya en 1290, época del apogeo feudal, cuando fue apresado y obligado a abdicar y el tercer caso es el de Gregorio XII quien luego de un golpe de Estado renunció en 1415 en medio del llamado Cisma de Occidente ocurrido en la iglesia católica, según la enciclopedia web Wikipedia.

(2) Publicado por Aporrea http://www.aporrea.org/internacionales/a88117.html y por El Mercurio Digital en http://elmercuriodigital.es/content/view/22336/52/

(3) Término propuesto en una ponencia en septiembre del 2012 ante los estudiantes de la Maestría de Relaciones Internacionales de la UMBV.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1070 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Ernesto Wong Maestre


Visite el perfil de Ernesto Wong Maestre para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /internacionales/a159167.htmlCUS