México: Primer lugar en pobreza e indigencia ¡Bravísimo!, ¡México, México, México!

1. México, ¿quién lo duda? -repiten los poderosos- es el país de la democracia, de la libertad, de la igualdad: los gobiernos mexicanos del PRI, PAN, PRD, ejemplos en el mundo. ¿Cómo se podría copiar, exportar nuestro modelo de gobierno que ha permitido crear familias multimillonarias que ahora: ¡óiganlo bien!, encabezan las listas de Forbes, empresa mundial donde se exhiben a los hombres más ricos del universo? Recuerdo a un teórico francés con gran prestigio, especialista en partidos, que fue parlamentario, Maurice Duverger, que en su viaje a México en los setenta, preguntaba que cómo le había hecho el PRI para mantener un gobierno por tantas décadas y al mismo tiempo mantener la paz y tranquilidad en México. Parecía “una dictadura perfecta”. Esa pregunta fue muy importante para los que aún no entendíamos mucho y respetábamos al pensador y escritor europeo; pero hoy, después de 40 años, pienso que cualquiera puede responderla con muchos argumentos.

2. Hoy hemos conocido datos terriblemente alarmantes y hasta vergonzosos: “La magnitud de la población de México que sobrevive bajo la línea de la pobreza y bajo la línea de la indigencia es mayor a la que, en promedio, registran América Latina y el Caribe”. Hasta 2011, el 36.3 por ciento de los mexicanos vivían en pobreza, casi siete puntos porcentuales más respecto al 29.4 por ciento de la población latinoamericana que se encontraban en igual condición, según la CEPAL. Los mexicanos en indigencia representaron 13.3 por ciento de la población total, cuando la media latinoamericana fue de 11.5 por ciento. De 40 millones 778 mil mexicanos que perviven bajo la línea de la pobreza y 14 millones 940 mil en la indigencia, al aplicarse los porcentajes referidos por la CEPAL con los 112 millones 336.5 mil habitantes del país contabilizados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el último censo de población.

3. ¿Dirán en otros países que los mexicanos somos unos cobardes por permitir que México caiga hasta los últimos lugares de América Latina en pobreza, miseria e indigencia? O pensarán: Si los mexicanos que son nuestros hermanos mayores –que por su población son 5 o 10 veces más numerosos que nosotros- no luchan contra quienes los explotan y engañan, nosotros menos podemos hacerlo. Por lo menos desde los años ochenta México sufrió un desplome, sobre todo al entregarse con manos atadas a los EEUU. Quizá por eso dice el funesto cacique priísta Emilio Gamboa que en los dos sexenios panistas, por culpa de los ex cancilleres: Castañeda, Derbez y Espinoza, México perdió el liderazgo que tenía en foros internacionales y que Peña Nieto impulsará una nueva era. Habría que preguntarle al cacique sexenal si se va a enfrentar el PRI de manera política a los yanquis para dejar de comer de la mano de Obama.

4. Pero por otro lado, ante la gravedad del problema de miseria e indigencia, se anuncia que hoy lunes 21 arranca una “la cruzada contra el hambre y la pobreza extrema” encabezada por el presidente Peña Nieto y la secretaria social (ex perredista) Rosario Robles. Dicen que se trata de resolver la pobreza alimentaria, al igual que lo hizo en 2003 el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva con el programa Hambre cero. Se informa que hay 41 por ciento de mexicanos que padecen esta condición en forma leve, 17.7 de manera moderada y 10.5 por ciento –8.3 millones de familias– en forma severa. Los municipios chiapanecos, como los guerrerenses, oaxaqueños y veracruzanos son igual o más miserables que el municipio de Las Margaritas, Chiapas. Pero no debe olvidarse que esta población es una base de militantes de los zapatistas y la “cruzada” se convierte así en objetivo político del PRI.

5. El ex candidato presidencial de los progresistas, en su viaje programado a Chiapas un día antes de la “cruzada de Peña”, Andrés Manuel López Obrador, consideró “legítima y justa” la demanda del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) de que se cumplan los acuerdos de San Andrés, que firmó con el gobierno federal el 16 de febrero de 1996; pero lamentó que “Enrique Peña Nieto no muestre interés en respetarlos y en combatir la pobreza de la región y del país”. Dijo AMLO que su planteamiento ha sido desde hace mucho tiempo que se cumplan los tratados y “no ha habido nada en sentido opuesto”, al tiempo de manifestar su disposición de “ayudar en todo lo que signifique justicia y reivindicar de verdad la causa indígena”. La realidad es el gobierno de Peña busca “matar dos pájaros con un tiro”: Demostrar que ni el EZLN ni López Obrador tienen la razón, porque el PRI está dispuesto a solucionar el problema de los indígenas.

6. Observa nada más estos datos que hoy se hacen públicos: En contraste con México, nueve naciones (ocho latinoamericanas y una centroamericana) reportaron porcentajes de pobreza e indigencia entre su población, menores al promedio regional. El país con el menor porcentaje de pobres es Uruguay (6.5 por ciento), seguido de Chile (11 por ciento), Costa Rica (18.8 por ciento) y Brasil (20.9 por ciento). Incluso Perú y Ecuador presentan porcentajes menores que México, con 27.8 y 35.4 por ciento de su población en esta condición, respectivamente. En indigencia apenas 1.1 por ciento de los uruguayos viven en tal condición, 3.1 por ciento de los chilenos, 6.1 de los brasileños, 7.3 por ciento de los ticos y 10.6 por ciento de los colombianos, contra 13.3 por ciento de los mexicanos.

7. En México se han puesto en marcha mil un programas para combatir la pobreza: en 1962 la Conasupo que desapareció en 1999. En 1980 surgió el Sistema Alimentario Mexicano (SAM), en el cual participaron diversas instituciones, sectores y secretarías alcanzar la autosuficiencia alimentaria. En 1982 apareció el Programa Nacional de Alimentación, que sustituyó al SAM. En 1989 Salinas impuso el Pronasol y Zedillo luego instauró el Progresa que con Fox se transformó en Oportunidades. Este programa es el de mayor cobertura seguido de Desayunos Escolares del DIF y Liconsa. La Cruzada Nacional contra el Hambre, anunciada por Peña Nieto en Chiapas, se dirigirá a los 28 millones de mexicanos que sufren de carencias de alimentación y a los 11.7 millones que hasta 2010 sufrían de pobreza multidimensional. ¡Mucho ruido y pocas nueces! El fracaso es evidente. (21/I/13)

Consulta: http://pedroecheverriav.wordpress.com

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1046 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Pedro Echeverría V.


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /internacionales/a157955.htmlCUS