Vivanco nos quiere gobernar

Desde que Chávez dio la orden de sacar a este sujeto del país por forastero entrometido y abusador, él se la pasa buscándonos bronca y, como cuenta con el financiamiento de la Agencia Central de Inteligencia yanqui –entre otros-, se la da de demócrata cuello blanco, vigilante y defensor de los derechos humanos de toda la humanidad –menos de los chilenos ni de los gringos.

El director de la Ong HRW –José Miguel Vivanco- no pierde tiempo en inmiscuirse en los problemas internos de orden público que desarrollan los organismos del Estado venezolano y, cuando no es contra cualquier postura del presidente Chávez que actúa, entonces lo hace opinando unilateralmente en cualquier asunto que le incomode o incida en su pitiyanquismo enfermizo que como apátrida que es, vaya en contra de la oposición o, de cualquier medio de producción de la oligarquía que por muchos motivos enredan y violan en contra de la convivencia y de la paz de los venezolanos, a quienes tratan de engañar y, sin rectificar después.

Y, él no como un súper héroe sino como un súper agente americano sale en defensa con todo el caradurismo del mundo que le fecunda su antichavismo en favor de las arbitrariedades generalmente comunicacionales que, cualquier medio radial, escrito o televisivo se atreva a implicarse sin ver el daño que le causan a la comunidad.

Recordemos que, algunos días atrás por habérsele abierto un procedimiento administrativo a Globovisión por parte de Conatel por haber dado aquélla publicidad a unos micros televisivos de forma irregular sobre algunos artículos de la Constitución que desvirtuaban su contenido y, a la vez nos ponía a la vista de la comunidad internacional como unos transgresores de nuestra carta magna.

Y, bajo esa circunstancia había una bien pensada mala intención de énfasis de guerra psicológica que perjudicaba al gobierno Nacional y a sus instituciones que el ente regulador descubrió a tiempo, la trama y la parcialidad desleal de la planta televisiva y por tal motivo, le informó que se procedería administrativamente en su contra y que ellos tenían todo el derecho de defenderse, lo que trajo como consecuencia que míster Vivanco: saliera rápidamente a negar la implicación del medio y, la liberara del prejuicio y le diera su absolución sin juzgarla legalmente.

Y ha sido tan preciso Vivanco, preciso, sincero y “honesto” que se autonombró juez de la causa como representante del imperio y, ya dictaminó y determinó que no hay lugar a la acción de Conatel en contra de Globovisión que pueda tomarse como una incitación y, que además, está bien mal infundado ese hecho que va en contra de la libertad de expresión en el País y, de la libertad económica a que tienen derecho los dueños del canal y, que “debe cesar la intimidación a medios de comunicación en Venezuela” por parte del Gobierno Nacional -¿qué es eso, qué práctica es ésa bien aburrida y anti capitalista de quitarle las ganancias a esos pobres hombres que se parten afanosamente sus vidas por el trabajo creador? Ya basta de tanta persecución política.

Y, nosotros preguntamos: -¿y eso lo hace Vivanco de gratis y, no pasa factura? Sólo y solamente por su preocupación por el buen acoplamiento de los derechos humanos y, sí eso así, entonces: ¡Qué viva Vivanco y su paquete chileno! Pero, como eso no es así, porque de seguro debe haber un trasfondo de injerencia de esa Ong. Entonces, no hay vivas para Vivanco, sino pitas y que se vaya…a joderle la paciencia al presidente más violador de los derechos humanos en el mundo como lo es Obama.

Y a cambio le decimos a Vivanco y lacayos imperialista en Venezuela: “Salus populi suprema lex esto”

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1265 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a157562.htmlCUS