Gringos invaden a la República Bolivariana de Venezuela...

Todo pareció comenzar con uno de esos titulares que por miles aparecen dia a dia en los diarios tradicionales: Informe de la OMS, VENEZUELA ENTRE LOS PAISES CON MAS MALARIA. Ver paginas interiores. Un cuarto de página de informes "tecnicos", incluso datos provenientes de los mismisimos informes epidemiológicos del Ministerio del Poder Popular para la Salud. Escandalosas cifras de casos de malaria en un Pais petrolero, con supuestos avances en el campo de la salud. Pero bueno, la OMS detectó que fallaba en una de las llamadas enfermedades olvidadas, la malaria. Además determinó que la mayoría de los casos se producian en el Estado Bolivar ( donde por mera casualidad estan las empresas básicas de ese Pais), región del acero, del aluminio, oro, diamantes, etc y donde se produce la mitad de la energia electrica que ese Pais consume. Donde tambien, no por casualidad, casi gana las eleccciones a gobernador, un incondicional amigo de la embajada norteamericana. A esta información, que no suscitó el interes de muchos. Quizás de muy pocos, siguió una y otra información. De ex-ministros de salud de lo que llaman allá, la cuarta república e incluso uno de la quinta, tambien "expertos" que nadie conoce, pero expertos al fin, confirmando, de diferentes maneras el señalamiento del infalible organismo que monitorea la salud del mundo entero. Tampoco hubo respuesta del ministerio de salud Venezolano. Al menos nada contundente. Asi las cosas, La secretaria general de la OMS, acompañada de algunos técnicos de nivel seis, expertos en la materia, visitan Caracas y proporcionan una verdadera diarrea de argumentos para convencer a los representantes oficiales de la salud, de la importancia de que una misión humanitaria, compuesta por médicos, enfermeras, investigadores y personal auxiliar vendrian al corazón del problema, a la propia Guayana a instalarse cerca del problema. en unas carpitas de lona. Allí prepararian a microscopistas locales y los dotarian delos tratamintos necesarios y la información complementaria para crear inicialmente un cerco epidemiologico y luego eliminar el peligro de la malaria, inmanejable hasta ahora por la irresponsabilidad y el nomadismo de los garimpeiros de la zona. A una misión humanitaria como esa, resulto imposible negarse. Dias despues, gigantescos helicopteros con un ruido aterrador aterrizaban en plena gran sabana. La fuerza del viento de sus aletas limpió el terreno y pocas horas despues, una docena de grandes carpas de lona marrón y al parecer muy bien dotadas y confortables se instalaban allí en el corazón de Guayana. Al dia siguiente comenzaron los trabajos de penetración en las zonas selváticas. Pero las dificultades "obligaron" a la misión humanitaria de la ONU a solicitar permiso para hacer una pequeña base de minihelicopteros, para facilitar sus labores. Lograron su objetivo. A la población originaria les repartian azucar y harina de trigo. Nadie sabía porque lo hacian. Lo cierto es que era recibido. Una noche asaltan la misión y una médica septagenaria, solterona, una apostol de la salud del mundo muere, otros heridos. Hay reclamo de la mision y piden que les permitan construir algo más sólido, que les garantice seguridad. Todo parecía lógico. y construyen en breve tiempo un verdadero fortin. Llegó más personal. Pocos dias despues, de nuevo hay un ataque al fuerte, o mejor hospital de selva. De nuevo robo muertos y heridos. Y la mision solicita la presencia discreta de cascos azules para su proteccción y construir una pistita para que puedan llegar los avioncitos con los medicamentos y alimentos, lo que llaman provisiones. Y como todo era humanitario y para proteger la salud de la población, lo permitieron y se construyó tremenda pista, con radar y todo. Y pequeñas delegaciones se instalaban con una carpita en las aldeas o cerca de las "bullas" de oro. La formalidad avanzaba. Punciones en el lóbulo dela oreja. Gota gruesa y el subsiguiente tratamiento con cloroquina. Asi llegaron a los barrios de San Felix y Ciudad Bolivar. La gente se acostumbró a ver pasar jeeps con cascos azules y "técnicos", por todo el Estado Bolivar. Los chamitos decian: "allá van los gringos", como en las peliculas de guerra. Un día llegó un pariente, hijode un afamado médico de Ciudad Bolivar. Venía de estudiar ciencias políticas en La Srbona, en Paris. Oyó en boca de su padre lo que de la forma más natural escuchaba a la población comentar por las esquinas o a los grupos que comian en la carioca frente al inmenso Orinoco. No había terminado de apurar su sopa de sapoara, que tanto extrañaba, cuando una nave, muy parecida a una fragata misilistica, pero que decia us army y con bandera gringa recorría el majestuoso rio. Alarmado el joven recien graduado y recien llegado luego de cinco años de estudios en Paris. Ve sau padre y le pide prestado su 4 x 4 y se larga a la carrera para la gran sabana. Regresa dos dias despues y le dice a su padre, con cara estupefacta, casi loco, con tartamudeo, con tremor: papá...esto es una invasión! Una queeeee, pregunto el impactado doctor. Una invasión papá, una invasión. Los gringos nos han invadido y todos los veo tan tranquilos...

Por supuesto que todo esto que acaban de leer es mentira. Porfa no crean ni una linea. La verdad es que es una estupidez mia querer competir con el genio de Orson Welles que a temprena edad por una emisora de radio convenció a no pocos neoyorkinos que estaban aterrizando platos voladores de marcianos en pleno central park. Creanme que es producto de mi mente trasnochada. Disculpenme hacerles perder el tiempo con bobadas. Me temo que es la paranoia que se deriva de ver tantas peliculas retorcidas por las cableras y su complicada mezcla con las telenovelas que muchas noches utilizo para conciliar el sueño. Perdón.

Pero a los curiosos, les recomiendo que busquen los articulos que he escrito sobre el tema OMS y politica exterior norteamericana, desde hace un año aproximadamente y luego busquen el articulo, publicado en el diario Ültimas Noticias el día 18 de este año en la pagina 21 en el ángulo superior izquierdo. Su especulación es absolutamente libre.

Roger Capella Mateo
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3547 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /internacionales/a156238.htmlCUS