Geopolítica Internacional

La Ley Glass Steagall y el Socialismo en EEUU

Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía 2001, analiza en su último libro, “Caida Libre, el libre mercado y el hundimiento de la economía mundial”, las causas que originaron la misma y las medidas que se han adoptado para superarla. Entre estas medidas, se han aplicado algunas que son de neto corte socialista; veamos. Afirma este autor que: “...Cuando se rompió la burbuja, la mayoría de los bancos tenían en su poder suficientes títulos de alto riesgo como para amenazar su misma supervivencia -evidentemente no habían hecho un trabajo tan bueno como habían pensado a la hora de trasladar el riesgo a otros-. Esta es sólo una de las muchas ironías que han caracterizado la crisis en el intento por parte de Alan Greeenspan, George W. Bush y Barack Obama de minimizar el papel del gobierno en la economía, que ha asumido un papel sin precedentes en un campo muy amplio, convirtiéndose en el dueño de la mayor compañía automovilística del mundo, de la mayor compañía aseguradora y (si hubiera recibido algo a cambio de lo que ha dado a los bancos) de algunos de los mayores bancos. Un país donde el socialismo a menudo se ve como un anatema ha socializado el riesgo e intervenido en los mercados de una forma que no tiene precedentes.

Stiglitz acota en sus razonamientos que estas ironías tienen su réplica en las aparentes incoherencias de los argumentos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Tesoro estadounidense antes, durante y después de la crisis en Asia oriental, y en las incoherencias entre las políticas de entonces y las de ahora. Y es cuando su reflexión llega a determinar que puede que el FMI afirme que cree en el fundamentalismo de mercado -que los mercados son eficientes, que se corrigen por si solos, y que por consiguiente lo mejor es dejarlos a su libre albedrío si lo que que se pretende es maximizar el crecimiento y la eficiencia-, pero en el momento que se produce una crisis, invoca a una ingente ayuda del gobierno, preocupado por el “contagio”, por la extensión de la enfermedad de un país a otro.

La gestación de la crisis no es de reciente data. Tiene un origen histórico. Como una de las medidas para enfrentar la Gran Depresión de 1929-1933, el presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt aprobó en este último año la Ley Glass Steagall con el fin de separar la banca de depósito de la banca de inversión, la bolsa. Esta ley, según muchos reputados economistas, ha salvado la economía mundial desde la gran depresión hasta que fue derogada en 1.999 por el senado de Estados Unidos durante la presidencia de Bill Clinton, despreciándola como un “vestigio de los años 30”.

El propósito de la ley fue preservar el dinero de los ahorradores depositados en los bancos de la especulación financiera. Los bancos en donde la gente depositaba sus ahorros fruto de su trabajo, estaban separados de los bancos que se dedicaban exclusivamente a la especulación financiera, es decir, a la bolsa y al mercado de valores. Esta ley fue la que salvó a Estados Unidos de la Gran Depresión de 1.929, y preservó al mundo de una gran depresión durante más de setenta años.

¿Por qué Clinton derogó la ley Glass Steagall? Los organismos reguladores creados por esta ley eran la última línea de defensa contra un comportamiento excesivamente arriesgado y poco escrupuloso de los bancos, pero tras años de denodados esfuerzos de presión política por parte de los desaforados sectores bancarios, el gobierno estadounidense no sólo había desmontado, a partir de la década ded 1970 la regulación existente, sino que también había omitido adoptar nuevas normas en respuesta al cambiante panorama financiero.
Así se gestó la gran crisis estadounidense cuyas consecuencias las está viviendo hoy día el mundo capitalista.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1236 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a156173.htmlCUS