La prostitución del Nobel

Estamos en una época en la que todo parece entrar en crisis.La entrega del premio Nobel de la Paz al presidente de una nación que no ha cesado de sembrar la guerra y el odio desde la segunda guerra mundial a todo lo largo y ancho de la geografía del planeta,debió haber alertado a la opinion publica mundial.

Ahora se le entrega el mismo premio a un grupo de naciones que han dejado marcadas a casi todas sus generaciones y al mundo entero por las mismas circunstancias:la guerra y el odio.Y precisamente cuando esa guerra y ese odio se vuelcan sobre si mismo en las calles de la Union Europea.Generadas estas ultimas en su propio seno como resultado de aquellos que solo han pensado en su propio beneficio durante siglos.Los mismos que han llevado hoy la guerra al norte de África y el Asia central ,en su afán desmedido por la acumulacion de riqueza.¿A quien se le entrega el Nobel? ¿Al pueblo europeo?Ese que sale a las calles hoy a buscar que no le arrebaten sus hogares y los dejen en la calle?. O a los banqueros y politicos que se benefician cada vez que esto sucede.¿A quien se premia? y ¿Por qué?.

Es indudable que el Nobel se ha puesto a si mismo un precio.Un precio muy alto.Se ha expuesto en las mismas vitrinas que se exponen las prostitutas noruegas,pero por razones aun muchisimos menos dignas que la de ganarse un pedazo de pan para poder continuar con sus vidas.Solo que muy pocos pueden pagar el precio para recibir sus "caricias" y el placer de obtenerlo y manosearlo.

Vemos como importantes valores de la cultura occidental se derrumban con ella.Uno no puede dejar de sentir tristeza.

Es el precio que pagamos todos por avanzar hacia nuevos estados civilizatorios.Unos en los que la dignidad humana sea de una buena vez y por todas preservada y defendida.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1110 veces.