Desde Colombia: Chávez, un faro que ilumina las mentes y calienta los corazones

El Presidente Hugo Chávez, impregnado de amor, de sensibilidad social, de amor al pueblo más vulnerable, ha seguido el camino que Jesús nos enseñó, quien siendo hijo de Dios, no quiso nacer en cuna de oro, que habría podido serlo. Quiso ser solidario y compartir con los pobres del mundo.

Es el ejemplo que en su vida el hoy presidente, Hugo Chávez, ha seguido. Como buen cristiano ha dejado una enseñanza de vida; ha sufrido los ataques más deleznables por parte de los opositores, precisamente, los que siempre han gozado de las mieles del poder. Ha dedicado su vida a luchar por conseguir el bienestar para los pobres, a lograr la Justicia Social que tanto necesitan la mayoría de los seres humanos en el mundo.

Hoy, ante la prueba, quizá más dura, de todas las que ha logrado superar, se encuentra en medio de dos sentimientos totalmente contradictorios: el dolor y la incertidumbre por su enfermedad, y el amor y veneración de su pueblo, y de la mayoría de los pueblos del mundo. Porque el presidente Chávez, ya no es un líder solamente venezolano; es un personaje de talla mundial, un héroe y un ejemplo para los hombres y mujeres del planeta. Otra sería nuestra suerte, si hombres como él, abundaran. Pero la cobardía y el temor a la persecución y a la maledicencia de los ostentadores del poder, impide que surjan esos hombres excepcionales.

Hoy, como nunca, el Presidente Chávez recibe las demostraciones de solidaridad, de amor, de oraciones por su salud. Él sabe como lo amamos. Por eso, tal vez, no demuestra su tristeza y angustia, que es lo normal en todo ser humano ante una enfermedad tan peligrosa como la que hoy aqueja a nuestro héroe, para no profundizar el dolor que sentimos quienes lo admiramos y que hemos aprendido a quererlo.

Sólo nos queda decirle que ya ha escrito unas páginas de oro en la historia de Latinoamérica; que no solo en Venezuela, porque su mano bondadosa se ha extendido a los más necesitados de otros países. Ha llevado medicina, educación y ayuda alimentaria a otras regiones: Haití, Guatemala, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Argentina, a los mismos E.E.U.U., cuando el huracán Katrina, mientras su presidente estaba de vacaciones en su Rancho de descanso. ¡Y estas acciones humanitarias, son las que le critican los opositores! Son la bandera que levantan para atacarlo. ¡Qué despropósito!

Gracias, presidente Chávez; yo vivo en Colombia, pero su ejemplo, ha servido. Ya aquí, se comienza de manera muy tímida, a programar viviendas para los damnificados; se inició un programa de ayuda a los pobres, llamado: Familias en Acción. Aún cuando no es la solución a nuestros problemas, sí es un buen comienzo. Gracias por esa alegría que ha llevado a los niños, a los habitantes de calle, quiero que usted sepa que en mi país tiene muchos seguidores. Los medios no lo dicen. Pero es lo que uno palpa en las calles.

No tenemos más opción que pedirle a Dios y a María Auxiliadora que lo bendiga; que le de salud; que nos haga el milagro de curarle esta dolencia tan cruda; que nos permita volver a verlo con esa vitalidad y energía; pero sobre todo, que le de a usted la fortaleza para vencer esta nuevas dificultades que le presenta la vida. Somos más los que lo amamos, que los que no. Necesario es vencer. ¡Fuerza, comandante!¡Hasta la victoria siempre!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 859 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /internacionales/a155762.htmlCUS