Eloy Gutiérrez Menoyo: ¿espía de Franco?

La victoria de Fidel estimula el fervor por la República española contra la dictadura fascista de Franco. En La Habana fundan el Frente Único Democrático Español (FUDE). Éste se une a la Unión de Combatientes Españoles (UCE), del general cubano-republicano Alberto Bayo y, como coordinador general, a Abderramán Muley Moré, que trabajaba bajo el nombre de «Manuel Rojas».

En Caracas otro grupo de la UCE, dirigida por el nacionalista gallego Xosé Velo, rompe con Bayo debido a su afán de protagonismo. Así, la UCE desaparece con una sospechosa ayuda del propio Abderramán Muley.

Con su desaparición nace en Caracas, en 1959, el Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación (DRIL). Xosé Velo es el responsable por América Latina y Abderramán Muley el contacto en Cuba, después de destruir a UCE. Al mismo tiempo Eloy Gutiérrez Menoyo crea el Ejército Español de Liberación (EEL), movimiento de carácter anticastrista, después de serle nacionalizados los dos clubs nocturnos Club Elio’s, que tenía en La Habana.

Abderramán Muley es el hombre de confianza de Gutiérrez Menoyo, incluso era su secretario y fungía como coordinador general del DRIL. Con este título viajaba habitualmente a París y a Caracas. Gutiérrez Menoyo propone integrar su organización, ELE, en el DRIL, razón por la que arregla una reunión en 1960 en Lieja, Bélgica, a la que, además de Menoyo y Abderramán (Manuel Rojas), debían asistir los delegados del DRIL de Europa, España y Venezuela. Todos los asistentes, catorce además de Menoyo y Muley, fueron detenidos por la policía belga a solicitud de las autoridades diplomáticas españolas bajo la acusación de terrorismo y subversión.

El Estado español franquista pide la extradición, pero debido a las revueltas de los mineros de Lieja y los parlamentarios socialistas y comunistas, unido a la fuerte presión mediática antifranquista, todos fueron puestos en libertad semanas después, salvo Menoyo y Muley, que estuvieron apenas 48 horas detenidos y fueron liberados sin que las autoridades españoles dijeran nada.

En el «Informe llegado de Cuba» DRIL, 1961, se descubre que Manuel Rojas, Abderramán Muley, era un espía franquista, y si bien no cita a Menoyo, los hechos de Lieja y la detención y muerte de miembros del DRIL en el Estado español son claro indicio de la filtración de la organización por agentes de Franco.

Eloy Gutiérrez Menoyo, excomandante de la revolución cubana, apodado «el gallego» (había nacido en Madrid en 1934) no tardó en pasarse a las filas contrarrevolucionarias una vez triunfó la revolución en la que él mismo había participado activamente en la sierra central de Escambray. Nadie en su necrológica tocó su dudoso papel antifranquista.



[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1115 veces.