Diálogo y estrategias de paz: ¿De USA o de la oligarquía colombiana?

“La paz en Colombia sería un excelente negocio, según empresarios (..) En un clima de sana convivencia repuntarían la inversión en el campo, y en tecnología y el PIB crecería el 7 %, la llegada de turistas también se incrementaría gracias a la confianza en la seguridad“ (Diario El País. Jueves, Sept. 6, 2012. Entrevistas a Menphis Viveros, consultor empresarial; Javier Gutiérrez, Presidente de Ecopetrol y Rafael Mejía, Presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia-SAC (gremio empresarial privado)

Y …¿Pensaron estos señores en los principios de equidad, igualdad y justicia social, tan necesarios para la felicidad de las mayorías populares? O ¿Es que su aspiración consiste en que sus capitales crezcan en proporción geométrica, mientras al resto de la población si acaso participa en progresión aritmética? ¿Acaso será una vía elegante para desarmar a la insurgencia sin disparar un tiro..?

En esta novena entrega, se suministra una cronología que resume el proceso de Paz propuesto por el gobierno colombiano, presidido por el Presidente Juan M. Santos y presuntamente avalado y asesorado por el gobierno de USA.

En cuanto los orígenes, causas y trayectoria de la insurgencia y las estrategias de USA en este tipo de proceso, se recomienda, leer las entregas que van desde la I hasta la VIII.

Una introducción necesaria

A partir del 07.08.2010, asumió Juan M. Santos Calderón como Presidente de Colombia, quien había sido Ministro de la Defensa del gobierno presidido por Álvaro Uribe, en el período 19.07.2006 a 22.05.2009. Economista y administrador, graduado en Kansas-USA y con post grado en Inglaterra, nació en Bogotá, pertenece a una típica familia de la oligarquía ilustrada colombiana, la cual tuvo una importante figuración en varios gobiernos (todos de la derecha), además de ser propietaria del Diario El Tiempo, por casi sesenta años, lapso en el cual la citada familia tuvo una generosa admiración y amistad con los principios neoliberales Y prácticas imperialistas de USA.

Santos, además de político militante, durante los años 1972 a 1981, fue representante de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia en Inglaterra y al regresar del citado país (1981) asume la dirección del periódico El Tiempo de Bogotá.

La carrera política de Santos puede resumirse así: fue miembro del partido liberal colombiano y fundador del partido de la Unidad “U” Durante el gobierno de Gaviria fue ministro de Comercio Exterior, Ministro de Hacienda y Crédito Público en el gobierno de Andrés Pastrana A.

Siendo Santos, Ministro de la Defensa del gobierno de A. Uribe, participó en hechos que pudiesen ser calificados de delictivos, como fue el asesinato del Comandante Raúl Reyes en territorio ecuatoriano, la desaparición de centenares de ciudadanos por los llamados “Falsos positivos” (esto último surgió de la aplicación de una Directiva firmada por Camilo Ospina Bernal-anterior Ministro de Defensa- mediante el cual se creó un régimen de recompensas materiales por reprimir a gente sospechosa de estar vinculada a la guerrilla). A pesar de ser junto con Uribe, el máximo jefe de la defensa armada, quien asumió la responsabilidad, fue el General Mario Montoya, quien era el Comandante del Ejército. ¿Fue Santos inocente de los centenares de crímenes o su genial astucia y poder de convencimiento ($) pudo más que la nefasta realidad?

En 2010, ascendió a la presidencia, como candidato del “Uribismo” donde obtuvo la más alta votación registrada en Colombia, con más de 9 millones de votos (69 %) de los que ejercieron el voto, aunque con una abstención superior al 50 % de los inscritos ¿Por qué de nuevo en Colombia la derecha, a pesar de ser represiva y de antipopular conducta, logró vencer a los partidos progresistas que participaron en las elecciones? ¿Por qué más de la mitad de la población se resistió a votar?

A partir de la toma de posesión de Juan Manuel Santos, han acontecido al menos, los siguientes eventos:

Se produjo una confirmación por parte de Santos, en el sentido que su gobierno seguiría persiguiendo y enfrentando sin tregua a los grupos insurgentes (07.08.2010)
Se efectuó un atentado a Caracol Radio, cuya autoría fue atribuida por los medios de comunicación a las FARC-EP (12.08.2010)
En operativo conjunto entre el ejército y la policía, bombardearon a un campamento del Frente 48 de las FACR-EP, dejando varios asesinados, entre ellos al Comandante guerrillero Domingo Biojó (19.09.2010)
El comandante en jefe de la FARC-EP, (a) Mono Jojoy, cae abatido mediante bombardeo de la alianza USA-Ejército Colombiano-operación Sodoma (23.09.10)
El Congreso aprueba la “Ley de Víctimas, y Restitución de Tierras, la cual según algunos analistas políticos fue un señuelo para acontecimientos posteriores (11.06.11)
Es asesinado el líder máximo de las FARC-EP (a) Alfonzo Cano (04.11.2011). Este guerrillero había participado en otras oportunidades en diversas negociaciones por la paz.
Las FARC-EP, liberan a diez (10) militares y policías que tenían retenidos y a su vez anuncian su repudio al secuestro con el fin de canjear por presos de la guerrilla en poder del gobierno, salvo aquellos militares caídos en acciones de guerra (26.02.2012)
Según fuentes extraoficiales, el gobierno y los insurgentes venían manteniendo comunicaciones epistolares y conversaciones secretas en la Habana desde el año 2011y mediados del año 2012, donde habrían participado por el gobierno, Alejandro Éder y Jaime Avendaño, mientras que por los rebeldes habrían intervenido Rodrigo Granda y Andrés París. Mediante estos contactos, se pusieron de acuerdo sobre una posible agenda y los países donde se llevaría a cabo los diálogos formales. Se estima que desde febrero a septiembre de 2012, hubo una docena de discretas conferencias preliminares en Cuba, todas ellas tendentes a iniciar los diálogos en los próximos meses.
El Congreso Nacional colombiano aprueba el Marco Jurídico para la Paz y genera vías legales para una negociación con los insurgentes colombianos (14.06.2012)
Fue anunciada oficialmente por Santos, la inminente realización de conversaciones de Paz. Todos los ex presidentes colombianos, manifestaron su apoyo a tan “sorpresiva y grata” declaración, con excepción de Álvaro Uribe, quien considera un error negociar con los “terroristas de las FARC” (27.08.2012)
Se conoció que desde el inicio de las conversaciones secretas-exploratorias, el gobierno norteamericano ya estaba enterado y que confidencialmente se mostró partidario del lograr un desarme de las FARC-EP por la vía pacífica (septiembre 2012)
Las declaraciones de apoyo a la oferta de negociación de Santos, no se hicieron esperar por parte de los diversos representantes de los poderes públicos, los partidos políticos y personalidades colombianas. Similar situación se ha presentado con los gobiernos del continente Americano y europeo. Prácticamente ha sido un cheque en blanco en favor de que Santos y sus asesores internos y externos, lleven adelante las conversaciones con los insurgentes (Opiniones recogidas de agosto a octubre de 1012)
Fue anunciada la apertura de gestiones de paz entre el gobierno y la guerrilla para llevar a cabo un diálogo de paz. En este sentido TELESUR informó que “estas conferencias tendrán lugar, en primer lugar en Noruega y luego en Cuba”. El comandante de las FARC-EP, “Timochenko” manifestó optimismo por el proceso de negociación (agosto, 2012)
La instalación formal de la conferencia de paz se llevó a cabo en Oslo Noruega (18.10.2012)

En el proceso de Paz, intervienen expresamente;

Actores: Gobierno colombiano y grupos insurgentes de Colombia.
Por el gobierno colombiano la delegación principal es : Humberto de la Calle (Ex vicepresidente y ex ministro del Interior); Luis Carlos Villegas (Presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia- ANDI); General Oscar Naranjo (Ex director de la Policía Nacional); General Jorge Enrique Mora Rangel (Comandante de las Fuerzas Militares); Frank Pearkl (Ex ministro del Ambiente y el Desarrollo Sustentable); Sergio Jaramillo (Alto Consejero de Seguridad Nacional)
Los integrantes de la delegación de los insurgentes es la siguiente: Iván Márquez (Jefe de la delegación), Timoleón Jimenez (a) Timochenko, Mauricio Jaramillo (a) El Médico, Andrés París, Rodrigo Granda (a) canciller, Marcos Calarcá (vocero internacional), José María Córdoba, Tanjia Nijmeijer (guerrillera (a) Alexandra Nariño, de origen holandés), Ricardo Palmera (a) Simón Trinidad.

(Hasta ahora, Se desconoce si aparte de las FARC-EP, han podido participar organizaciones tales como: Unión Camilista y el Ejército de Liberación Nacional entre otros)

Promotores del acuerdo de paz: Cuba y Noruega (garantes); Chile y Venezuela (acompañantes)
Ciudades donde se llevan a cabo las negociaciones: a) Oslo (Noruega) y La Habana (Cuba). Hasta ahora no se ha citado a Colombia como escenario para estas negociaciones.

“El gobierno de Cuba ha hecho esfuerzos discretos y constructivos para ayudar a la búsqueda de una solución negociada. Respondiendo siempre a una solicitud de las partes involucradas y sin influir en lo más mínimo en sus respectivas posiciones (Raúl Castro. Diario Vea, 06.09.12)

La oferta del gobierno, asesorado por USA, presentada por Santos el 27.08.2012, se sintetiza en cinco puntos:

1) el desarrollo rural con equidad; 2) Garantías para el ejercicio de la oposición política sin temor a la violencia; 3) el abandono de las armas y la integración de las FARC a la vida civil; 4) el cese del narcotráfico como actividad principal de financiación y 5) la reparación de las víctimas y el reintegro de las tierras a los campesinos.



El diálogo se hará bajo estrictas medidas de seguridad y la fuerza pública no disminuirá sus actividades.

Cabe acotar en cuanto a la “reparación a las víctimas” que este punto es sumamente polémico, toda vez que cada una de las partes se considera víctima de la otra: ¿Quién causó tantas muertes, desaparecidos, torturados y desplazados? ¿Los paramilitares, el ejército, los huéspedes de las bases norteamericanas? o ¿las guerrillas? ¿a quién le asiste la razón en esta guerra, a los desposeídos o a los grandes terratenientes y poseedores de inmensas fortunas? ¿Qué fenómenos geopolíticos, económicos e históricos han generado tanta violencia en Colombia?

Nota: Este temario es más limitado que el discutido en el Caguan (1998), el cual consistía en 12 puntos, entre ellos la política de Estado, la estructura de la economía colombiana, la Deuda Externa, los Recursos naturales, los derechos humanos y los tratados internacionales.

La propuesta de las fuerzas insurgentes, FARC-EP, se sintetiza así:

En principio, están de acuerdo con los cinco (5) puntos presentado por Santos, pero insisten en que es necesaria la participación activa de las organizaciones populares colombianas.
Se oponen a las acciones policiales y militares por parte del gobierno en plenas negociaciones de paz.

Los defensores de las negociaciones propuestas por el gobierno de Santos resumen sus argumentos así:

Ya han pasado más de 50 años y es hora que cese la violencia y se evite más derramamiento de sangre.
El país necesita paz para que las instituciones se estabilicen por completo y la economía se desarrolle plenamente, contando para ello con inversionistas nacionales y transnacionales que sientan que hay tranquilidad para hacer negocios prósperos generadores de empleo y gran acumulación de capital.
Los insurgentes no tienen argumentos sólidos ni pueblo para sostener por mucho tiempo una guerra de esa naturaleza. Es mejor que se entreguen las armas y se incorporen a los procesos electorales y parlamentarios del país.

Los que miran con cautela y con relativo rechazo a las citadas negociaciones argumentan:

Es sospechoso que el gobierno quiera una paz sobre la base de una guerrilla previamente desmovilizada y desarmada. ¿Por qué no esperar un tiempo necesario y suficiente donde queden probadas las buenas intenciones del gobierno y sus asesores norteamericanos? ¿Cómo es que se le exige a las guerrillas desmovilizarse y desarmarse, omitiendo la existencia de siete bases norteamericanas cuyo poder de movilización y fuego continuará intacto? ¿Cómo garantizar que el ejército y los paramilitares cesarán el fuego una vez que los guerrilleros entreguen las armas? ¿Hay alguna experiencia en el la historia del mundo, donde una desmovilización y desarme unilateral haya prosperado hacia una paz con dignidad y equilibrio entre las partes?
¿Por qué dejar a un lado la participación de las organizaciones sociales afectadas directa o indirectamente por los desplazamientos, desapariciones, secuestros, torturas y masacres por parte de cuerpos armados aliados al gobierno y a las bases militares de USA?
¿Quién garantiza que el desarme y la desmovilización unilateral será en la práctica un evento solo ventajoso para la derecha colombiana, si es que negocia sin antes dar garantías que desaparecerán las principales causas que originaron la guerra en Colombia?
La experiencia de otras negociaciones sobre el tema de la paz en Colombia y en Centro América, han demostrado que hasta ahora, los pueblos una vez desarmados, se ven obligados a someterse a las leyes y mandatos de los que tienen el poder legal, fáctico y por sobre todo mucho dinero.
Mientras las derechas cuentan con miles de millones de US $ para hacer su campaña electoral, los sectores populares se ven obligados a entrar en una campaña que ha aparte de ser perseguidos e incluso asesinados, no cuentan con los medios financieros para comprar espacios en los medios de comunicación social.

El pórtico de las conversaciones en comento, ha sido descrito por la organización Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP):

Proponemos reconocer que el país vive una evidente encrucijada, que cuestiona el modo y el fondo de la política, y que pone ampliamente en duda la construcción de una verdadera democracia. Lo confirma la cadena de hechos en los últimos dos meses, entre los cuales está el hundimiento de la “reforma a la justicia”, la manifiesta persistencia del conflicto armado, la insurgencia paramilitar, el reconocimiento a medias de verdades por parte de ex mandos paramilitares, policiales y militares, sobre las violaciones y alianzas anunciadas años atrás, la debilidad o nula actuación judicial que se devela por acuerdos con la justicia de los Estados Unidos, las preocupantes perspectivas en materia económica y social y en derechos como la salud y de reparación de víctimas, entre otras realidades del país (Documento declarativo de finales de agosto del 2012)

En síntesis, las negociaciones que recién comienzan, están acompañadas de una realidad geopolítica, geoestratégica, ideológica, económica, social y militar, de alta complejidad que necesariamente tendrá que pasar por fuertes polémicas entre la alianza gobierno-paramilitares-USA y su contraparte, la insurgencia colombiana, donde cada sector deberá exponer sus razones y propuestas en aras de lograr un consenso que los acerque a una paz con dignidad y donde las soluciones apunten a generar un ambiente real de justicia social, muy ajeno y distante por cierto, de los que aspiran ver arrodillados al adversario, nueva situación que aprovecharían para hacer más negocios que sólo benefician a las clases sociales más adineradas de Colombia y a las transnacionales que vienen del norte. Ya desde hace muchos años, esta visión había sido expresada por hombres que dieron su vida por la libertad y la justicia:

No tenemos intenciones honorables en Vietnam. Nuestra mínima expectativa es ocuparlo como una colonia norteamericana y mantener estabilidad social para nuestras inversiones. Esto explica por qué los helicópteros norteamericanos están siendo utilizados contra las guerrillas en Colombia y en Perú. Cada vez más el papel que nuestra nación adopta es el de quienes se niegan a abandonar los privilegios y placeres procedentes de los inmensos beneficios de las inversiones en el l extranjero (Martin Luther King, Jr., Abril de 1967)



Con la lectura de la anterior cita, nos damos perfecta cuenta que la lucha de los pueblos por su libertad e independencia no es nueva y tampoco es producto del azar. Esto nos lleva a considerar que este combate de ideas y de acciones, tiene al menos dos ópticas de cómo enfocar su solución:

Por una parte los que conciben a la sociedad como un ente donde minorías mediana o altamente preparadas tienen el derecho a organizarse política, legal, económica, militar y estructuralmente para producir riqueza, acumularla y poseerla en pocas manos (incluyendo la posesión de la tierra y los recursos naturales), razón por la cual, las grandes mayorías son consideradas como un recurso para la acumulación de capital, y no como seres humanos que tienen derecho a disfrutar de los bienes y servicios en igualdad de condiciones.

Las clases sociales que se opongan a este planteamiento son inmediatamente aisladas y reprimidas del contexto social. El ejército, la policía, las cálceles y otros mecanismos represivos y coercitivos se encargan de mantener en el poder a las clases dominantes. En este sentido, la paz es vista como un mero ejercicio de colaboración de las clases populares con los sectores privilegiados. Mientras los ricos nacionales y extranjeros mantengan el control absoluto del capital y sus instituciones, todo irá bien, todo estará en orden. La existencia de sectores que reclamen justicia e igualdad, significará el quebrantamiento de la paz social. Según este planteamiento, las armas siempre deben estar en manos de las clases dominantes, lo contrario es “subversivo y terrorista”

Del otro lado, nos encontramos con los sectores que conciben a la sociedad como una gran hermandad donde la propiedad y el resultado de la producción deben ser distribuidas de forma igualitaria o al menos de manera equitativa. Donde los medios de producción, comenzando por la tierra deben ser utilizados en función del bien común y no de minorías que lo acaparan todo. En este sentido, la guerra, no es considerada como un fin en si misma, sino como una manera de enfrentar la exclusión social y la alta represión por parte de los que controlan el Estado burgués y pro imperialista, lo que en caso de victoria pudiese significar adelantar una revolución de carácter patriótica y socialista.

Desde esta posición ante el mundo, se llega a lanzar esta polémica pregunta, ¿En dónde se habrán perdido y se continuarán segando más vidas: en aquellos países donde a cada minuto mueren miles de niños y adultos, a causa de la desnutrición, enfermedades y desempleo crónico, en un ambiente de “paz democrática” o en aquellos países donde por cada mes que pasa, mueren decenas de combatientes aferrados a sus ideas y con la esperanza de ver algún día un mundo mejor? ¿Quién ha pagado voluntariamente los millones seres que minuto a minuto han sido víctimas de las injusticias del sistema capitalista? Cuando las fuerzas de la OTAN bombardean a pueblos enteros y asesinan a sus dirigentes: ¿es esto un gesto humanitario o una expresión elevada a su máxima potencia de terrorismo salvaje?

Creemos que no es necesario que desde aquí le demos respuesta a estas interrogantes, toda vez nuestros lectores son gente inteligente, inclusive más que nosotros, y sabrán interpretar este mensaje… Mientras tanto, oigamos al gran libertador Simón Bolívar: “La confianza ha de darnos la paz. No basta la buena fe, es preciso mostrarla, porque los hombres siempre ven y pocas veces piensan (…) Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable pasar por la senda de los sacrificios”

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1180 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Yolí J. Núñez O.


Visite el perfil de Yolí José Núñez O. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /internacionales/a153564.htmlCUS