El “deporte” de la guerra

Ni los Juegos Olímpicos, ni la Copa Europea de fútbol, menos la Copa Mundial, ni el “deporte” de la caza en el África, ni las corridas de toros, etc., ni todas juntas pueden igualar, menos procurar tantas ganancias para los capitalistas como el “deporte” de la guerra. Las constantes guerras por la conquista de nuevos mercados y el control de los recursos minerales y energéticos, así como las crisis económica-financieras forman parte de la naturaleza misma del sistema capitalista mundial. Sin ellas el sistema colapsa.

Hoy el Ministro de Negocios británico, Vince Cable, asegura que “un eventual colapso de la moneda única europea (el tratado de Maastricht) sería capaz de sumir al continente europeo en una nueva guerra (…) no hay "garantías automáticas" de que un conflicto militar no estalle en Europa puesto que las consecuencias de la eventual caída del euro son "incalculables”.

Lo expresado por el británico Vice Cable contrasta con las palabras de Noam Shomsky quien escribió en una ocasión que “durante cientos de años, Europa ha sufrido guerras asesinas, pero eran los europeos matándose unos a otros. El deporte preferido de los europeos durante cientos de años fue el asesinato mutuo. La única razón por la que se puso fin a todo esto en 1945 no tiene nada que ver con la democracia, ni con no enfrentarse unos con otros, o ideas similares. Tuvo que ver con el hecho de que todos comprendieron que la próxima partida significaría el fin del mundo”.

Mientras dure la Zona Euro, en la periferia capitalista (entiéndase como: Medio Oriente, África, Asia y Latinoamérica) los Estados Unidos y la Unión Europea seguirán jugando el “deporte” de la guerra y obteniendo importantes ganancias para el Complejo Militar Industrial.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1844 veces.

Comparte en las redes sociales