Debates en la izquierda (2ª parte)

Grecia y el peligro del narcisismo

El apasionante proceso que vive Grecia pone a prueba las distintas posiciones que hay en la izquierda griega y de otros países. A la vez, el impacto mundial de la crisis griega actualiza el debate sobre la necesidad de una alternativa revolucionaria internacional. Ante ese desafío, el PO y el PTS reiteran una actitud sectaria y equivocada.

Si bien la lucha anticapitalista adopta una forma nacional, ya que se da contra el gobierno de cada Estado, el capitalismo es un sistema internacional y requiere una respuesta acorde. Este enfoque, que los marxistas en general y los trotskistas en particular sostenemos desde hace mucho, hoy es compartido por buena parte de la izquierda revolucionaria. La crisis capitalista que desde 2007 sacude al mundo resalta aún más la urgencia de tener un marco de acción revolucionaria internacionalista.

El FMI, el Banco Mundial, la banca imperialista y las corporaciones diseñan sus planes a escala del planeta. El plan de ajuste de la Unión Europea para Grecia es muy similar al que dicta para otros países miembros. En la ONU y otros foros los gobiernos capitalistas negocian y pactan sus proyectos regionales y mundiales. Ningún país escapa a esta globalidad. Por eso, con sus peculiaridades, las luchas obreras y populares son casi las mismas en todos los países: contra las medidas de ajuste y la deuda externa, por el salario y las fuentes de trabajo, etcétera.

Entonces, si lo que enfrentamos en todos lados es un mismo sistema capitalista imperialista mundial, es evidente que además de un partido nacional los anticapitalistas, los socialistas revolucionarios y todos los que queremos cambios de fondo en nuestros países y en el mundo necesitamos una herramienta política y organizativa internacional para coordinar y dar mejor esa batalla.

¿Cómo construir hoy?

Con la Revolución Rusa de 1917 dirigida por Lenin y Trotsky, una organización internacional revolucionaria y sus secciones nacionales ganaron influencia de masas: la IIIª Internacional y los partidos comunistas. Pero al no extenderse la revolución a otros países, la URSS se burocratizó. El stalinismo impuso la “coexistencia pacífica” con el imperialismo y en 1943 disolvió la IIIª Internacional.

Ante las traiciones de la IIIª, Trotsky fundó la IVª Internacional en 1938. Pero su asesinato apenas dos años después, la fuerza del stalinismo tras la Segunda Guerra Mundial y los sucesivos errores de los pequeños grupos trotskistas llevaron a que dicha corriente quedara relegada a un rol marginal. Con avances y retrocesos, desde entonces en el movimiento trotskista han primado la dispersión y las divisiones. En esta etapa de enorme crisis del capitalismo y de luchas revolucionarias de masas que cuestionan el poder, ninguna corriente anticapitalista, revolucionaria o trotskista es una fuerte referencia internacional.

Ante esta realidad contradictoria, creemos que la única forma de avanzar es la de promover un reagrupamiento internacional de los revolucionarios. Es decir, la confluencia de todas las corrientes y grupos que a grandes trazos compartamos, como decía Trotsky, “una comprensión común de los acontecimientos y las tareas”. Ello ayudaría a construir fuertes partidos en cada país y sería un polo para actuar con más fuerza sobre la realidad mundial.

Esto no niega la importancia de la construcción de partidos nacionales y de la propia corriente internacional. Pero así como desde una provincia no se puede entender bien ni actuar con fuerza en un país, desde un solo país no se puede elaborar políticas correctas ni mucho menos incidir- en el plano internacional.

Hace falta la voluntad política de establecer vínculos, de intercambiar experiencias, de coordinar y confluir en una instancia unitaria con otras organizaciones internacionales dispuestas a hacerlo. En ese sentido, y sin negar matices y diferencias, nuestra corriente internacional1 ha iniciado un proceso de reagrupamiento con la Cuarta Internacional (Secretariado Unificado), la corriente internacional de mayor extensión, que nuclea a partidos y grupos trotskistas y de otras proveniencias ideológicas en unos 30 países. Además mantenemos relaciones fraternales con fuerzas de izquierda amplias como Syriza, que hace muy poco estuvo a punto de ganar el gobierno en Grecia.

Sectarismo y nacional-trotskismo

Dentro del trotskismo, lo opuesto al internacionalismo es el nacional-trotskismo. Criticar a todos sin excepción y pretender dictar línea política para todo el mundo mirándolo desde el ombligo de un partido nacional o, a lo sumo, desde un partido con algún otro grupito satélite. Es el caso del PO y el PTS: no sólo se critican entre sí, sino que atacan con virulencia a todas las construcciones anticapitalistas amplias y a todas las corrientes revolucionarias y trotskistas que hoy actuamos a nivel internacional.

El nacional-trotskismo retro alimenta el sectarismo. Según el PO2, “la izquierda revolucionaria europea sufre una verdadera debacle” y “la mayoría de las organizaciones que se reclaman de la IV Internacional o herederas de su legado han mostrado un profundo conservadurismo”. Además de esa generalización falsa, a su propio pequeño núcleo internacional (CRCI) por no seguir la línea del PO la acusan de ser un “círculo de discutidores que rumian”. Tras semejantes ataques, el Partido Obrero propone nada menos que “la lucha por la refundación inmediata de la Cuarta Internacional”… ¡sin decir con quién, aparte del PO!

En esta ardua tarea de cómo construir una alternativa revolucionaria internacional también podemos apelar a la inagotable mitología griega.

A los oportunistas les puede pasar lo que a la ninfa Eco, enamorada de Narciso pero castigada a no tener voz propia: nunca encontrarán el amor, porque sólo saben repetir lo que dicen los demás.

Pero los sectarios suelen terminar como Narciso: un peligro opuesto al de Eco, aunque de final igualmente triste. El bello joven Narciso despreciaba a todos sus pretendientes, mujeres y varones. Un día vio su rostro reflejado en un río y se enamoró. Como no pudo dejar de contemplarse a sí mismo, allí se quedó para siempre, inmóvil y solo.

  1. MST (Argentina), MES-PSOL (Brasil), Marea Socialista-PSUV (Venezuela), La Comuna-NPA (Francia), La Lucha Continúa (Perú), Partido Verde (Bielorrusia) y grupos en Ecuador, Chile, Paraguay, España, Rusia y otros países.
  2. Resolución de la Comisión Internacional del 21º congreso (20/7/12).

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1152 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Internacionales

Ideología y Socialismo del Siglo XXI

Actualidad