Hace 29 años triunfó la MUD en Chile

Hace 39 años justos, en Chile se había instaurado un régimen “Castro – Comunista”, como el que ahora tenemos en Venezuela. Un tirano llamado Salvador Allende, predecesor de Hugo Chávez Frías, en las dictaduras comunistas en América Latina, inspiradas en Fidel Castro y su Cuba prisionera, se había instalado en La Moneda.

El doctor Salvador Allende, con sus sueños trasnochados, había despojado de todos los privilegios a los herederos de los conquistadores a los excelsos patriotas de la “Colonia de la dignidad”, había permitido, que los Mapuches, adquirieran estatus de ciudadanos y se les respetaran sus derechos, tales como las tierras que han ocupado ancestralmente, sus manifestaciones culturales y su identidad como chilenos.

Pero no conforme con esto  el tirano pretendía hacer de las universidades un espacio para los tierruos, barrioteros, donde pudieran hacerse profesionales y disputarle los liderazgos del país a los legítimos herederos de esos derechos, legados por los conquistadores peninsulares, que jamás pensaron en que esos predios serian profanados por la planta de sujetos con ojos oblicuos.- Pretendía colocar los medios de producción en manos de los descamisados, que nacieron para ser mandados y asalariados y este señor comunista, quería que fuesen los jefes de la nación. Con sus sueños trasnochados quería también que las mujeres cada día tuvieran más poder. Se proponía también proteger, impulsar y apoyar desde todos los ángulos a los ramplones, dizque poetas, músicos, cantautores, teatreros, escribidores, amén de tener a Pablo Neruda, como el ejemplo, como icono de la cultura chilena, a Víctor Jara, y cuanto bicho de uña que loaba al régimen comunista, que presidía.

Eso era imposible, cosas de otro mundo y por eso las fuerzas de la Mesa de la Unidad Democrática del país austral, abrieron la discusión democrática en el seno de los cuarteles, donde moran los guardianes de sus sagrados derechos y escogieron allí democráticamente a un Henrique, claro está, este muy diferente al que tiene montado en la hoya al dictador venezolano, porque el Henrique chileno tenía bajo su mando a todo el estamento militar, con el cual un día 11 de septiembre de 1973, puso sitio a Santiago, bombardeo La Moneda, tomó las fábricas en manos de los descamisados, fusiló a sus jefes y activistas y al resto se los llevó a la residencia cinco estrellas, el Estadio Nacional; escogida democráticamente para albergar allí a los enemigos de la patria, que habían osado usurpar los derechos de la clase social, escogida “Por la gracia de Dios” para gobernar a estos países tercermundistas, cuyos habitantes no tienen capacidad para dirigir ni siquiera sus propias casas.

Desde entonces Chile vive en el mundo de la mayor felicidad,  el sueño americano, todo allí como tiene que ser en cualquier país civilizado del mundo tiene su dueño, hasta la Moneda es propiedad privada del abastero que se montó en el poder. La educación, la salud, la cultura, la libertad, es exclusivamente para quien pueda pagarlas, como tiene que ser. Es un país feliz. Los ricos cada día son más ricos, los banqueros son los dueños hasta del aire que bate en primavera y los descamisados y barrioteros, que se habían alzado al lado de Allende, volvieron a sus puestos, para que aprendan que las malas crianzas se pagan caro. Ahí está Piñera, con sus milicos, sus carabineros, sus ballenas, dinosaurios y demás herramientas para dar la bienvenida a los vagos que piden educación, salud y libertad gratuitas, en las calles, atentando contra la democracia que construyó en 17 años el General Henrique, perdón Augusto Pinochet, con las caricias de los tanques, bayonetas y fusiles, inspirado en la escuela de  Raúl Leoni, insigne representante de la IV República que inauguró en Venezuela, las desapariciones forzosas como o método de lucha contra el comunismo venezolano.

Pues bien mis queridos compatriotas, que creen en un camino que les señala e invita a trochar el Pinochet tropical, allí en la hermana república de Chile, tenemos el ejemplo de lo que representa el triunfo de la MUD en cualquier país del mundo.

La  MUD también le dio la mano a Francisco Franco, en Europa el “Caudillo de España por la gracia de Dios”, para que acabara con el comunismo republicano que amenazaba al pueblo ibérico y allí está hoy ese noble pueblo, disfrutando del paquetazo del FMI, que  ha dejado en la calle a miles de familias de clase media, que perdieron sus viviendas, a los pensionados que les han quitado ese derecho, a los desempleados, que les confiscaron el seguro de paro y miles de obreros, particularmente mineros que están muriendo de hambre. Ese mismo triunfo de la MUD se disfruta en Grecia y en otros países bajo la bota de Ángela Merkel.

Pues bien, la MUD aspira y está trabajando fuerte para eso, repetir la misma receta de Chile en Venezuela, para que el alumno de Salvador Allende el Teniente Coronel Hugo Rafael Chávez Frías no consolide su proyecto, que es,  tan o más perverso que el chileno.

Porque el “Arañero de Sabaneta” es mas audaz, que su maestro Salvador Allende. Este sujeto, como es mulato ha llenado las esferas del  gobierno de “Afro descendientes” , negros, que nacieron para ser mandados y ahora son jefes. Está poniendo en manos de los pata en el suelo las fábricas que “Que han robado, porque las expropiaciones e intervenciones son un robo,  a patriotas honestos, productores, que especulan pero dan empleo”. El Palacio de Miraflores, recinto sagrado del poder, en tiempos de la democracia, ahora es un potrero, donde entra Raymundo y todo el mundo a la hora que le da la gana. La carne, el pollo, el pescado, la leche, las legumbre, los quesos y otras exquisiteces, ahora son para el consumo de las hordas, que no sabemos como no se han muerto de diarreas, porque eso de comer así de repente cosas, que jamás había probado, tiene que producir trastornos estomacales.

Pero por si fuera poco ahora en cada barrio, en cada caserío, existe una llamada Aldea Universitaria, a donde concurre hasta el gato a obtener títulos, habráse visto semejante locura. Imaginense abriendo los ojos a esos marginales, para que después crean  que son los dueños del país y que los demócratas les hemos arrebatado su propiedad. Las llamadas misiones, llenas de cubanos amaestradores son otra aberración. Porque es mentira que los llamados médicos cubanos van a ver a quienes van a consulta y,  no le van a meter nada de Cuba y de Chávez. Esa locura de homologar las pensiones al salario mínimo y obligando a los bancos a dar crédito a quienes no saben que hacer con el dinero, a no ser gastárselo en cerveza. Los demócratas que amamos al país, hemos puesto en la calle el programa económico, político y social, donde la propuesta es rescatar la democracia, devolver las propiedades a sus dueños, las empresas básicas y PDVSA, al sector privado porque es donde están quienes saben que hacer con ellas. Eso tiene que ser así para honrar el triunfo de hace 39 años en Chile.

Periodista*

CNP 2414  [email protected]  [email protected]

                                                           Cástor Díaz*

Hace 39 años justos, en Chile se había instaurado un régimen “Castro – Comunista”, como el que ahora tenemos en Venezuela. Un tirano llamado Salvador Allende, predecesor de Hugo Chávez Frías, en las dictaduras comunistas en América Latina, inspiradas en Fidel Castro y su Cuba prisionera, se había instalado en La Moneda.

El doctor Salvador Allende, con sus sueños trasnochados, había despojado de todos los privilegios a los herederos de los conquistadores a los excelsos patriotas de la “Colonia de la dignidad”, había permitido, que los Mapuches, adquirieran estatus de ciudadanos y se les respetaran sus derechos, tales como las tierras que han ocupado ancestralmente, sus manifestaciones culturales y su identidad como chilenos.

Pero no conforme con esto  el tirano pretendía hacer de las universidades un espacio para los tierruos, barrioteros, donde pudieran hacerse profesionales y disputarle los liderazgos del país a los legítimos herederos de esos derechos, legados por los conquistadores peninsulares, que jamás pensaron en que esos predios serian profanados por la planta de sujetos con ojos oblicuos.- Pretendía colocar los medios de producción en manos de los descamisados, que nacieron para ser mandados y asalariados y este señor comunista, quería que fuesen los jefes de la nación. Con sus sueños trasnochados quería también que las mujeres cada día tuvieran más poder. Se proponía también proteger, impulsar y apoyar desde todos los ángulos a los ramplones, dizque poetas, músicos, cantautores, teatreros, escribidores, amén de tener a Pablo Neruda, como el ejemplo, como icono de la cultura chilena, a Víctor Jara, y cuanto bicho de uña que loaba al régimen comunista, que presidía.

Eso era imposible, cosas de otro mundo y por eso las fuerzas de la Mesa de la Unidad Democrática del país austral, abrieron la discusión democrática en el seno de los cuarteles, donde moran los guardianes de sus sagrados derechos y escogieron allí democráticamente a un Henrique, claro está, este muy diferente al que tiene montado en la hoya al dictador venezolano, porque el Henrique chileno tenía bajo su mando a todo el estamento militar, con el cual un día 11 de septiembre de 1973, puso sitio a Santiago, bombardeo La Moneda, tomó las fábricas en manos de los descamisados, fusiló a sus jefes y activistas y al resto se los llevó a la residencia cinco estrellas, el Estadio Nacional; escogida democráticamente para albergar allí a los enemigos de la patria, que habían osado usurpar los derechos de la clase social, escogida “Por la gracia de Dios” para gobernar a estos países tercermundistas, cuyos habitantes no tienen capacidad para dirigir ni siquiera sus propias casas.

Desde entonces Chile vive en el mundo de la mayor felicidad,  el sueño americano, todo allí como tiene que ser en cualquier país civilizado del mundo tiene su dueño, hasta la Moneda es propiedad privada del abastero que se montó en el poder. La educación, la salud, la cultura, la libertad, es exclusivamente para quien pueda pagarlas, como tiene que ser. Es un país feliz. Los ricos cada día son más ricos, los banqueros son los dueños hasta del aire que bate en primavera y los descamisados y barrioteros, que se habían alzado al lado de Allende, volvieron a sus puestos, para que aprendan que las malas crianzas se pagan caro. Ahí está Piñera, con sus milicos, sus carabineros, sus ballenas, dinosaurios y demás herramientas para dar la bienvenida a los vagos que piden educación, salud y libertad gratuitas, en las calles, atentando contra la democracia que construyó en 17 años el General Henrique, perdón Augusto Pinochet, con las caricias de los tanques, bayonetas y fusiles, inspirado en la escuela de  Raúl Leoni, insigne representante de la IV República que inauguró en Venezuela, las desapariciones forzosas como o método de lucha contra el comunismo venezolano.

Pues bien mis queridos compatriotas, que creen en un camino que les señala e invita a trochar el Pinochet tropical, allí en la hermana república de Chile, tenemos el ejemplo de lo que representa el triunfo de la MUD en cualquier país del mundo.

La  MUD también le dio la mano a Francisco Franco, en Europa el “Caudillo de España por la gracia de Dios”, para que acabara con el comunismo republicano que amenazaba al pueblo ibérico y allí está hoy ese noble pueblo, disfrutando del paquetazo del FMI, que  ha dejado en la calle a miles de familias de clase media, que perdieron sus viviendas, a los pensionados que les han quitado ese derecho, a los desempleados, que les confiscaron el seguro de paro y miles de obreros, particularmente mineros que están muriendo de hambre. Ese mismo triunfo de la MUD se disfruta en Grecia y en otros países bajo la bota de Ángela Merkel.

Pues bien, la MUD aspira y está trabajando fuerte para eso, repetir la misma receta de Chile en Venezuela, para que el alumno de Salvador Allende el Teniente Coronel Hugo Rafael Chávez Frías no consolide su proyecto, que es,  tan o más perverso que el chileno.

Porque el “Arañero de Sabaneta” es mas audaz, que su maestro Salvador Allende. Este sujeto, como es mulato ha llenado las esferas del  gobierno de “Afro descendientes” , negros, que nacieron para ser mandados y ahora son jefes. Está poniendo en manos de los pata en el suelo las fábricas que “Que han robado, porque las expropiaciones e intervenciones son un robo,  a patriotas honestos, productores, que especulan pero dan empleo”. El Palacio de Miraflores, recinto sagrado del poder, en tiempos de la democracia, ahora es un potrero, donde entra Raymundo y todo el mundo a la hora que le da la gana. La carne, el pollo, el pescado, la leche, las legumbre, los quesos y otras exquisiteces, ahora son para el consumo de las hordas, que no sabemos como no se han muerto de diarreas, porque eso de comer así de repente cosas, que jamás había probado, tiene que producir trastornos estomacales.

Pero por si fuera poco ahora en cada barrio, en cada caserío, existe una llamada Aldea Universitaria, a donde concurre hasta el gato a obtener títulos, habráse visto semejante locura. Imaginense abriendo los ojos a esos marginales, para que después crean  que son los dueños del país y que los demócratas les hemos arrebatado su propiedad. Las llamadas misiones, llenas de cubanos amaestradores son otra aberración. Porque es mentira que los llamados médicos cubanos van a ver a quienes van a consulta y,  no le van a meter nada de Cuba y de Chávez. Esa locura de homologar las pensiones al salario mínimo y obligando a los bancos a dar crédito a quienes no saben que hacer con el dinero, a no ser gastárselo en cerveza. Los demócratas que amamos al país, hemos puesto en la calle el programa económico, político y social, donde la propuesta es rescatar la democracia, devolver las propiedades a sus dueños, las empresas básicas y PDVSA, al sector privado porque es donde están quienes saben que hacer con ellas. Eso tiene que ser así para honrar el triunfo de hace 39 años en Chile.

El autor es: Periodista

[email protected]  [email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 701 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a150078.htmlCUS