Pildoritas 90 (año V)

El anuncio de la firma de una hoja de ruta para la Paz entre Santos y las FARC, tiene a Uribe de muerte lenta

En Colombia, Uribe está de muerte lenta, ya venia tocado desde que el mundo se enteró que el actual Presidente, en Cuba y con la presencia de Noruega, se estaba conversando con la Guerrilla, para buscar coincidencias con el objetivo de lograr la paz; y ahora cuando el Presidente Santos anuncia la firma de una hoja de ruta para en el menor tiempo posible, meses dijo y no años, acordar la paz, algo que era pedido a gritos por la enorme mayoría del pueblo colombiano y anhelado por los países vecinos, entre ellos nuestro país, que es uno de los más afectado por el conflicto armado, pues por la enorme extensión fronteriza que nos separa de Colombia, aún tratando de evitarlo, seguimos siendo un aliviadero y un receptor de desplazados por la violencia, lo cual en muchos casos se traduce en aumento de la criminalidad en nuestro suelo. De ello siempre ha estado claro nuestro Presidente, desde antes de ser Jefe del Estado, ha venido hablando de la necesidad de paz para Colombia.

Eso no le sirve a Uribe en su afán de volver al Poder, apenas Santos asomó la posibilidad fue el primero en salir a criticarlo y a exigir más plomo y muerte aduciendo que la única forma de lograr la paz es mediante la guerra, es lo que le conviene pues bien sabemos que el ropaje de mafioso que se ha colocado desde que era un empleado de Pablo Escobar, ya les es muy difícil quitárselo y además no puede concebir pasar a un segundo plano e incluso anularse políticamente, si Santos logra convertirse en un verdadero héroe, si por su decisión de firmar la paz logra que cese el ruido de los fusiles en el hermano país y ya no siga muriendo tanta gente inocente.

La reacción de Uribe fue criticar a Santos, llamó grave y bofetada a la democracia, buscar la paz en una mesa de negociaciones, tuvo el descaro de afirmar que el presidente le estaba entregando el país a las FARC, se le olvida que él tuvo 8 años para derrotarla y no pudo, que van 60 años intentándolo y no se ha logrado con miles de víctimas, y pérdidas materiales y si ello no es suficiente para Uribe, se confirma la fibra fascista de que este sujeto está hecho y nos da pie para aceptar la razón por la que sus pares de aquí, Leopoldo López y CAPriles, prácticamente se han declarado fans del ex presidente.

Por ello es un reto para el Presidente Santos, a quien Uribe no le perdona no dejarse tratar como marioneta y permitirle seguir gobernando tras bastidores, no dejar que esta oportunidad que ha llamado real, fracase y así darle la razón a los enemigos de la paz, a la cabeza de quienes parece estar Uribe Vélez.

Pero es que también Uribe no puede aceptar que la permanente prédica del Comandante Chávez pidiendo a las partes buscar por todos los medios la paz se pueda hacer realidad, lo cual y él bien lo sabe daría al traste con sus no ocultadas aspiraciones de ponerle por sí o por testaferros políticos, las manos al poder, pues el logro del final de la guerra le daría a Santos una dimensión tal de líder, que el liderazgo de Uribe que ahora luce artificial, se vendría en picada y pasaría a la historia como una equivocación más de un pueblo que se dejo obnubilar por promesas y campañas mediáticas, que son capaces de colocarle imagen de monje hasta al mismísimo demonio.

Está pues en manos de Santos mantenerse firme, soslayando los gritos destemplados de Uribe y como hasta ahora ignorarlo porque es un fracasado y además porque debido a su origen y a sus obras, maquilladas por los medios de la derecha en Colombia y el mundo, ha quedado descalificado como punto de referencia para la búsqueda de la paz en la Región.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1353 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /internacionales/a149665.htmlCUS