Elecciones en Venezuela: La Patria está en juego

A un mes de las elecciones presidenciales en Venezuela, el pueblo soberano lucha contra la amenaza de una élite al servicio de las multinacionales y los intereses estadounidenses que buscan retomar el poder en el importante país petrolero

Cuando medios internacionales comienzan a publicar día tras día artículos destacando todo lo negativo que ocurre en Venezuela y se intensifican las agresiones verbales de los voceros de Washington contra el gobierno venezolano, mientras dentro del país, aumentan los sabotajes y planes de desestabilización, sabemos que estamos apenas días de un importante proceso electoral. Las amenazas contra la soberanía de la Venezuela revolucionaria abundan y las garras imperiales, encarnadas en un candidato opositor motivado por su sed por el poder y su avaricia de complacer a la élite, hacen claro que el próximo 7 de octubre en Venezuela, se juega la patria.

Todas las encuestas, incluso las que más se identifican con el sector opositor en Venezuela, indican que el Presidente Hugo Chávez será reelecto con una amplia mayoría. La encuestadora Datanálisis, cuyo fundador, Luis Vicente León, firmó un decreto dictatorial durante el golpe de estado contra el Presidente Chávez en abril 2002 disolviendo todas las instituciones democráticas del país, determinó hace un mes que a estas alturas, Chávez solo podría perder si hubiera un evento “extraordinario” o “catastrófico” antes de las elecciones presidenciales el 7 de octubre. Desde entonces, ha habido múltiples “accidentes” e incidentes trágicos en Venezuela, incluyendo el colapso de un importante puente que conecta la capital Caracas con el oriente del país, una terrible explosión en la refinería Amuay en el la costa noroeste que dejó un saldo de 41 muertos y más de 100 heridos, violentos motines en cárceles, y una supuesta masacre de indígenas en la Amazonía.

El gobierno venezolano ya ha construido un puente provisional mientras reparan el puente de Cúpira, y la refinería de Amuay está comenzando a funcionar de nuevo, mientras el gabinete de Chávez y el gobierno regional del estado Falcón atienden a las víctimas del lamentablemente incidente. Los motines carcelarios han sido controlados por las autoridades del estado y la supuesta masacre en Amazonas está siendo investigada. Accidentes o eventos provocados por una mano saboteadora, estos sucesos han servido como municiones para la campaña nacional e internacional contra la reelección del Presidente Hugo Chávez.

LOS MEDIOS

Dentro de Venezuela, aún una mayoría de medios están en manos privadas que mantienen una postura que sobrepasa la crítica contra el gobierno venezolano. Estos medios, que son poderosos canales de la agenda opositora, promueven distorsiones, manipulaciones y hasta mentiras y difamaciones en contra del Presidente Chávez y su entorno. Su trabajo es a diario, y su campaña mediática contra el gobierno de Chávez ha sido incesante y permanente.

Medios internacionales, sin embargo, trabajan por ciclos noticiosos. Solo reportan sobre Venezuela lo negativo e intensifican su lenguaje sesgado cuando se acerca un proceso electoral de interés e importancia internacional. En un día de esta semana, se leen múltiples titulares sobre Venezuela en medios estadounidenses que solo hablan de muerte, corrupción y supuestas “amenazas” contra derechos humanos: “Informe: Refinerías venezolanas afectadas por mala gestión” (CNN); “Bebé venezolano que había sido secuestrado fue encontrado muerto” (Fox News); “Masacre de indígenas en Amazonas, Venezuela” (Fox News); “Desastre en refinería revela debilidades en empresa petrolera venezolana” (Washington Post); “Medios venezolanos bajo asalto” (CBS News); “Periodistas venezolanos amenazados por hackeros pro-gubernamentales” (Americas Quarterly); “Elecciones Injustas en Venezuela” (Huffington Post); “Medios privados en Venezuela se asfixian bajo el asalto de Chávez” (CPJ Press Freedom Online).

Esta campaña internacional contra Chávez no es nuevo. Su intención está clara: promover la percepción de que en Venezuela se vive bajo una dictadura en caos, violencia, inestabilidad y sin ley. Según esta campaña, que se repite a través de los medios nacionales, las instituciones del estado no sirven (al menos que permiten la victoria electoral de la oposición), y el país no funciona. Aunque nada está más lejos de la verdad y cualquier persona que visita a Venezuela se queda asombrada de las amplias libertades en esta “dictadura” y los extraordinarios avances y logros de este gobierno que “no sirve” – de igual manera, la percepción negativa y amenazante de Venezuela es la que más circula en los medios mundiales.

LOS VOCEROS

Uno de los principales canales de estas matrices negativas contra Venezuela son los voceros de Washington. Durante la recién conferencia republicana en Tampa, Florida, Venezuela - bajo el Presidente Chávez - fue declarada una “amenaza creciente” contra Estados Unidos. El candidato republicano Mitt Romney ya ha declarado que en caso de ser electo, tomará acciones contra el “dictador Chávez”. El regreso de los republicanos a la Casa Blanca podría significar el retorno de los elementos más peligrosos del poder estadounidense, incluyendo el infame Roger Noriega, ex subsecretario de Estado para América Latina durante el gobierno de George W. Bush, quien actualmente se dedica a difamar, amenazar y ofender al Presidente Chávez a través de sus escritos publicados en diferentes medios estadounidenses.

El ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe, también se ha ocupado con la tarea de atacar al Presidente Hugo Chávez en sus declaraciones y escritos. Hace poco Uribe montó un show en el lado colombiano de la frontera con Venezuela, reuniéndose con opositores venezolanos para consolidar la “alianza contra Chávez”. El ex mandatario colombiano se ha convertido en una patética caricatura que escupe amenazas contra el jefe de estado venezolano a través de su cuenta en Twitter.

Estos oscuros personajes alimentan el léxico violento contra Venezuela, mientras intentan pintar al gobierno de Chávez como la “amenaza más grande” contra el poder estadounidense. Sin pruebas, acusan a Venezuela de patrocinar terrorismo, narcotráfico y hasta planes para atacar a Estados Unidos desde ficticias bases militares iraníes en territorio venezolano.

Por más ridículos que parecen, siguen siendo peligrosos. Que las pruebas sean falsas nunca ha sido disuasivo para los halcones de Washington y sus lacayos.

LOS FINANCISTAS

Los millones de dólares siguen fluyendo desde las agencias de Washington a los grupos políticos de la oposición, una gran parte de la cual se ha invertido en su campaña electoral. El Presidente Barack Obama había solicitado un fondo especial en su presupuesto nacional este año de 5 millones de dólares para la campaña opositora en Venezuela. Ese dinero fue adicional a los más de 15 millones ya apartados para financiar grupos opositores en Venezuela a través de la USAID y sus múltiples contratistas.

El Fondo Nacional para la Democracia (NED) ha canalizado más de 1.5 millones a grupos antichavistas este año, enfocando su “ayuda” especialmente en sectores jóvenes y periodistas y medios privados. Según su último informe, una parte significativa de esos dólares fue entregada a grupos como Voto Joven, que se dedican a promover la campaña contra el Presidente Hugo Chávez dentro de la juventud. Otra gran parte de ese pote de oro fue a organizaciones como Espacio Público, dedicadas a denunciar supuestas violaciones contra la libertad de expresión en el país.

EL PLAN

Toda esta maquinaria – la desestabilización interna, la campaña mediática, las amenazas externas y los millones que alimentan al conflicto – tiene un propósito muy claro: sacar a Chávez del poder, destruir la Revolución Bolivariana e instalar un gobierno subordinado a la élite y las grandes potencias.

El plan de la oposición es innegable. Según su propio programa de gobierno, acabarían con los programas sociales del gobierno de Chávez, llamados “misiones”. Lo que queda de las misiones luego de sus recortes neoliberales sería privatizada y convertida en empresas que explotan al pueblo en lugar de atenderlo. Las empresas del estado serían privatizadas, dando grandes comisiones y contrataciones a los más íntimos amigos de los que aspiran gobernar al país.  Los créditos solidarios dados al pueblo para sus casas, carros, muebles, y productos de consumo serían aumentados a cifras inalcanzables. Harían todo lo posible para extinguir la llama del poder popular.

Romperían acuerdos y relaciones con países soberanos como Cuba, China, Rusia, Bielarrusia, Irán, Boliva, Ecuador, Nicaragua y muchos más con los cuales Venezuela tiene importantes convenios para tecnología, agricultura, alimentación, energía y comercio. Incrementarían relaciones con Washington y sus aliados, abriendo el país a las multinacionales, los explotadores, los saqueadores. Ya la oposición ha hecho público su desprecio por la integración y unión latinoamericana. CELAC, UNASUR y especialmente ALBA serían botados a la basura.

Peor aún, implementarían un estado represiva con una persecución violenta contra el chavismo. Lo han dicho y lo han hecho ya. Durante el golpe de estado contra el Presidente Chávez en abril 2002 la misma gente que hoy quieren gobernar persiguieron a ministros y colaboradores del gobierno de Chávez para golpearlos, torturarlos y hasta asesinarlos. Henrique Capriles Radonski, hoy candidato presidencial de la oposición, lideró un asalto contra la embajada de Cuba durante ese golpe, apoyando acciones violentas contra su sede diplomática y su personal, incluyendo el corte de su agua y electricidad, la prohibición de sus entradas y salidas, la negación de acceso a comida y bebida, y la destrucción de sus vehículos y propiedades. Capriles saltó la pared de la embajada y entró ilegalmente – y violentamente – en territorio soberano y protegido por ley internacional.

Esta es la gente que quiere retomar el poder el próximo 7 de octubre en Venezuela y adueñarse de sus recursos estratégicos. La misma gente que hace días durante un evento de campaña frente a trabajadores públicos llamó a los obreros “jalabolas” por apoyar a Chávez. Esta gente no solamente desprecia al pueblo, lo odia.

En mayo de este año 2012, el veterano periodista estadounidense Dan Rather reportó que una fuente anónima cercana al Presidente Chávez aseguraba que el mandatario venezolano no viviría para ser reelecto en octubre. Lo mismo había venido diciendo el obsesionado Roger Noriega, seguido por un coro de seudo-periodistas venezolanos que repetían sus rumores con una perversa agitación. Este grupo enfermizo del antichavismo apostaba para el cumplimiento del falso tubazo necrofílico de Rather. A saber que no iba a ser así, optaron por su plan b.

A un mes de las elecciones presidenciales en Venezuela la violencia opositora aumenta y su intento de desacreditar al proceso electoral suena más duro cada día. Preparan sus gritos de fraude y sus denuncias de trampa ante el mundo. Aunque el proceso electoral en Venezuela está blindado y es reconocido como uno de los más confiables y transparentes del mundo, los insaciables que quieren el poder en el país con las más grandes reservas petroleras del mundo no tolerarán una pérdida.

La patria está en juego en Venezuela, y la patria tiene que ganar.

http://actualidad.rt.com/expertos/eva_golinger/view/52862-elecciones-venezuela-patria-juego 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3766 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Eva Golinger


Visite el perfil de Eva Golinger para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Internacionales

Actualidad

Oposición y golpismo

US Y /internacionales/a149548.htmlCUS