Filosofía i Política

Biófilos i necrófilos, los que aman la vida i las momias políticas

“Se ha dicho que desde un plano espiritual

  superior el matar –aun para defenderse−

  nunca es moralmente bueno”

                  Erich Fromm

“Vivir y amar; he aquí el mayor

 de los goces que le es dado al

hombre experimentar en la vida”.

                                                                     Goethe

I

     Cuando veo hombres revestidos de una mediocridad tal, que es como el mal olor de esos zorrillos negros con una franja blanca, el zorrino o mofeta, pero llenos de vanidad i audacia esporádica que, termina en cobardía,  recuerdo sobre todo a dos politiqueros nuestros, de ojos saltones e intelecto igual, por escaso, que en los últimos años, por estar en un gobierno pacífico i socialista, que respeta los derechos humanos i las leyes, le permite hacer valentonadas i dar razonamiento cantinfléricos u ofensivos con falsas denuncias. Me hubiese gustado ver a esos dos hijos de papá i mamá millonarios, con cuentas bancarias repletas de bolívares en el país i de dólares en el exterior, actuar de esa manera, como hombres inmaduros i escasos de conocimientos i ética, en los tiempos de Pérez Jiménez i Pedro Estrada. Para entonces, lo he dicho otras veces, los adolescentes ricos i rebeldes (la rebeldía sana es propia de la juventud), no se atrevían ni a contar chistes sobre el dictador. En los días del golpe, vimos a uno de ellos con un careta antigases, i un arma en la mano, azuzar a las bandas de saboteadores de turno (como Alcalde de Chacao) i al otro como Alcalde de Baruta, agredir a una Embajada i permitir, acosos i destrucción de vehículos, etc.; i entre los dos, dirigir la represión, secuestrar e humillar a un ministro i a un parlamentario, como muestra de lo que vendría después. Dos prototipos o ejemplos negativos, de la pandilla que ahora le sigue  uno de ellos como candidato presidencial, i las pesadas i tristes apetencias de unos dinosaurios de la IV República, llamando “nuevo” a un movimiento ridículo, de clase burguesa i oligarca que pretenden, volver a la Venezuela de ayer. Como muchas personas calificadas para opinar, han expresado, ese candidato que no es solamente de escaso, escasísimo talento, sino que no sabe ni aprender las lecciones e instrucciones que le dan, impide mostrar un programa de gobierno, que no solamente es incompetencia suya para pensar o razonar, sino de la escasa materia gris que hai en los cerebros que supuestamente lo asesoran. Se saben perdidos de antemano, por lo cual, el programa de campaña que les viene del norte, es crear desestabilización, conflictos, atentados, intentos de homicidio, poner bombas  en muchos sitio de primera importancia, i naturalmente comenzaron por agredir al corazón económico de todas la Misiones, o sea PDVSA. Lo de Amuay, no es otra cosa que un atentado criminal, no solamente contra el gobierno i su presidente, sino contra todo el pueblo de Venezuela, i de paso un cura de malos sentimientos i de escasos conocimientos, que se hacía llamar el Cura Rojo (porque se creía también rojito) i le chupaba las medias a Arias Cárdenas, se arremangó la sotana de su disfraz de cura, i saltó la talanquera. Quería, dicen, estar en la CEV, al lado de Nixon Moreno para aprender ética. Esa actitud, asoma lo que será también la posición de la Conferencia Episcopal Venezolanas, en estos 38 o menos días que quedan de campaña, enfilados absolutamente seguros, a la derrota electoral.

       Los que escriben en APORREA, muchos han insinuado la lista de hechos de terrorismo (como hizo los Estados Unidos en todos los países que invadió i destruyó en su gente i en sus tradiciones, i sigue tratando de hacer en Siria). A ese sicario que ha entrado al país, yo lo tendría detenido hasta el año que viene, por lo menos, pues vino a no dudarlo como un sicario del Imperio), mientras ellos allá, en Florida cuidan con celo al terrorista más grande de todo el siglo XX, Posada Carriles, i al mismo tiempo, que porque les da la gana, tienen a cinco héroes en prisión, martirizando todo lo que pueden a cinco inocentes familias cubanas, de la Cuba Heroica que les ha soportado todas sus infamias, por más de medio siglo.

     Es verdad que de las infamias i el terrorismo de los Estados Unidos, no podemos culpar a su pueblo; empero, es justicia decir que en parte si tienen gran culpa. Están, las clases pudientes, no solamente los multimillonarios, sino los que llamamos pudientes en sentido que no sufren lo que el verdadero pueblo, los negros i los inmigrantes latinos que buscaban el paraíso para volar como angelitos i se tienen, al contrario, arrastrar como aborígenes i lacayos, totalmente contentos con la misma fórmula de los romanos: al pueblo, pan i circo. Mientras clase media i pueblo raso norteamericano, hacen un esfuerzo de toda la vida para visitar Disney Word, ir a los juegos del béisbol de grandes ligas, o de otros como el baloncesto i el fútbol, i comen mucha comida chatarra en los Mc Donald i sus similares, la televisión casera les completa la vida. Muchos son analfabetos culturales. Pero viven ignorantes del resto del mundo, no saben “papa” de historia o de ciencia; algunos con Armstrong ya muerto, se enteran que pisó la luna o preguntan si Venezuela queda en el África. Esa gente que son millones de marginados, que viven en Nueva Orleans, i otras ciudades, todavía sin repararse los daños del Katrina, no se percatan de que tienen gobiernos criminales, genocidas i que están acabando hasta con el mismo planeta Tierra.

                           (Continuará)

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1442 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Internacionales

Actualidad

Oposición y golpismo

US N /internacionales/a149395.htmlCUS