España

Administrar no es gobernar

Los políticos españoles actuales se han convertido en administradores. Es como ir al supermercado y ver al que coloca las cajas en el almacén o en los estantes: administra espacio y tiempo. El primer ministro griego, Antonis Samaras, pidió tiempo a la canciller Angela Merkel y esta le contestó que no podía dárselo porque eso representaba darle dinero.

Los políticos europeos, llenos de maestrías, posgrados y fanfarrias (sobre todo los jóvenes), se han volcado en el combate no de las ideas, sino de lo que ellos llaman administrar y los tontos gerenciar.

Administrar administra cualquiera, algunos bien otros mal, otros regular. Quieren convencernos, sobre todo los europeos y sus aprendices latinoamericanos, que la administración de la cosa pública está indisolublemente unida al sentido común y no a la justicia social, a la equidad y a la ética. El presidente español Rajoy lo repetía en campaña una y otra vez: «administrar un Estado es como administrar una casa: no se puede gastar más de lo que se tiene». La «didáctica» y enternecedora imagen del ama de casa, administrando lo poco para dar a los muchos nos viene a la mente. Pero es una imagen falaz. En ninguna casa mandan soldados a Irak, ni masacran poblaciones civiles como en Afgansitán, ni construyen obras faraónicas inútiles para perpetuarse. Tampoco tienen la mala costumbre de obligar a los vecinos a comer, pensar, servir y saquearlos bajo amenaza de masacrarlos si se niegan.

En ninguna casa con un padre alcohólico y jugador, lleno de deudas, se sale a la calle a obligar a la gente a entregar parte de sus salarios en aras del «bien común», es decir, sanearle las cuentas al borracho y a la hacienda familiar a costa del dinero de otros.

No hay mucha batalla de ideas que ganar en esta Europa esclerótica. Miran de reojo a Latinoamérica y les envidian el don de la palabra y, como diría Silvio Rodríguez; «la sonrisa perfecta» a pesar de no ser ricos ni poder consumir a costa de los demás.

Pero a la clase política española (gobierno y oposición) no le va a pasar nada «que los borre de pronto», todavía el pueblo no asumió que el padre de sus gobernantes es alcohólico y ludópata y piensan que todo lo que les quitan va a parar a una escuelita que están a punto de quitarles porque... «hay que administrar los escasos recursos de los que disponemos, bla, bla, bla....».

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 889 veces.