Condones para la justicia británica

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org


Durante algo menos de un año de guerra contra Julian Assange, el comentarista y editor australiano, figura en la lista de los más buscados y encabeza la agenda policial de Gran Bretaña.

Mientras una gran alharaca rodea la cacería humana a través de la frontera, las acusaciones formales que la produjeron no figuran en la pantalla del radar del público. Sustanciadas en Suecia, suenan estrafalarias aun en el país con una reputación de mezclar los derechos humanos con la paranoia. El caso contra Julian Assange con una orden de detención emitida el 20 recién pasado, incluye acusaciones de violación y ataque sexual como sigue:

+ Se le acusa de haber mantenido relaciones sexuales sin preservativo con una mujer sueca –señalada en el tribunal como la señorita A –con el objeto de mantener oculta su identidad—contrariando su solicitud que él usara un condón.

+ Otra mujer –la señorita W –cuya identidad tampoco es revelada, acusa a Assange de haber fehacientemente mantenido relaciones sexuales consensuales pero sin condón cuando ella estaba dormida.

Estas acusaciones producen una impresión un tanto risible, considerando el hecho que ambas mujeres no tuvieron objeciones para mantener diversas instancias sexuales con Assange y voluntariamente compartieron la cama con él en sus residencias, pero posteriormente procedieron a denunciarlo criminalmente. En un comienzo el tribunal sueco de manera sobria resolvió anular los cargos de violación, pero estos fueron replanteados bajo oscuras influencias. En estas circunstancias, Assange cometió el error de irse a Inglaterra, país que alberga una creciente comunidad de refugiados políticos de todo el mundo. Deberá tomarse en cuenta que Londres desde hace bastante tiempo es la Meca de personajes cuyas credenciales de refugiados políticos son dudosas en el mejor de los casos. Una heterogénea caravana de jeques destronados, narcotraficantes, traficantes de personas y asesinos de todo tipo –gente que Gran Bretaña acoge ya que estos especímenes son enemigos de sus respectivos gobiernos y por lo tanto podrían ser utilizados como peones en futuras jugadas políticas contra ellos. Por ejemplo, la lista de residentes en Londres que evaden la justicia de sus países de origen, incluye al oligarca ruso, anteriormente bien conectado y corrupto, B. Berezovski o el dirigente checheno y famoso genocida A. Zakayev.

Seguramente como Assange no gusta de los condones y tiene la tendencia a la repetición sexual con una mujer que duerme con él, no calza en lo anterior y debió enfrentar la perspectiva de una extradición o en conclusión, como tal vez es mucho lo que está en juego, el Reino Unido en este caso decidió aparentar respeto por el derecho internacional.

Por el momento, Assange está atascado en la embajada de Ecuador, país que en críticas circunstancias le concedió asilo político. El terreno donde se encuentran las dependencias de la embajada no guarda relación con la misión diplomática y la policía británica se instaló allí pero la firme reacción del Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador sirvió para conjurar el asalto a la embajada.

Queda claro que el plan para una entrada a la fuerza se suspende pero no se cancela, con la inventiva de las autoridades británicas considerando varias opciones para justificar una incursión. Mientras tanto los partidarios de Assange preparan una campaña para enviar cantidades de condones a los tribunales británicos, obviamente con la esperanza que un estricto control de la natalidad eventualmente haga que este tipo de autoridades judiciales se extinga.

De todas maneras, la cacería de Julian Assange se supone que debe culminar siendo sometido a juicio en Estados Unidos por las revelaciones que él publicó. El registro es respetable. Desde el año 2006 Assange envió a medios de comunicación tales como Al Jazeera, The Guardian, Der Spiegel y el New York Times alrededor de cien mil documentos contentivos de informaciones sensibles acerca de la guerra en Afganistán, más decenas de miles de documentos que arrojan luz sobre la guerra de Irak. Algunos de los documentos, especialmente videos, destacan los asesinatos de civiles lo cual causó la erupción de escándalos a nivel mundial. Assange señala que tiene todavía un paquete de alrededor de quince mil documentos del Pentágono para publicarlos ampliamente. Durante una visita a Suecia en el mes de agosto del 2010 Assange firmó un acuerdo con el Pirate Party para que este adoptara los espejos de Wikileaks o dicho de otro modo, para que este contribuyera con el proyecto internacionalmente. Además, Assange anunció en el mes de julio pasado que Wikileaks publicaría 2,4 millones de documentos relacionados con el conflicto que ahora aflige a Siria y brindar así una perspectiva más amplia acerca de lo que está desestabilizando a ese país.

Todo esto debería reenfocar la visión sobre las causas verdaderas detrás de la apremiante situación de Assange –sus víctimas no son las míticas señoritas A y W sino las políticas de Estados Unidos y Gran Bretaña, con sus sucios secretos revelados gracias a los esfuerzos de este. Assange no podrá permanecer indefinidamente en la embajada de Ecuador y el dúo Estados Unidos/Gran Bretaña está empecinado en detenerlo. La presión sobre Ecuador está aumentando –el jefe de la diplomacia británica, William Hague amenaza con que la misión de Ecuador podría ser despojada de su status diplomático de acuerdo con una ley que garantizaría tal medida si una embajada es utilizada como refugio para delincuentes. Tal declaración provocó una dura respuesta de parte de Ecuador y duras críticas al establecimiento británico en todo el mundo.

Assange está pagando el precio por su integridad profesional y su fe en que el público tiene pleno derecho a la verdad. Las revelaciones de las cuales él fue promotor contenían la verdad y ninguna otra cosa, lo cual se ha ganado una aclamación universal y una serie de galardones periodísticos. En el año 2008 le fue otorgado el premio de los medios de Amnistía Internacional, luego se situó en el puesto 58 en la lista de The Guardian de los 100 más importantes e influyentes comentaristas de los medios y fue postulado como el personaje del año por los lectores de The Times (The Times eligió a Mark Zuckerberg). El periódico comercial ruso Vedemosti lo honró como el personaje del año en el 2010 y en el mes de mayo del 2011 Assange recibió en Australia la medalla de la Fundación Sidney por la Paz, ubicándolo junto al Dalai Lama y a Nelson Mandela.

El hombre que develó las políticas norteamericanas y británicas sencillamente ha sido alcanzado por los problemas. La misión para la cual la señorita A y la señorita W fueron asignadas para desempeñar efímeramente un rol central, es enseñar a los medios de comunicación del mundo –y a todos aquellos que estén convencidos que el mundo tiene todavía espacio para la decencia y la integridad—una lección que no será fácil de olvidar.

La articulada doctrina de Assange en el sentido que un periodista que se apoya en Internet como plataforma, no tiene obligación alguna con ningún país en particular, tiene absoluto derecho de suministrar al público toda la información que esté a su disposición. El concepto de Estados Unidos en cuanto a qué es y qué no es legal, está por supuesto remotamente errado y en ese contexto los condones no prestan ninguna ayuda.



Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 743 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a149111.htmlCUS