Mucho más allá de Assange

Seguramente muchos están en lo cierto cuando dicen que Assange es un caso político, y lo es, tanto que mundialmente nadie habla de una acusación por violación, pero sí, por ejemplo, de los abrazos que Margaret Thatcher dio a su amigo Pinochet porque, según la dama de hierro, no le constaba que el general fuera un asesino, aunque sí recordara los favores que el militar le hizo a Inglaterra al traicionar a Argentina en el caso de las Malvinas.

¿Qué ha hecho Wikileaks que tan enfadado tiene a los EEUU? Pues que los intereses norteamericanos han sido divulgados al mundo, no que se haya mentido. De tal manera que de pronto la verdad y la libertad de expresión se han convertido en delito. Menuda hipocresía la del mundo “civilizado”.

Aunque EEUU está en caída, ha convertido al divulgador sueco en un espía internacional intentando convencernos que por ello debe ir a la cárcel de por vida si fuere enviado al imperio. Así que ante la amenaza del sueco de seguir informando, EEUU ha mostrado de nuevo sus cartas sin importarle desenmascarar la antipatía y la verticalidad inglesa y la suya hacia el mundo y hacia América Latina. Toda una hermandad de los imperios.

Los “civilizados” que tanto pregonan la libertad de información, ahora le dan caza, no importa por lo que sea, hoy por la divulgación de la hipocresía de los poderosos, mañana por hablar de Clinton o de Shakira. Todo vale.

Para el detenido lector, surge una contradicción repleta de engaños, ¿cómo es posible que los cables de Wikileaks fueran publicitados por la gran prensa mundial, si son los mismos defensores de los intereses del gran capital?, pues porque están convencidos que amasar fortuna es su destino y también por aceptar publicar sólo aquello que realmente no complicara el estilo de vida del sistema, en dos palabras, no se dijo toda la verdad y existe el miedo de que de alguna manera salga a la luz.

EEUU niega haber abierto algún proceso legal contra Assange, pero cabe la posibilidad de acuerdo al Washington Post de que esta situación de asilo haga peligrar la renovación de las preferencias arancelarias ecuatorianas que le permiten exportar muchos productos libres de impuestos a USA y máxime cuando Ecuador es amigo de Irán, Cuba, Bolivia y Venezuela. Poco le importa a USA que esa decisión provocase el despido de 400 mil personas en el país suramericano.

Assange jamás pudo pensar que pudiera convertirse en un ejemplo de la libertad de opinión y de los derechos humanos y con ello demostrar la fragilidad con la que se viven las leyes en los países a los que muchos políticos llaman “civilizados”. Asistimos, serenos, a una nueva realidad que se ha impuesto en América Latina [AL]: El tú a tú.

De ser cierto los runrunes que se dicen, existe un gran jurado preparando en secreto un juicio contra de Assange por la publicación de los documentos conocidos. ¿Quién no se lo cree si hasta la inviolabilidad diplomática ha sido amenazada desde Londres?

Ecuador ha dicho que cuando se produzca la extradición, interrogará a Assange sobre la alegación de abuso sexual. ¿Por qué no creer en la justicia ecuatoriana y si en la sueca, inglesa y norteamericana cuando Ecuador es un país democrático? y más cuando "El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha elogiado la política de refugio del Ecuador, resaltando de que en el país no se hay personas confinadas en campamentos, aludiendo, así parece, a Gran Bretaña por tener a miles de solicitantes de asilo en centros de detención”. El mundo se ha cansado de la farsa del gentleman inglés.

Ecuador ha confirmado la permanencia indefinida de Assange en su embajada; toda una prueba de fuerza que se prevé robustecer con foros dentro del ALBA, UNASUR, CELAC y en la OEA, la que precisó que dentro de ella sólo se discutiría la amenaza inglesa, como lo fue y con un resultado de apoyo a Ecuador de 33 de los 34 estados miembros de este organismo.

El villano que comprometió la seguridad nacional de Estados Unidos y puso en peligro a sus colaboradores sólo ha sido acusado de delitos comunes, por tanto no tendría derecho a solicitar asilo político, pero ¿quién se cree que esas acusaciones son las verdaderas razones de un revuelo que ha movido a principalísimos países del mundo? Todo indica que estamos delante de un delito político, y la situación es tal, que el Norte y el Sur se la juegan, el primero por demostrar que mantiene su poder de disuasión y el segundo, por demostrar que el mundo ha cambiado y el “Ordeno y Mando donde convivían el Gato y el Ratón” se terminó.

Es tan complicado este affaire que la agencia RIA Novosti publicó que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia se extrañaba que Gran Bretaña negara a Assange el derecho a asilo político mientras Londres le negaba a Rusia la extradición de presuntos autores de crímenes por estafa, robo y blanqueo de dinero. En fin el país de los bombines está con el culo al aire y tiene delante una nueva autoridad que le ha asegurado al mundo que no habrá ruptura en las relaciones con Gran Bretaña y que si fuera necesario iría a la Corte Penal Internacional de Justicia. Toda una lección.

Inglaterra ha insistido en que no permitirá que Assange se marche del Reino Unido hacia Ecuador, y Suecia ha convocado al Embajador ecuatoriano para decirle que la situación es "inaceptable", logrando, tal ineficacia diplomática, que la concesión de asilo a Assange suponga una garantía internacional frente a los desautorizados EEUU, Inglaterra, Australia y la mal parada Suecia, falta escuchar lo que diga el escondido y huidizo presidente español sobre el caso, todos esperamos que Rajoy no quiera ser otro desprestigiado Aznar.

Guantánamo, el espionaje mundial, las imágenes de los crímenes del Ejército de Estados Unidos en Irak, son unas de las razones de tanto alboroto. Nada de violación.

USA quiere asegurarse que Assange no siga hablando, por ello es lícito preguntarse sobre el destino del famoso hacker y por qué se oponía – USA - a que la OEA debatiera sobre el tema. De pronto la CELAC, sin USA ni Canadá, ni nadie de Europa ya no es vista como lo decía Hillary Clinton, una acción necesaria siempre que no disturbara a su OEA. Pues, la disturban.

Assange supone para la quebrada economía norteamericana, altos riesgos sobre la pérdida de influencia política y económica, por ello no debemos dejar de pensar que el decaído imperio considere la acción económica, industrial y militar contra cualquier enemigo; esperemos no ver este tipo de reacción contra AL, porque supondría el llevarles a donde ellos ya están: con clases media pobres y con pobres lumpen. Sin embargo de quien siempre te ha traicionado no debes esperar un regalo, más cuando son las guerras las que aceleran los progresos técnicos; falta mucho por saber sobre la influencia norteamericana en los conflictos con Siria, Libia, Túnez, Egipto e Irán y en las venideras y al parecer victoriosas elecciones revolucionarias venezolanas. Así que todos podemos esperar lo que sea a partir del caso Assange.


Sociólogo.

Marbella, España.


http://www.latinpress.es
[email protected]
[email protected]
[email protected]
[email protected]
www.facebook.com/latinpress
Si no desea recibir más nuestro boletín escríbanos un: No enviar.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 678 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a148974.htmlCUS